fbpx El subsuelo de la Patria sublevado | Otra Voz
El subsuelo de la Patria sublevado
Raúl Scalabrini Ortiz

EL SUBSUELO DE LA PATRIA SUBLEVADO (fragmento)

Corría el mes de octubre de 1945. El sol caía a plomo sobre la Plaza de Mayo, cuando inesperadamente enormes columnas de obreros comenzaron a llegar. Venían con su traje de fajina, porque acudían directamente desde sus fábricas y talleres. (...) Frente a mis ojos desfilaban rostros atezados, brazos membrudos, torsos fornidos, con las greñas al aire y las vestiduras escasas cubiertas de pringues, de resto de brea, de grasas y de aceites. Llegaban cantando y vociferando unidos en una sola fe (…) Un pujante palpitar sacudía la entraña de la ciudad (...) Era el subsuelo de la patria sublevado. Era el cimiento básico de la nación que asomaba, como asoman las épocas pretéritas de la tierra en la conmoción del terremoto (...) Éramos briznas de multitud y el alma de todos nos redimía. Presentía que la historia estaba pasando junto a nosotros y nos acariciaba suavemente como la brisa fresca del río. Lo que yo había soñado e intuido durante muchos años, estaba allí, presente, corpóreo, tenso, multifacetado, pero único en el espíritu conjunto. Eran los hombres que están solos y esperan que iniciaban sus tareas de reivindicación. El espíritu de la tierra estaba presente como nunca creí verlo.”

RAÚL SCALABRINI ORTIZ, Tierra sin nada, tierra de profetas

 

 DECÁLOGO del FASCISTA MODERNO

  1. La ideología fascista, está basada en miedos personales internos de cada fascista. Entonces, todos los demonios internos estarán siempre afuera de cualquier fascista que se precie de tal.
  2. Los demonios externos que buscará y encontrará un fascista, serán representados por quiénes se diferencien de los cánones fascistas de usos, buenas costumbres y /o moral. Ejemplo: “negro de mierda”, “puto”, “inmigrantes”.
  3. Quiénes no puedan ser catalogados dentro de éstos cánones fascistas, serán catalogados dentro del marco de la locura (Y, ser “loco”, está mal visto).
  4. La importancia del “qué dirán”: es decir, “la gente como uno”, o sea otros fascistas. Es fundamental ser “bien visto” por otros fascistas que se precien con orgullo de ser fascistas. para garantizar sentido de pertenencia al núcleo y al grupo.
  5. El grupo social al que siempre se le echará la culpa es, y será así siempre, la clase baja de la sociedad capitalista o al “diferente”. La clase baja y / o los seres “diferentes” no merecen derechos humanos. Excepto servir al fascista.
  6. Se admiten soluciones drásticas (siempre violentas) en cuanto a la pobreza, y demás diferencias de los cánones fascistas. Ejemplo: “que los maten a todos”, “hay que echarlos del país”.
  7. Si se elimina a alguien “diferente” del fascista, se utilizarán frases al estilo: “algo habrá hecho”, “por algo será”, “en algo andaba”, “si no los matás de chicos, ellos nos terminan matando a nosotros” (los fascistas).
  8. Un fascista que se precia de tal, siempre dice tener “un amigo judío”, con tal de justificar y autojustificarse que él, es una persona de bien que no discrimina.
  9. Un fascista dice que está abierto al diálogo, pero en el fondo… está consciente de tener la razón, siempre.
  10.  Este decálogo es una ironía. Chequeemos en nuestras conciencias, lector/a, ya que si presentamos algunos de estos ítems de este decálogo, estamos frente a un problema de conciencia fascista.

HERNÁN FERNÁNDEZ

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.