fbpx Cultura, emoción y agradecimiento. | Otra Voz
Cultura, emoción y agradecimiento.
CCK

Hoy quiero compartir los sentimientos que me atraparon el sábado al conocer el Centro Cultural Kirchner para disfrutar el extraordinario show de Carolina Peleritti en la Gran Sala de Conciertos, la sala sinfónica conocida como “La Ballena Azul”.

Más allá de la memorable actuación de Carolina, es impresionante la majestuosidad de este centro cultural para artes plásticas, espectáculos musicales y exposiciones, que es el más grande de América Latina y el tercero a nivel mundial. Esta obra, inaugurada en el 2015 representa la mayor inversión realizada en un proyecto cultural en toda la historia de la Argentina.

Y es sólo una parte de la más impresionante inversión en obras públicas realizada en nuestro país, que se ejecutó durante los doce años de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, y que fue gestionada por el compañero Julio Miguel de Vido como Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la República Argentina, que como Juan Pistarini, Ministro de Obras Públicas de la primera presidencia de Juan Domingo Perón, quedará en el bronce de la historia y en el corazón de los argentinos. Ambos pagaron con la prisión haber dedicado parte de sus vidas a construir lo que los enemigos del pueblo no pueden destruir.

Siempre me sentí atraído por las distintas manifestaciones culturales y fui un asiduo consumidor de recitales, obras de teatro, muestras de pintura, cine, y hasta teatro de títeres, incluso antes de convertirme en un trabajador de la cultura por mi función como administrador del teatro más antiguo de nuestro país y el segundo de Latinoamérica, que es el Teatro Liceo. Justamente esta actividad me impidió conocer el CCK, cosa que ayer me permitió al no contar lamentablemente con una obra en la sala donde desempeño mi trabajo.


 

Pero también ese contacto estrecho con las manifestaciones culturales en CABA originó que sufriera cada uno de los atentados a la cultura de los gobiernos de Mauricio Macri y su socio y continuador Horacio Rodríguez Larreta. Entre ellos hay dos íconos de la ignorancia, la falta absoluta de sensibilidad y el desprecio a la cultura nacional que representan las bochornosas reformas de dos estandartes de nuestra cultura en la Ciudad de Buenos Aires como fueron las del Teatro General San Martín y el Teatro Colón.

Párrafo aparte merece otra de las tropelías de estos seres despreciables, que en Mayo del 2014 cerraron “por reformas” una más de las salas gloriosas de nuestra ciudad como es el “Teatro Presidente Alvear”, que a la fecha permanece inactivo, cosa desconocida por la mayoría ciudadana gracias al blindaje mediático sostenido por una pauta publicitaria escandalosa que se desvía a los medios cómplices. Para la estirpe de los delincuentes que profanan la política, temas como la educación, la salud y la cultura son cuestión de negociados privados, y se reservan a los pocos…. que puedan pagarlas.

El ambiente de sensibilidad artística y cultural que sentí al entrar al Centro Cultural Kirchner y especialmente a La Ballena Azul, y disfrutar con otros cientos de ciudadanos “del común”, o “gente de a pié” el concierto folklórico de Carolina Peleritti acompañada por la guitarra de Diego Rolón y la percusión de Amílcar Ábalos, me provocó un enorme sentimiento de agradecimiento a todos los que pusieron el pecho para que esto fuera posible.

E inmediatamente se me apareció la figura de Julio de Vido. Ese protagonista central de esta y todas las obras descomunales que se hicieron en la década ganada para que todos los argentinos podamos disfrutar lo que nos corresponde simplemente porque tenemos derechos ciudadanos. Ese que hace años pago con la cárcel y la persecución gorila por haber hecho realidad esos derechos y habernos permitido ser un poco más felices. Por ser un verdadero ejemplo de peronismo. Ese que es maltratado por los enemigos del pueblo y desconocido por muchos de los que fueron sus compañeros.

Ese que no se rinde y al que le debemos agradecer los militantes con nuestro apoyo incondicional y acompañamiento en todas las acciones políticas que desarrolle. Ese que nos hace mantener vivo el orgullo de ser peronistas. Ese Compañero con mayúsculas que es Julio Miguel de Vido.

 

 

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.