fbpx Estanislao Graci, candidato a Diputado por la Legislatura de CABA | Otra Voz
Estanislao Graci, candidato a Diputado por la Legislatura de CABA
Estanislao Graci

Daniel Luna: Voy a hacer la presentación del invitado. Antes que nada muchas gracias Estanislao por acercarte en este día feriado acá al programa.

Estanislao Graci: No, gracias a ustedes.

D.L.: Ya los oyentes más o menos saben y comparto acá con mis compañeros que ya saben un poco la idea de la sección pero les comentó acá. Perdón yo no los presente a los compañeros. 

E.G.: Para que las cosas sean por su nombre, a nuestra izquierda Cristian Nazar, candidato a comunero por el Frente de Todos en la Comuna 14, y nuestro jefe de campaña que compartimos Maximiliano Cordero, a nuestra derecha gran amigo y compañero también de la Comuna 14. 

D.L.: Yo te voy a presentar como corresponde a vos que no te presente. Estamos con Estanislao Graci, candidato a Diputado por la Ciudad de Buenos Aires por el Frente de Todos. La idea un poco del programa y sobre todo en este territorio que tenemos ahí en CABA, adverso por las experiencias anteriores es acercar un poco los micrófonos y acercar a los candidatos para darle difusión y que los oyentes y la gente conozca a nuestros candidatos y sus propuestas. En este caso te comento un poco cuál era la sección y la idea del programa, la visita de varios compañeros justamente para tratar de colaborar y de acercar, ser una especie de puente entre ustedes y la gente que realmente es necesario. 


E. G.: Y se agradece mucho porque no son muchos los espacios en donde uno puede contar las apreciaciones que tiene de cómo se vive en la Ciudad. Y entonces que haya un espacio que nos permita explayarnos, contar, hablar, comunicarnos siempre es bienvenido. Muchas Gracias. 

D.L.: Estanislao, uno más o menos te conoce pero a mí me gustaría que vos hagas una especie de presentación de currículum tuyo de trayectoria política. 

E.G.: No traje currículum, tengo un ridiculum pero capaz que ayuda. Mi ridiculum vitae. Yo nací en el año ’70, nací en la Ciudad, nací producto de un hecho fortuito. Mis padres vivían en Mendoza, mi mamá nació en Santiago pero vivió toda su vida en Buenos Aires y mi viejo nació en Esquel pero también vivió toda su vida en Buenos Aires. Y en aquel momento, en los años ’70, trabajaban en Mendoza en lo que era una especie de hipermercado de los primeros que se llamaba Gigante. Había uno en Vélez, había otro enorme por Libertador, cruzando General Paz.

Mi padre trabajaba en Gigante en Mendoza. Y como había habido un embarazo previo con un mal final entonces había toda una estructura de precauciones cuando se aceleró el momento de nacer de quién les habla se vinieron a Buenos Aires. Así que nací en Buenos Aires en febrero de 1970, mi padre trabajó en San Juan después de eso y entonces primer grado lo hice en San Juan, ya después de eso el 24 de marzo de 1976 mi viejo va en cana, entonces terminé primer grado en San Juan pero ya después lo trasladaron a Devoto y después a La Plata, entonces la familia se mudó a Buenos Aires.

Hice la primaria en el colegio La Salle, de quien tengo un gran recuerdo y sobre todo algún reconocimiento porque en su momento y habida cuenta de que mi padre estaba preso por peronista y esto era el año ’76  los curas no nos cobraron cuota hasta que mi viejo salió de la cárcel y pudo pagar. Asique un reconocimiento al colegio que se portó muy bien en aquel momento conmigo y con mi hermano. Después del La Salle, por esas cosas absurdas terminé en un colegio en San Isidro, viviendo en Retiro, o sea que hice primer año, segundo año y tercer año de la secundaria con una especie de castigo divino que me imponían mis padres y me rebele en cuarto año.

En cuarto año habían pasado quince días y yo tenía quince faltas. Yo me tomaba el tren y me despertaba en Tigre y después en Tigre volvía para Retiro y en Retiro arrancaba para la casa de algún amigo. Y entonces organicé de tal manera que terminé en un colegio al que también le tengo mucho cariño que es el Mariano Acosta a la tarde, no me despertaron nunca más en la vida. Termine en el Acosta a la tarde, lindo colegio, en el que también descubrí, entre otras cosas, militantes peronistas que eran preceptores nuestros y nos llevaban al Club Cóndor y sin hacernos demasiado ambolla nos iban introduciendo lentamente en la cuestión de la política más allá de lo que uno trajera de su casa. Era una forma de descubrirlo por uno mismo y eso tiene un sabor distinto.

¿Qué más puedo contarles? Que trabajé casi toda mi vida en lo que hoy es el ENACOM pero antes fue el AFSCA y en su momento el COMFER, hace muchos años que trabajo ahí, no fue mi primer trabajo. Mi primer trabajo fue en una empresa privada que se llamaba Alto Palermo, que era la constructora, que construyó entre otras cosas el shopping. Fui cadete, después administrativo y varias cosas más. Pinté casas. Armé una empresa de mensajería allí a fines de los años ’80 con unos primos. La fundimos como corresponde. 

Hago política desde el fin de la secundaria por eso introduje lo de esos preceptores que lentamente nos llevaban al Club Cóndor y entonces nosotros ahí veíamos personajes. Aparecía Dolina cada tanto, Carlos Carella y Eduardo Vaca y entonces uno empezaba a charlar con gente de otras cosas y empezaba a participar de la política. Te diría que toda mi vida adulta he participado de la política activamente. La política para mí se hace, se reflexiona pero sobre todo se hace.

Y creo que he hecho política toda la vida y el devenir del tiempo me fue juntando con algunos compañeros con los que construimos juntos una organización que se llama Peronismo Militante, cuyo Secretario General es el Gallego Fernández  que dios mediante va a ser Diputado Nacional a partir del 10 de diciembre y es un gran amigo, y aparte de eso, hace muchos años que trabajamos juntos, cuando nosotros sobre el fin de la década de los ’90 nos pensábamos como una organización que reivindicaba puntos de vista de la política y nos sentíamos, no te diría huérfanos pero sí nos sentíamos medios solos desde esa reivindicación de la acción política y de qué significaba ser peronista decidimos pensar que ya no podía ser así.
Que si había pasado Perón por la Argentina, seguramente no estuviéramos solos pensando la forma en que nosotros pensábamos el devenir de la patria. Y empezamos a relacionarnos con otros compañeros de otras partes del país, discusiones larguísimas con cordobeses, viste que Córdoba es el centro del universo. El centro absoluto del universo, hay un montón de científicos cordobeses que pueden garantizarte esto que te digo. Las discusiones con los cordobeses eran hermosas, larguísimas. Pero empezamos a construir una organización nacional y sucedieron los hechos del 2001, sucedieron las cinco presidencias.

Duhalde es el que para la pelota de la locura que estaba viviendo la Argentina y un día descubrimos que había que elegir un candidato a presidente y le pusimos un fichin de confianza a un pibe que desconocíamos, que venía del Sur. Pero por algunas cosas que decía, dijimos será por acá. El Adolfo no nos terminaba de cerrar y Menem de ninguna manera. Entonces dijimos es por acá y no nos equivocamos. Y desde allí hasta acá hemos militado en lo que se conoce como el kirchnerismo, es decir una organización peronista. Nosotros sostenemos que está bien lo que decía Néstor que nos llaman kirchneristas para bajarnos el precio.

