fbpx Del discurso "libertario" anarquista al combate anti cuarentena filonazi | Otra Voz
Del discurso "libertario" anarquista al combate anti cuarentena filonazi
Manifestación anti cuarentena

Desde los tiempos en que el Estado era considerado, un ejercicio discrecional del poder por el anarquismo, a la minimización de ese mismo Estado por el neoliberalismo, ajustado a sus fines económicos, la confluencia de ambos criterios y concepciones, parecía imposible.

Sin embargo en los períodos de crisis civilizatoria, como estamos viviendo ahora, los supuestos extremos se juntan en un reclamo común, que el Estado no invada los derechos individuales, como si estos fuesen un valor absoluto, en sociedades integradas por contratos sociales de convivencia.

El anarquismo romántico y violento del siglo XlX y XX, en su mejor expresión en la Argentina, como lo reflejó el genial Osvaldo Bayer, escritor y militante en Severino Di Giovani, el idealista de la violencia, un libro iluminador de un tiempo, en que la lucha política, el amor y la violencia se mezclaban, en un sinfín de actos destinados a desafiar el “orden establecido”. Las muertes por asesinatos de Ramón Falcón y el Coronel Varela, autores de masacres de trabajadores, lo reflejan.

El neoliberalismo más sutil, de los fines de años del siglo XX y XXl, es tan despiadado como aquella lucha, que tenía parámetros de valores, que son arrasados por este presente, que no sólo deteriora los lazos sociales, sino que jerarquiza el individualismo, como expresión única del ser humano, egoísta y meritocrático. El neoliberalismo, mata, asesina por la macro economía, sometiendo a los pueblos, en función de sus objetivos.

Pero la Pandemia a nivel mundial, en escala de crisis sanitaria, ha desnudado la crisis civilizatoria, en donde anarquismo, racismo, intolerancia, neoliberalismo, en sus expresiones más violentas ha hecho su aparición, en contexto de combatir las medidas sanitarias, en nombre de supuestas libertades individuales, que recorren el mundo con lenguaje común, en una llamativa, reivindicación de los emblemas filonazis.

No es casual en una globalización financiera que vive el planeta, que las corrientes de pensamiento y acción, sean influidas y direccionadas, por intereses globales, internacionales de poder y grupos concentrados hegemónicos. Los pueblos agitados por medios de comunicación que son parte de esos intereses, juegan a la ruleta rusa con los seres humanos, como “juega el gato maula, con el pícaro ratón”, al decir tanguero.

En nuestro país, el ataque a la Cuarentena, se produce desde dos vertientes confluentes, de intereses macro económicos y de poder político, que intentan no perder espacios de poder y recuperar el control del Estado que perdieron, aunque conservaron el poder instrumental económico y judicial, para lo cual instalan y movilizan, al suicidio colectivo al pueblo, en contra de sus propios intereses. Lo hicieron mientras fueron gobierno, lo repiten en ésta oposición salvaje, brutal e inhumana que despliegan ahora.

Es que la Cuarentena, único remedio apto para combatir la Pandemia, es a su vez el máximo poder de acumulación político, del gobierno nacional y popular, recién asumido, que no sólo comenzó a reparar las heridas producidas en el cuerpo social y económico del país, sino que avanzó en abrir la cloacas de un período nefasto y cruel de la historia argentina, como son los 4 años de macrismo explícito, un verdadero insulto a la inteligencia del pueblo.

El neoliberalismo, ha adoptado, junto a los sectores más reaccionarios de la sociedad, ese anti peronismo que ha caracterizado las últimas 7 décadas de nuestra historia, al calor del fogoneo, intelectual, diplomático, económico y terrorista de los EEUU, que lo ha caracterizado como el enemigo a combatir, siendo este lema, adoptado por los grupos anti nacionales de nuestro país, como lo fue a lo largo de la historia.  

Por esta razón la lucha de hoy es una sola, la protección de la salud del conjunto del pueblo argentino, militando la Cuarentena, frente a los ataques a que está siendo sometida, por los sembradores del odio, en donde el fantasma del racismo filonazi se alza, como en el resto del mundo, intentando una nueva Guerra del Cerdo, al decir del genial relato de Roberto Artl. El Movimiento nacional y Popular, no está en la calle por respetar las medidas sanitarias, pero lo estará al momento de la lucha, por defender al Gobierno y al Pueblo, verdadera identidad final de Patria-Matria.


Fuente: http://www.lapatriaestaprimero.org/

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.