Pero que aunque esté bien lo que decía Néstor, nosotros modestia aparte, corrigiendo a Néstor también le decimos que nosotros somos peronistas kirchneristas porque la verdad que el kirchnerismo ha cambiado tantas cosas en la Argentina y ha dotado a la política de tantas cosas y ha ayornado al peronismo al tiempo que nos toca vivir que nosotros perfectamente no sentimos como agravio que nos digan kirchneristas. Nosotros somos peronistas y somos kirchneristas. Y en eso estamos en revindicar esa forma de hacer política y esa acción que modificó la Argentina mil veces y de la que el presidente actual intenta destrozar todos los días con algún éxito relativo pero que también va a ser verificado ahora el 27 de octubre que ese éxito relativo en esa destrucción también cimienta el camino a la vuelta de políticas mejores para todos y todas.

D.L.: Sí, te estaba escuchando de la importancia que vos decías de esos preceptores que de alguna manera los iban incluyendo en la política sin que ustedes se den cuenta. Y vos nombraste en este momento también a Néstor y la importancia que tuvo él de revalorizar la política, ya sea de recuperar a la juventud y a muchos otros militantes que estábamos medio cascoteados, por decirlo de alguna manera, después de haber pasado diez años de menemismo más lo que fue el tema de la Alianza que para todos fue una esperanza y decidimos cortar con un proceso que justamente era la antipolítica lo que era el menemismo. Y Néstor me parece que fue un factor fundamental en esto, en esa revalorización y de incorporar a los distintos sectores, sobre todo a la juventud.

E.G.: Yo te cuento personalmente yo sólo tuve esperanza en la Alianza, en un momento hay una esperanza que fue defraudada casi en el acto, que fue el momento de la renuncia del Chacho Álvarez. Pero al otro día ya estaban discutiendo qué funcionarios, qué ministros se quedaban y a los dos meses ya el Chacho estaba planteando que Cavallo tenía que resolver el tema y entonces esa esperanza fue realmente super pasajera para mí. Y la verdad que él podría haber construido una expectativa nueva a partir de decir miren aquello que nosotros criticábamos del menemismo con tanto énfasis que era su corrupción estructural se mantiene indemne pero aparte aquello que no criticábamos está destrozando a la Argentina que es el plan de convertibilidad, que es la desindustrialización.

Y entonces a partir de ahí para mí, por eso te digo que esa esperanza duró un día, se podría haber construido algo interesante y eso se demoró, se demoró hasta que apareció Néstor.

Pablo Corace: Fue una época bastante confusa. Yo también recuerdo, tomo  de tus palabras algunas cuestiones referidas a la importancia que tiene a veces caer en la educación pública, en un secundario que te permita abrir la cabeza, que te permita pensar de algún modo. Yo soy un poquito más viejo que vos, en el ’73 tenía quince años y estaba en el Carlos Pellegrini, veníamos de la dictadura de Lanusse, ’73 viene el tío Cámpora. Se revierte completamente, de ir con uniforme y te revisaban las uñas, el pelo, todo, en tercer año yo ya tenía el pelo por acá, con los pantalones de bombilla, hippie como era en esa época.

Y tuve la oportunidad en esa época de reflexionar muchísimo con los profesores, con celadores, con los compañeros y fue una etapa muy formativa en mi vida que me marcó para el futuro. Entonces quisiera rescatar la importancia que tienen a veces las casualidades que nos colocan en determinados lugares en la juventud, en la adolescencia que no le ocurre a todo el mundo. En general está bastante degradada la educación como todo y voy a hacer también mea culpa de decir lo voté a Menem, me arrepentí a los quince minutos, lo voté a De la Rúa me arrepentí a los quince minutos. 
Y como verdaderamente Néstor primero y Cristina después pusieron en juego de nuevo la política y nos convencieron a muchos que estábamos profundamente desilusionados.

E. G.: Cuando vos decís Néstor primero y Cristina después, yo tengo con ella, con Cristina una relación personal de amor absoluto. Totalmente no correspondida ella (chiste). Pero en términos políticos te diría que para mí la decisión más trascendente que se toma durante los 12 años es la recuperación de los fondos de jubilación y pensión para todos los argentinos porque ese es el ahorro de los argentinos. Toda la plata que todos los meses por ley todos los argentinos ahorramos para que algún día pudiéramos tener la jubilación. Ahora ¿qué se hace con esos ahorros? ¿Se guardan en una hucha? No, porque el mundo no funciona así. 

Esos ahorros se utilizan para algo. El gobierno de Menem había utilizado ese dinero que era el ahorro de todos los argentinos para que diez bancos internacionales hagan negocios que correspondan con sus intereses, sus necesidades, sus gustos, sus placeres y sus relacione sociales. Entonces vos podías hacer con el ahorro de todos los argentinos, de un chango cañero de Tucumán, zafrero, sufrido, con los ahorros de él, vos pudieras hacer un barrio cerrado en Nordelta. Entonces ese dinero que se utilizaba de esa manera, la recuperación por parte de la Nación en el gobierno de Cristina a mí me hizo que ese amor sea para siempre. Para siempre. 

A mí ya me gustaba el kirchnerismo, ya me gustaban las políticas que llevaba adelante el kirchnerismo. A nosotros como organización nos gustaban. Se  recuperaba la política, se recuperaba la discusión, se recuperaban palabras que son importantes en el acervo cultural de un pueblo porque las palabras y la forma de hablar también terminan generando y/o modificando actitudes o incluso construyendo. ¿Cómo construimos los hombres si no es con el verbo? ¿Si no es con la palabra? Y entonces se volvía a hablar de soberanía, se volvía a hablar de independencia, todo eso a nosotros nos parecía un proceso extraordinario.

Ahora Cristina aparte le da una carnadura absoluta cuando dice esta es la plata que todos los argentinos por ley todos los meses, cada vez que trabajan, cada vez que compran cigarrillos y pagan IVA ahorran. Bueno señores no es del HSBC, no es del Manhattan Bank, no es del J. P. Morgan, no es de diez vivos, no es de cincuenta familias. Es el ahorro de todos los argentinos y vuelve a hacer parte de su política decisoria. Ese cambio es trascendental y todavía estos tipos aun tratándolo de romper como hacen todos los días, no lo han podido romper. 

Anita Zen: Y no se lo perdonaron a Amado tampoco. 

E. G.: Estuve alguna vez visitándolo y probablemente ese sea el elemento central por el cual el odio es tan brutal con él. No le han podido probar nada de lo que han dicho todos los días que había hecho, nada, y sin embargo lo tienen preso. Entonces eso ya pasa a ser odio. 

D.L.: Y hablando de amores, que nombraste a Cristina me gustaría que nos des una opinión acerca de, obviamente, la fórmula Fernández-Fernández. ¿Cómo te cayo al principio? Y después ¿cómo la fuiste madurando? A mí al principio medio como que me shockeó un poquito. 

E. G.: A mí me despertó mi mujer a los gritos. A mí me despertó mi mujer hecha una enajenada con los pelos parados y entonces me dice que hay un video, ¿lo viste? No, pero están hablando todos, entonces intente verlo y cuando ella lo dice al minuto del video o menos amague y me fui al baño. Intente verlo de nuevo y lo volví a apagar. Y volví a la cama y lo puse y fue muy gracioso porque mi mujer lo puso ponele 3 segundos después, entonces lo teníamos en delay los dos a todo volumen uno al lado del otro en la misma catrera. Y ahí si lo vimos los dos los 18 minutos, así con esta locura que te cuento, que cada uno veía el suyo.

Y los dos escuchábamos ambos. Y entonces primero esa tristeza de decir no va a ser presidenta de nuevo una mujer que tiene todo para serlo. Tiene todo. No hay cuadro político en la Argentina con la capacidad intelectual, con la voluntad política y con la honestidad absoluta con la que trabaja Cristina, no existe, lo entendí y lo entendí ¿en qué momento? Cuando ella dice en ese mismo video, ahí, un segundo después dice, yo no pasaba las primeras tres veces, no pasaba de ese lugar, entonces no llegaba a esto que dice un segundo después que dice la coalición  que se necesita para gobernar la Argentina después del 10 de diciembre tiene que ser mucho más amplia que la que se necesita para ganar. 

Entonces me puse a reflexionar sobre eso, ese es el dato político en el que hay que pensar y digo che una vez más tiene razón. Yo creo que ganaba y creo que ganaba bien pero no sé si hubiera podido gobernar que eso es lo que ella dice no nos van a dejar gobernar. Cualquier cosa que hagamos va a estar puesta en tela de juicio, con mentiras, con trampas en el minuto 0. Entonces me parece que la decisión es una decisión sabia. Y que está pensando en eso  en la Argentina, no en voy a ser presidenta por tercera vez, o en soy yo Cristina, te ganó, te ganó te ganó. Cosa que estoy seguro que hubiera pasado, me parece que ella pensó en la Argentina.

P. C.: Eso es sin duda porque yo me sacó el sombrero ante la actitud de Cristina pero el hecho de que Cristina no pueda ser presidenta para mí es una muestra clara de las limitaciones de la democracia argentina.

E. G.: Una muestra clara de las limitaciones de la Argentina y allí adentro de la democracia en la Argentina, perdóname la corrección pero me quiero detener un poquito en lo que digo ¿por qué digo una muestra clara de las limitaciones de la Argentina? porque la Argentina no está exenta de lo que pasa en el mundo, la Argentina no está exenta de las barbaridades que estamos viendo del apoyo económico de Trump al gobierno de Macri, que no es un apoyo para reconvertir la Nación, conseguir que la gente tenga empleo, nada, es para sostener el dólar, están rifando una millonada de dólares por día al solo efecto de que no tengan una corrida bancaria porque creen que de esa manera podrían llegar a remontar en las encuestas.

La Argentina no es ajena de lo que pasa en las guerras comerciales que están sucediendo en el mundo, la Argentina no es ajena de lo que le pasa a Venezuela hoy, ni de lo que pasa en Brasil hoy, o en Ecuador hoy, o de los intentos de terminar con el gobierno de Evo Morales, está inserta en ese espacio y está débil, entre otras cosas está débil por este gobierno pero también porque hay un cúmulo de poder que se pone enfrente de los procesos emancipatorios para decirlo de alguna manera aunque suene demasiado rimbombante, el proceso que vivió la Argentina del 2003 en adelante es un proceso emancipatorio equivalente al proceso que vivió del ’43 en adelante y sobre todo del ’45 en adelante. 

Es un proceso, si queres, con similares características a las luchas federales de hace dos siglos y entonces el poder que se encuentra enfrente de esas posibilidades o de esa voluntad nacional es mucho más fuerte de lo que uno, a priori, logra entrever. Hay que hacer un cuadro de las características y de la capacidad de Cristina para darse cuenta y decir bueno listo si acá está la trampa vamos a ir despejando pedacitos de esa trampa, vamos a ir  despejando, desgrosando el camino, de tal manera que esa trampa no logre tener la fortaleza que yo veo que va a tener si soy yo. Entonces lo que nos pasó me parece que es una respuesta de un realismo político extraordinario de Cristina.

D. L.: Y de una estratega.

E. G.: Absoluta y realista. Vos decís porque muchas veces uno sueña y se plantea lo utópico, lo ético y está muy bien porque eso hay que planteárselo, sin embargo cuando haces política tenés que ser realista, vos tenés que poner el horizonte lo más lejos que se pueda, vos tenés que imaginar lo mejor que se pueda pero cuando haces todos los días tenés que ser realista, no tenés que decir ah bueno vamos por todo y después no tenés nada, entonces en qué quedamos ¿había que gritar vamos por todo? ¿O había que todos los días un pasito a pasito estar un poco mejor? 

Es el viejo Perón, digo viejo Perón porque estaba grande el general pero con mucho respeto, cuando termina Sinfonía de un sentimiento, no sé si la han visto, y él en una imagen media de nubes como que ya se está yendo al cielo, como la muestra Favio ahí, dice algo así como que él siempre pensó que hay que trabajar por una patria grande y un pueblo feliz. Entonces que todos los días hay que tratar de que el pueblo sea un poco más feliz y que eso lentamente va a ir haciendo una patria grande y guiña un ojo.

Y ese realismo de Perón me parece que es lo que yo terminó descubriendo en Cristina y la decisión por ahí va me parece.

D. L.: Obviamente. Yo te propongo que vayamos a nuestro primer tema del programa y después ya te voy a pedir si se pueden quedar dos bloques más.

E. G.: El tiempo completo.

D. L.: Perfecto. Como para que podamos charlar, específicamente, ahora que te quiero aprovechar, y sé que estás recorriendo CABA, que nos des un análisis de cómo ves la situación, de la gente y todo lo demás y después en otro bloque me gustaría propuestas, y qué idea tenés si ingresas a la Legislatura.

D.L.: Estanislao, comentame un poco cómo ves el termómetro que estás recorriendo en los distintos barrios de CABA o por lo menos lo que vos recorriste.

E. G.: Yo hago política, no estrictamente en las elecciones, la verdad que hago política todos los días.

D.L.: Esta bueno porque una cosa es lo que uno piensa, lo que uno ve, la sensación de uno. Yo lo que digo en CABA que es un territorio muy difícil para nosotros y después de esa elección y ese apoyo unánime o voto de confianza en el 2017 con un 52% a Lilita Carrió algo similar, muy potente, ¿cómo ves el estado de la gente?

E. G.: Me parece que ese apoyo absoluto que tenía el macrismo en la Ciudad hoy está con dificultades. Producto ¿de qué? de las políticas de Macri. Si en el 2017 vos podías sostener todavía que los problemas que había dejado el kirchnerismo eran tan grandes que costaba arrancar pero en ese mismo año donde pusiste guita en la calle, créditos, obra pública, el 2017 fue brutal, la reparación histórica, hicieron mil cosas para ganar esas elecciones como las ganaron y las ganaron muy bien. Hoy eso no está. 

La prueba de eso es que estamos discutiendo si se muere una persona en la calle de frío o no. Estamos discutiendo si hay hambre en la Ciudad de Buenos Aires o no, estamos discutiendo si el Estado se hace cargo o River se hace cargo o Vélez se hace cargo o de si Boca tiene que abrir las puertas o no las tiene que abrir. Estamos discutiendo otras cosas. En 2017 esa discusión no existía. Lo que existía era un gobierno que instalaba por todos los medios lo mismo que quieren instalar ahora que es que el gobierno anterior era una asociación ilícita dedicada al latrocinio de la Argentina. Nada más que eso.
Todos los periodistas convencidos, para no hablar de sobres, de pautas y esas cosas, de que el kirchnerismo fue una mala experiencia en la Argentina repitiéndolo todos los días es la misma estupidez que es que el gobierno anterior había sido una asociación ilícita eso no resiste análisis. Eso es una estupidez de punta a punta. Que no resiste análisis y no resiste análisis sobre todo para periodistas avezados. Que se lo pueda decir mi tía Inés, bueno bárbaro pero lo dice mi tía Inés porque lo repiten estos tipos y lo repiten todos los días sin ponerle ningún nivel de análisis. 

Simplemente diciendo cosas o repitiendo mentiras como hizo Feinmann la semana pasada utilizando el libro de Roberts. Yo leo La Nación, porque hace muchos años que leo La Nación, y lo leo a Roberts, lo detestó pero cada tanto lo leo porque cada tanto mete un chiste gracioso incluso lacerante hacia nosotros, mete un chiste gracioso pero nunca ni de la primera vez que lo leí pude pensar yo que Roberts estaba escribiendo en serio.

Anita Zen: Pero no es la primera vez que cae Feinmann en esa. 

E. G.: Yo dije periodistas avezados, inteligentes no es el caso de Feinmann es cierto. Pero hay otros que si son avezados e inteligentes y que hacen cosas más sutiles pero que sostienen el mismo planteo. Entonces digo en el 2017 donde la discusión era acá están los chorros que quieren volver y acá está el gobierno tratando de resolver tus problemas y el que te dio la reparación histórica y el que está haciendo la obra pública e incluso el que si necesitabas un crédito personal te lo daba y el de la UVA cuando la UVA no había pasado, todo lo que uno veía que iba pasando no había sucedido, saca el 50%, eso hoy no está.

¿Quiere decir que el macrismo va a perder como perro como va a perder en todo el país? No. Esta Ciudad tiene un voto gorila histórico, incondicional, importante, fuerte, potente y el macrismo lo representa.

A. Z.: ¿Te puedo hacer una pregunta Estanislao?

E. G.: Sí.

A.Z.: Yo soy porteña. En el 2015 milite mucho en la Capital Federal como ciudadana, me puse la camiseta al hombro y milite y lo que quiero preguntarte ustedes que están recorriendo sobre todo desde la Comuna 14, que no debe ser una Comuna fácil, en todas las comunas de Capital Federal, si hay una clara diferenciación entre las políticas de Larreta y de Macri porque yo lo que siento es que está medio blindado Larreta incluso desde los medios hegemónicos, algunos medios nuestros también lo blindan y no están diciendo Larreta es el responsable de que la gente esté en la calle.

De hecho Larreta se vio obligado a partir de la movida de los clubes a hacer una carpa en Parque Rivadavia porque realmente son lamentables las políticas de la Capital Federal digo si lo diferencian porque me inquieta que a Macri lo responsabilicen de todo, que si es cierto porque es una política nacional pero que no estén viendo que Larreta viene conduciendo la Ciudad hace más de 10 años porque obviamente que hace más de 10 años que viene él.

E. G.: Tenés razón Anita. Y es así. Ahora así como a vos te inquieta yo prefiero que sea así. Porque son lo mismo. Nada más que uno gobierna el país y el otro gobierna la Ciudad y cuando el que gobierna hoy la Ciudad era el Jefe de Gabinete en la Ciudad del que hoy gobierna el país y gobernábamos nosotros, todos esos problemas estaban morigerados ¿por qué? por participación activa del Estado, por recuperación de empleo. Un montón de cosas que habían pasado en la Argentina que la Argentina estaba mejor y entonces eso también  hacía que la Ciudad esté mejor.

P. C.: Sus negocios inmobiliarios.

E. G.: Después charlamos un segundo de eso que es todo un gran tema. Digo sobre todo la mirada injusta y la mirada filosófica sobre el otro, sobre el ser humano, sobre las personas, de estos tipos pasaba desapercibida porque había alguien que sí tenía una mirada más integral, filosófica que se preocupaba porque haya trabajo, porque además de que haya trabajo la educación más o menos funcione y porque además de eso si había alguien que venía de estar afuera toda la vida porque su abuelo había estado afuera y su papá había estado afuera empezar a darle contención para que él pueda soñar en algún momento en no estar afuera sino ser parte de la obligación de la construcción común de la casa de todos.

Entonces eso hasta el 2005 maquillaba lo que pasaba en la Ciudad, hoy no lo maquilla más, entonces muchachos ahí está esto es lo que son, esto lo que hoy pasa en la Ciudad, que hoy discutamos hambre en la Ciudad pasa porque gobierna esta gente, Larreta y Macri. No discutiríamos hambre en la Ciudad si gobernara Cristina. Discutiríamos otras cosas de la Ciudad, negocio inmobiliario por ejemplo. 

D. L.: No ver esa gran cantidad de gente en la calle, eso es justamente lo palpable y yo creo que no es por error o por ineficiencia,pre es su política, es filosófico.

E. G.: Es filosófico, nuestra diferencia con ella es de raíz profundamente filosófica, es de rase. Ellos consideran que los seres humanos se desarrollan de acuerdo a su actitud y a la voluntad que ponen para desarrollarse, sacando todo, sacando contexto, eliminado todo y sobre todo con un gran motor que es el egoísmo, las ganas de ser y de ser uno y de mejorar uno y de progresar. Y nosotros consideramos que una sociedad se construye entre todos, que es la casa común, que no te podes realizar en una sociedad que no se realiza, hay una diferencia profundamente filosófica.

Pensamos al ser humano distinto, por supuesto en esas teorías pueden justificar todo, como por ejemplo decir las estupideces que dicen algunos megaricos de la Ciudad de Buenos Aires como Susana Giménez, le dan plata para que vengan a dormir a la calle, eso vos lo podes decir total a vos te dan plata para decir una barbaridad la decís, te dan plata para salir en una foto con el Almirante Massera salís, a él porque no le van a dar plata para dormir en la calle. Entonces ese elogio del egoísmo, miren cuando Macri cuenta como la conoció a la hechicera, Juliana Awada, y el primer regalo que le hace, el primer regalo que le hace es un libro de Ayn Rand, Ayn Rand tiene un tratado muy importante acerca del elogio del egoísmo, cuando digo que es filosófico es porque lo es.

Nosotros somos distintos, a nosotros nos preocupa que entre todos podamos construir una sociedad que merezca ser vivida por todos, a ellos les preocupa que los ricos puedan tener posibilidades para desarrollarse. 

D.L.: Pero vos sabes que vos recién dijiste en el relato y obviamente coincidimos pero decías de Susana Giménez de ese pensamiento, a mí lo que me preocupa sabes ¿quién es? Es el ciudadano común, el laburante. Yo les venía comentando a mis compañeros que hasta me llegaron a decir, me mandaron un flyer que a los indigentes de River, La Cámpora le pagaba $1500 por indigentear, por ir a dormir a la calle. Entendes a lo que voy, que se propaga, que lo piense Susana Giménez no me extraña, ahora lo que me preocupa es el conciudadano nuestro, el laburante de a pie que compra eso.

E. G.: Porque eso está cruzado a una serie de mentiras que se instalaron y se instalaron con una potencia brutal y esa serie de mentiras, de alguna manera, se hizo carne y entonces a partir de que esas mentiras se hacen carne vos podes pasar barbaridades como éstas.

P. C.: Que es un trabajo de muchos años aparte.

E. G.: Absolutamente.

A. Z.: Es la creación de un sentido común, profundo y trabajado. 

E. G.: Absolutamente. Es más yo te voy a hacer recordar cuando esta gente gana, el año siguiente y el anterior incluso en este último discurso el presidente habla y a los gritos y que se yo diciendo que es el gobierno que más plata destinó a ayuda social. ¿De qué mierda te jactas? Perdón los oyentes. ¿De qué te jactas? ¿Cómo que es el gobierno que más plata destinó en ayuda social? Ah para vos los pobres son unos pesos. Entonces si los pobres son unos pesos los pobres van a estar contentos porque vos les tiras unos pesos y están contentos si se los tira el gobierno, si se los tira La Cámpora para dormir en la calle, si se los tira cualquiera, eso es una mentira construida sobre el otro. 

¿Quién es el otro? El tipo que no tuvo las mismas posibilidades que tenés vos. ¿Hay lumpenes? ¿Hay tipos que están absolutamente desclasados? Sí, absolutamente. ¿Hay un tipo que salga a la calle de un barrio humilde y que se parece del último pelo al dedo de la uña un hijo de puta porque le roba a una viejita que cobra la mínima y le pega dos puntazos? Sí, claro. ¿Qué hay que hacer con ese tipo? En principio hay que tratar de que ese tipo no pueda hacer eso, que haya seguridad, que haya gente que lo pueda evitar. Ahora después hay un trabajo muy profundo que hacer sobre ese ser humano porque ese ser humano está roto, está lastimado, está destrozado. 

Ese trabajo que hay que hacer ¿va a tener la efectividad que uno piensa? Y probablemente en algunos casos no, probablemente haya gente que no, que tendrá que estar presa, que va a ser, que son un peligro porque salen y le pegan un tiro a tu mamá para robarle la bolsa del super. Y tu mamá cobra la mínima. No es que salen a robar un banco. Ahora ellos confunden a este miserable, a este lumpen, como se decía en una época, con todos los pobres. Son todos iguales. Entonces pueden jactarse de que ¿sabes la plata que le dimos? ¿Cuál es la jactancia de eso? Contame los trabajos que creaste, no me hables de los monotributistas, del monotributista social que eso no es trabajo.

Ese se anotó ahí porque vos agregaste la AUH para el monotributista, pura y exclusivamente, para recibir unos pesos del Estado se anotó ahí. ¿Por qué? Porque no hay trabajo, porque el tipo lo único que puede hacer es changas y cada vez menos, pero no consigue trabajo formal. Y esa es la mayoría de los argentinos ahora sobre esa mayoría de los argentinos los tipos trabajan cotidianamente desde un sistema de medios profesionalizados para limarle determinadas cositas. Limarle la puntita de la solidaridad, la de la rebeldía y dejar tipos que digan ah ves si yo me rompo el lomo y este negro de mierda y no sé cuánto, esas cosas que escuchamos todos los días. 

D. L.: Y duelen porque la verdad que decís vos sos el responsable, sos el generador de esto.

E. G.: Daniel, ayer estuvimos en el Barrio Ramón Carrillo en Comuna 8 en Soldati y el barrio Ramón Carrillo es un barrio que se construye en el año ’91, casas bajas, en ese momento todas casas bajas, ahora ya no. Y que asienta a la gente que se traslada del albergue Warnes cuando el albergue de Warnes se tiró abajo. Y yo tuve una charla con muchos vecinos, participé de esa charla, no la tuve yo, participe de esa charla, y salían temas muy complicados con los bolivianos, los que vienen acá a sacarnos el trabajo, muy complicados. Pero eso ¿de dónde sale? 

D. L.: De los medios de comunicación.

E. G.: Sí. 

Maximiliano Cordero: Tengo una amiga antropóloga que plantea que también eso es una construcción de la otredad. Hay una otredad  que se construye como parámetro y depende de donde vos te pones. Eso de la mano de lo que planteaba Anita. ¿Qué es lo que construyen? Fake news y demás.

E. G.: Tal cual, tal cual. 

D. L.: Y eso es lo que decimos siempre, que estamos batallando nosotros con tenedores contra tanques.

P. C.: Hay un tema, tenemos que ser conscientes de que ellos manejan muy bien la comunicación, esto ya lo sabemos. La pregunta que queremos hacernos es ¿por qué nosotros no? ¿Qué nos falta? o ¿qué batalla tenemos que dar? o ¿qué conocimientos debemos adquirir para ser tan eficientes y efectivos como son ellos en estos temas comunicacionales sin caer en el cinismo y en la mentira que caen ellos? Porque nosotros siempre, me da la sensación que desde el campo popular y del peronismo y de las izquierdas como que hay una cierta alergia a la cuestión tecnológica, como que hay una cierta aversión, no esto no.

Nosotros tenemos la calle, nosotros vamos militamos, vamos casa por casa, vamos a los pueblos, está bien, pero hoy la batalla me parece que es mucho más compleja y que deberíamos incorporar estas herramientas que me da la sensación que no terminamos de hacerlo de manera adecuada.

E. G. Sí, pero conociendo nuestras limitaciones. Insisto una vez más en forma realista la verdad nosotros o desde el campo nacional y popular, los empresarios que pudieran ser empresarios de medios que tienen una mirada similar a la nuestra son una minoría absoluta, entonces no va a pasar. Va a pasar eso, que nosotros vamos a comunicarnos desde medios alternativos, desde medios más chicos, desde medios con voluntad de gente que quiere construir una comunicación nueva y ellos van a seguir comunicándose desde los aparatos sostenidos con dinero, no sólo pauta, con mucho dinero de grupos empresarios que sostienen una idea. Una idea de país.

Ahora en ese diagnóstico que hacíamos, diagnóstico medio a la que te criaste, porque yo mezcle todos los temas posibles e hice una ensalada bárbara pero a eso también hay que agregarle que la realidad se impone, entonces yo decía vos ves en una reunión barrial, por ejemplo, estas características que yo te contaba en donde aparece ese tema pero cuando vos separas la paja del trigo y te tomas el tiempo de charlar y otros compañeros también charlan, incluso mismos vecinos también discuten esas posiciones terminas descubriendo que lo que falta en Ramón Carrillo es trabajo. No trabajo para bolivianos que les paguen más a los bolivianos si valen lo mismo, no, no, lo que no hay es trabajo ni para los bolivianos. 

Ni para el que viene senegalés que no comía, ahora hago lo que sea por comer, no, no, lo que falta es trabajo. Entonces una vez que separas la paja del trigo, vos decís bueno acá lo que está en juego o lo que está sucediendo, lo que se discute es ¿qué tipo de país queremos? Y nosotros queremos un país con trabajo, nosotros nos jactábamos de que habíamos creado cuatro millones de empleos en blanco y éstos dicen creció el empleo porque creció el monotributo. Cuando el empleo en blanco en la Argentina viene decreciendo año a año, cuando vos todos los días abrís un diario, cualquiera, entre ellos La Nación, que lo leo habitualmente, y encontrás el cierre de una fábrica importante.

Encontrás el cierre de una fábrica importante porque cuando cierra una fábrica importante es noticia y no encontras que cerró una fábrica de guantes de látex, que cerró una fábrica de jeringas para inyecciones, que cerró una fábrica de botines, de seguridad, no, no lo encontrás eso porque son empresas chiquitas. Sin embargo ese conjunto de empresas chiquitas ha hecho que en el último año se perdieran más de doscientos mil puestos de trabajo en blanco, registrados, con buenos salarios, con jubilación, con vacaciones pagas, se perdieron, no están más. 

D. L.: Te voy a frenar acá un minutito que vamos a las noticias y ya aprovechamos el último bloque para que nos cuentes propuestas y qué opinas de unas cositas del amigo Larreta.
E. G.: Dale, excelente.

D. L.: Regresamos después de las noticias, siguen llegando los mensajes pero estamos así medio charlando fuera del aire un poco y te quería preguntar ¿qué opinión te merece la fórmula Lammens-Marziotta? O por lo menos particularmente lo de Lammens que cuando surgió, a mí me pareció una propuesta nueva que le tenemos que acercar al habitante de acá de CABA, justamente para romper lo que estábamos hablando de esa gente que no quiere al kirchnerismo entre comillas puro, a los candidatos que ya probamos que ya lamentablemente tiene un tope. Entonces me parece interesante incluir una renovación dentro de un territorio en el cual ya probamos con los dirigentes que teníamos.

E. G.: Y me parece que va por ahí exactamente por donde vos planteas los temas. Esos fueron los elementos que determinaron que, al fin de cuentas después de haber hecho campaña con Mariano Recalde, después de que Vicky Donda hizo campaña para ser jefa de gobierno, después de todo lo que hemos probado en la Ciudad, se terminará decantando la decisión por incorporar a alguien que mostrara voluntad de estar, acá nadie lo fue a buscar a Lammens. Ahí hay otro dato muy importante también, nadie fue a decirle Lammens vení con nosotros que te necesitamos, ahora si todos con Lammens unidos triunfaremos y fuimos a buscar la frutilla del postre, no, no.

Lammens levantó la mano y decía muchachos yo estoy, quiero participar, puedo aportar, creo que puedo gobernar esta Ciudad bien, lo sé hacer. Me armé mi empresa de chico, de chico llegue a la presidencia de San Lorenzo, tengo estos éxitos, éxitos personales, para mostrar, como que puedo dirigir, conducir, gestionar algo y levantó la mano y dijo quiero estar con ustedes porque creo que este gobierno se tiene que ir y voy a aportar para que este gobierno se vaya. Entonces hay me parece que está muy bien y que le aporta a nuestra boleta, a nuestro espacio, eso que decías vos, una cara nueva, una frescura, alguien que no está identificado de pe a pa con el kirchnerismo, alguien que no es Estanislao Graci y su cínica arranca diciendo estoy enamorado de Cristina.

Yo no tengo problema en decirlo y eso está muy bien. Pero Lammens no, Lammens dice no yo no estoy enamorado del kirchnerismo, el kirchnerismo tuvo esto bueno, esto malo, que se yo. Ahora en la disyuntiva que está la Argentina y en la disyuntiva que está la Ciudad yo voy a estar del lado de ustedes dice Lammens y levantó la mano y dijo llámenme, quiero estar. Y entonces me parece que aporta y espero que Marziotta con su histrionismo y  capacidad para hablar en los medios también sume a esto. 

Pero vos fíjate que me parece que lo que se construyó fue una lista basada en ese eje vertebrador ¿de qué lado estamos? Del lado de Macri, Larreta, los Sturzenegger, los Lucas Llach, los Marcos Galperin o estás del lado de una Argentina con desarrollo, desarrollo industrial, trabajo, que cuide a su población, que le permita crecer, querer. Entonces se arma la lista así porque Pino nos puteaba en arameo, aprendió arameo para putearnos porque en todos los otros idiomas, en francés nos puteaba muy bien, porque él ya sabía. Hizo un curso.

P. C.: Hizo un curso de arameo acelerado.

E. G.: Claro. Vicky Donda también, Vicky Donda acompañó una etapa del kirchnerismo, la primera hasta el 2007, y después dijo no estoy de acuerdo y no me rompan, no estoy de acuerdo y Lammens no viene del kirchnerismo, entonces ¿qué es lo que hace que se vertebre un frente político que incluye a kirchneristas, a izquierda nacional como podríamos considerarlo a Pino, un hombre que proviene del peronismo y de la izquierda al mismo tiempo o una izquierda más tradicional como Vicky Donda pero no antiperonista, a Lammens que no es ni de izquierda ni de derecha ni de arriba ni de abajo? 

Que es un tipo que dice yo creo que esta Argentina está muy mal, yo creo que hay una pobreza creciente, que hay algo para hacer. Yo creo que cuando él dice Larreta no tiene empatía, es una forma muy elegante de decir Larreta es un hijo de puta, está muy bien él dice no tiene empatía porque no puede decir Larreta es un hijo de puta pero yo sé leer entre líneas. Cuando dice no tiene empatía está hablando de que se murió un hombre a dos cuadras del despacho de Larreta de frío. Y bueno elegantemente dice no tiene empatía. Eso es lo que acomodo los melones, el carro arrancó, Cristina tuvo el gesto más sabio, lo charlábamos al principio que fue decir si el problema es conmigo, muchachos yo voy a tocar la campanita en el Senado pero le voy a dar volumen político a este Frente.
Pero mi rol va a ser el de la campanita en el Senado, el presidente va a ser otro, el que pone los ministros va a ser otro, el que defina las políticas va a ser otro, yo tocó la campanita y llamo a sesión. Pero le voy a dar volumen, no es que me corrí, no es que no me importa lo que pase. Una vez que ella toma la decisión también permitió que pase esto.

D. L.: Es que de ahí para abajo era imposible que ningún actor político tenga el tupé de querer tener ese egoísmo personal, más allá de que sé que hubo compañeros.

E. G.: Vos leías el documento del Frente Renovador y el documento del Frente Renovador en uno de los puntos dice específicamente que ellos van a construir una fuerza que sea capaz de derrotar al macrismo. Listo eso era nos vamos a juntar a charlar con estos muchachos porque es lo que puede derrotar al macrismo. 

D. L.: Me parece que es ni más ni menos lo que fue el Frente para la Victoria, de otra manera, en otro contexto.

P. C.: Sí, se sumó un montón de gente, fue muy transversal en ese momento.

D. L.: Fue transversal en su momento. 

E. G.: Del duhaldismo a ex Frente Grande, todos para tratar de evitar que vuelva a ganar Menem la presidencia. O peor que tuviéramos un balotaje entre Menem y López Murphy. 

D. L.: Vos sabes que tenemos que tratar de lograr un caudal importante de votos en CABA y justamente por eso es el tema de la convocatoria nuestra acá, a brindarles un espacio porque lamentablemente si nosotros seguimos sosteniendo ese porcentaje los actores nuestros, los representantes nuestros en la Legislatura realmente son cartón pintado y es feo decirlo pero es así. 

E. G.: Siento el dolor que tienen cuando no pueden modificar nada porque la mayoría que hay del otro lado es tan abrumadora. Tienen mayoría absoluta o sea que las leyes que necesitan más de dos tercios salen también, no necesitan consultarte nada, no podes cambiar una coma. Y cuando vos decís paren muchachos, esta idea que ustedes tienen no es tan jodida e incluso puede ser una buena idea pero porque no le buscamos hacerla de esta manera y entonces yo hasta te puedo acompañar, te dicen no te necesito. Entonces ni para eso. 

Entonces ¿qué te queda? te queda el rol de denunciar y cada vez que te abren el micrófono en la Cámara marcar cada una de las políticas que dañan todos los días a los porteños y a las porteñas. No es menor porque es cierto que eso tiene un poquito más de megáfono que cuando lo haces vos Daniel desde aquí o cuando lo hago yo desde la calle. Desde la Legislatura un poquito más puede resonar, un poquito más de caja de resonancia puede haber pero el rol actual realmente es ese y es muy pobre. Y es muy pobre para los porteños porque hay un tipo que decide todo. Y 40 manos levantadas, enyesadas que entran en fila que las leyes salgan como si las mandase un tipo que decide todo. Pero 40 manitos enyesadas, ahí no discute nadie nada.

Hablaban de la escribanía de Cristina y no dicen ni hola, es una cosa increíble, la escribanía de Cristina pudo permitir que el vicepresidente vote en contra de la presidenta en una elección 36 a 36 cuando vos tenías casi los dos tercios de la Cámara, había 36 a 36, cuando casi los dos tercios eran de tu bloque y el vicepresidente que era tuyo te votó en contra, esa era la escribanía de Cristina. De esta no hablan, entran enyesaditos, tienen la mano levantada todos. 

P. C.: Lo peor es que están ahí por la decisión de los ciudadanos porteños. Yo soy porteño, vivo en Constitución te aseguro que durante bastante tiempo,  desde hace unos cuantos años me atemoriza subir al ascensor, digo con qué demente de mis vecinos me voy a encontrar en esta oportunidad. Porque soy consciente, yo veo las votaciones en Constitución te estoy hablando, no en Recoleta, y veo las votaciones en la mesa donde vote yo 62% Elisa Carrió y yo me tengo que encontrar con esta gente todas las mañanas. 

E. G.: Eso va a cambiar ahora eso no va a ser así. Eso no va a ser, porque insisto que la realidad se filtra y la realidad pesa más que la opinión de Morales Solá. Si la opinión de Morales Solá pesara más que la realidad seguiría gobernando Viola, Massera o alguien así. Pesa más la realidad y se filtra y suceden cosas entonces hoy nadie te podría garantizar que no hay ninguna encuesta ni nadie que analice políticamente que Macri vaya a sacar más del 40, 41, 42% en la Ciudad, eso se le va a transferir también a Larreta y nadie está diciendo hoy que nosotros vamos a sacar el 20, 21, 22 que era lo que sacábamos en esas mismas elecciones. Realmente vamos a estar mejor y aparte lo notas en la calle. Vos te subías a un taxi y hablabas con un taxista y te encontrabas con un tipo que repetía de punta a punta Baby Etchecopar básico, 1,2 y 3. 

Y ahora te encontrás con tipos que son permeables a la discusión, el otro día charlaba con uno y yo decía escúchame amigo crisis del 2008, la loca gobernando, quilombo con el campo, todo mal, se caen los bancos en Nueva York, explota Lehman Brothers, las subprime, cuatro millones, ya no me acuerdo el número pero es una barbaridad, de norteamericanos pierden la casa, crisis financiera global, desastre en todo el mundo, y acá más o menos apechugamos, problemas seguro, tuvimos que hacer cosas pero más o menos apechugamos. Amigos se mueve la lira turca y nos sube el dólar 10 pesos.

Entonces ¿cómo me vas a decir que tus hombres pueden manejar algo o saben manejar algo? Vuelvo a repetir crisis financiera mundial y más o menos funcionamos. Que subió la lira turca y estalló la hiperinflación, para ¿cómo es? Y esto lo podes discutir hoy con gente con la que no podías discutir nada porque se filtra la realidad, porque aparece la realidad, porque la tenés que mirar, porque te golpea la cara, porque está ahí, porque por más que vos pienses o que vos repitas que La Cámpora puede pagarle $1500 a alguien para que vaya a River, te cruzas con ese alguien cada vez que abrís la puerta y salís a la calle.

Y a ese alguien lo ves y cuando haces dos cuadras más lo volves a ver y cuando haces tres cuadras más lo volves a ver y cuando sumas los $1500 más los $1500 más $1500 decís La Cámpora son ultramillonarios o la pobreza creció y entonces se te filtra la realidad, la pobreza creció. Entonces cuando aparecen los números que dicen que el 52% de los pibes en la Argentina están debajo de la línea de la pobreza y eso te golpea y te enteras. Y cuando decís si el 52% de los pibes están debajo de la línea de la pobreza en la Argentina, los padres de esos pibes porque hasta donde yo sé los pibes no nacen de plazas, no es que tienen una plaza con una florcita, dos florcitas y tres pibes que un día te los llevas vos si querés o no. No, no, los pibes nacen de un papá, una mamá, de mamás y de papás, de papás y mamás, no sé cómo es pero nacen en familias.
Nacen en un núcleo familiar entonces ¿cómo era? No, ustedes los kirchneristas  dejaron la pobreza en el 27% y ¿cómo llegamos al 52% de los pibes por debajo de la línea de la pobreza en tres años y medio? Y quisiera recordarte que hacía 12 años los argentinos agarramos el país con 60% de pobreza y en tus números lo dejamos en el 27 o sea que lo mejoramos mucho. ¿Cómo hicieron ustedes en tres años y medio para volver casi a los números que lo habíamos agarrado nosotros en el 2003? Esa realidad se filtra y esa discusión la podes tener. Vas a encontrar a alguien que te dice se robaron todo, se robaron todo, chorros, está bien, listo, ahí ya está. Un minuto y listo. No la seguís porque no tiene sentido. 

Ahora hay otros que incluso diciendo eso, se robaron todo, comprando ese discurso, están dispuestos a hablar, con esos tomate todo el tiempo del mundo, habla, te dice ladrón y decís mira no me ofendas a mí porque yo soy kirchnerista, si somos todos ladrones no me ofendas, que pudo haber ladrones en el kirchnerismo, dale si pudo haber ladrones en el kirchnerismo, sí claro obvio hombre, ¿conoces alguna institución perfecta que no los tuvo? Vos ¿sos cristiano? 

Sí. Ah bueno muy bien escúchame ¿de los 12 Apóstoles que eligió Jesús los 12 bien o alguno más o menos? Los 12 que eligió Dios, vos sos cristiano según Dios. Yo soy cristiano, Jesús, Dios, Padre Hijo del Espíritu Santo, chau listo es eso, Dios eligió 12 y uno lo vendió por 30 denarios. 30 denarios no era un sándwich y una Coca, 30 denarios era una fortuna, no importa pero lo vendió por una fortuna. Entonces ¿cómo Cristina no va a tener un funcionario chorro?, ¿cómo Perón no iba a tener un funcionario chorro?

D. L.: Es que no existe un modelo así.

E. G.: Entonces si no explícame también cómo es el crecimiento patrimonial de estos muchachos. ¿Se acuerdan cuando el Turco Asís decía la corrupción no es para los pobres? Porque se nota, si vos chorreas algo se te nota porque si no tenés nada y de repente apareces con todo. Claro, pero no sos multimillonario entonces se te nota, vos pasaste de nada a terrible nade, estos tipos pasan de dos mil millones de dólares a cuatro mil millones de dólares, viven igual. Pasaron de dos mil millones a cuatro mil millones de dólares mientras en la Argentina la pobreza creció el doble pero pasó el patrimonio del presidente, no el que declara, el de verdad. Pero el patrimonio de cada uno de ellos, el de verdad, cambió de esa manera, cambio para más de esa manera. Sí, son ladrones, ladrones, no, ladrón sos vos porque te compraste un auto bueno. Por suerte tengo un Fiat Siena, no voy a poder ser culpado de ladrón de nada. 

Pero a mí me parece que hay un espacio en donde la realidad obliga a hablar, a nosotros bajándonos del caballito y bajándonos de las cuestiones ideológicas.

D. L.: Bajando un poco el tono, tratando de escuchar y con ganas de atraer.

E. G.: Absolutamente. Y esa es nuestra responsabilidad y es tarea ya de cada uno. Pero mucho menos es la responsabilidad de Cristina ni de Alberto, es una responsabilidad de los argentinos hoy, discutir estas cosas y discutirlas en serio, es una responsabilidad común porque si no si, si ganas ganamos todos, si perdés la culpa es de aquel, y ¿vos qué hiciste? ¿con quién hablaste? ¿hablaste con tu familia? Yo tengo un caso muy cercano, un familiar, muy cercano, no vive en mi casa, en casa estamos todos ordenados, votamos bien todos.

Bueno yo ya logré que no lo vote más. Pero hace seis años que la laburo, pero los votaba a estos cosos, y está convencida de que no los va a votar, no está convencida de votarnos a nosotros. Pero está convencida de que no los va a votar y no es que yo la ilumine. Yo le fui diciendo va a pasar esto, va a pasar aquello, y fue pasando y entonces sobre eso le dije mira yo te vengo diciendo esto va a pasar y pasó. No es que yo sea mago, que anticipo el futuro, no tengo la bola de cristal, no está eso. Es análisis vieja, entonces esa es nuestra responsabilidad. Que ya no los voten a ellos, ganamos uno.

A. Z.: Yo apelo a veces al humor, yo tengo un cuñado, perdón mí marido que me está escuchando, hicimos una apuesta, él viene votando, obviamente, al macrismo, yo vengo aplicando esto hace cuatro años, una familia de Lanús,  clase media, laburante, todos laburantes y que aparte no nacieron ricos sino que vivieron la política del peronismo y él me dijo que si gana ella, ella o la chorra, se hace balsero, entonces yo le dije el dique Luján. Entonces ahora como no hay forma de convencerlo le mando imágenes del dique Luján, de la balsa y le dije octubre es la bisagra, hasta octubre vos vas a trabajar de una manera y después de octubre vas a ser balsero. Anda preparándote, anda remando. Porque apele a todo, apele a convencerlo, apelamos con mi marido a tratar de mostrarle pero mira que no robó, mira cómo vivías antes, pregunta básica ¿cómo vivías antes? 

O yo le preguntaría hoy a los vecinos si están haciendo timbreo, si van a hacer timbreo, qué medida les gustaría o qué les parece que se podría implementar primero porque entonces de ahí se desprende lo que al vecino le está afectando verdaderamente, si es la luz, si es el gas, si es el teléfono, si es pagar el alquiler, si son las expensas, si es el colegio de los chicos, la comida o lo que sea. 

D. L.: Va a ser fundamental el laburo nuestro de militancia que tengamos en cada barrio y el papel fundamental lo va a tener acá el compañero que es el que decís ahí está la persona la cual va a recibir o los elogios o las puteadas.

Cristian Nazar (candidato a Comunero): Igual lo que estoy notando es que las puteadas van disminuyendo, eso es bueno. O por lo menos cambiaron el tenor. Y eso que estamos en un barrio complicado, en un barrio donde va el colectivo imaginario está todo resuelto y realmente tiene los mismos problemas que todos los barrios, cierran las persianas todos los días, no hay vacantes en las escuelas, el vecino clase media, baja no llega a fin de mes, estamos todos igual. Y encima nos están sacando la identidad cultural, la identidad del barrio, con el tema del negocio inmobiliario nos sacan el centro cultural, estamos perdiendo hasta la identidad o sea que estamos en todos los barrios teniendo, más o menos, las mismas problemáticas.

D. L.: Estanislao en principio te quiero agradecer tu participación, te vamos a convocar para el otro programa, un placer igual que la compañera, lo convocó a radiográfica, pero realmente ahí me gustaría que tratemos ciertos temas porque siempre uno dice son tres bloques, que se yo, queres hablar un montón de cosas y nos quedamos cortos siempre. 

E. G.: Yo soy medio larguero.

D.L.: No, no. Pasa siempre.

P. C.: Y creo que todos los compañeros somos de mucho hablar.

D. L.: Exacto. Pero te vamos a convocar al otro programa también como para que hablemos específicamente de los problemas y de las necesidades de los vecinos que me parece que es lo fundamental.

E. G.: Igual vos habías preguntado de propuestas y yo no hable de ninguna. Yo tengo una sola propuesta. Saquemos a este gobierno de mierda. 

D. L.: Para eso estamos todos, estamos colaborando todos. Tomo lo que decís de ese trabajo que tenemos que hacer todos de tratar de convencer a cada vecino, amigo, compañero de laburo pero específicamente tratar de ser el receptor y poder transmitir el tema de las necesidades, para todos, no es solamente para el compañero, de los vecinos así medianamente, más allá de que nosotros sabemos las prioridades y las urgencias que está pasando la sociedad.

P. C.: Nosotros sabemos desde nuestro punto de vista, no desde lo que puede llegar a surgir de los vecinos.

D. L.: Aparte cada Comuna tiene sus problemas y sus necesidades diferentes. Así que te vamos a convocar como para profundizar un poco más el tema en la entrevista y te agradecemos la participación.   

E. G.: Muchísimas gracias.

P. C.: Igual una última cosita más allá de esta cuestión de militancia hormiga, a la cual todos nosotros estamos obligados, ¿le puedo esconder el documento a dos o tres o cuatro el día de las elecciones? 

Risas.
 

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.