fbpx La neutralidad soberana de México y Brasil vs el globalismo pro OTAN en América Latina | Otra Voz
La neutralidad soberana de México y Brasil vs el globalismo pro OTAN en América Latina
López Obrador y Bolsonaro con Biden de fondo

Aristóteles formalizó en la lógica la ley del tercero excluido, una cosa es o no es, no hay tercera opción. Se es neutral o no se es neutral. Si no se es neutral se está tomando partido por una posición, es decir hay un alineamiento ideológico o geopolítico, siendo la neutralidad también una posición y un alineamiento ideológico o geopolítico. México y Brasil los dos principales países de América Latina con mayor peso geopolítico en la región han tomado una posición equidistante al conflicto en Ucrania. Han tomado una decisión que reivindica la soberanía continental que no es ni Pro rusa, ni pro OTAN, mucho menos la política colonial de Europa en relación a Washington.

La neutralidad es un posicionamiento ideológico claro que salta por arriba la dialéctica izquierda-derecha es por ello que estás dos inclinaciones ideológicas eurocéntricas no la asumen. La neutralidad es hoy el posicionamiento ideológico de América Latina en un conflicto que le es ajeno y al cual no debe ser arrastrado. Y la neutralidad también es un posicionamiento geopolítico en defensa de la unidad continental y los intereses propios de los iberoamericanos ni de Rusia, ni de China, ni de la Unión Europea, ni de Estados Unidos.

Mientras la izquierda progresista hace malabares para disimular o ver la forma de dibujar su alineamiento ideológico con Biden y geopolítico con la OTAN, México y Brasil pusieron en valor su soberanía. Presididos por gobiernos de extracción ideológica totalmente distintas han tenido un comportamiento realista y prudente en la política exterior que salva a América Latina de la sumisión a la cual se ha sometido Europa. Han tomado un alineamiento de reafirmar la soberanía ante la posición globalista de otras naciones.

Los medios y los especialistas parecieran estar más preocupados por la posición de Europa, y que ese alineamiento sea el cual tomar, que por ver la realidad del continente o las naciones en las que viven. Alejada del alineamiento PRO OTAN eurocéntrico, hoy América Latina se posiciona con sabía prudencia ante un conflicto del otro lado del Atlántico.

El hecho a destacar es sin dudas el posicionamiento de Brasil y su neutralidad. Siendo líder del continente y con un país miembro como socio estratégico, extra continental, de la OTAN como lo es Colombia, Brasil, aliado histórico de EE.UU, hoy se muestra equidistante. Por decisión de Bolsonaro, desoyendo a Itamaraty, consternada ante la postura, pero que mantiene la decisión soberana, Brasil hoy no cede a las presiones de Washington y tiene una política exterior coincidente con la de México. El posicionamiento geoestrategico y la proyección geopolítica de Brasil es lo que marca el ritmo del resto de sudamérica. La neutralidad es un hecho trascendente que debe ser bien entendido, Bolsonaro choca con Itamaraty (mayoritariamente en desacuerdo) pero se fija su posición. Recordamos que Brasil intervino en la segunda guerra mundial en favor de los aliados, siendo el único país de sudamérica en enviar soldados a combatir en Italia.

El otro punto es México, fronterizo a EE.UU. respetando su tradición diplomática tampoco se ha sumado a la doctrina de represalias masivas de Biden no plegandose a las sanciones diciendo que "debe prevalecer la mesura" AMLO dixit. E instando a mantener diálogo abierto con las distintas partes y buenas relaciones con todos los gobiernos. Al igual que el Salvador de Bukele, que hoy es la nación que marca la agenda en centro américa, quien se abstuvo de sancionar a Rusia en las Naciones Unidas.

El nuevo mundo supera la distinción ideológica entre izquierda y derecha y se enmarca entre aquellos que defienden su interés nacional frente aquellos que se someten al globalismo militar, cultural o financiero. Lo que debe primar en América Latina es el interés nacional y la unidad continental que van más allá de los posicionamientos ideologícos anacrónicos.

Es de valorar que los dos países más grandes de América y de peso geopolítico específico han diferido del posicionamiento de Europa y no cedieron a la presión de Washington manteniendo una posición equilibrada. En el caso argentino parece haber primado el lobby y la presión antes que el interés nacional desaprovechando una oportunidad de conformar un bloque regional neutral junto a México y Brasil, se eligió el mismo posicionamiento que Lacalle Pou y Boric quienes se presentan como antagónicos pero por izquierda y por derecha casualmente coinciden en someterse a intereses contrarios a los de sudamérica por no decir que están a las órdenes del Partido Demócrata.

Pese a que algunos parecieran tener interés de querer romper una política exterior prudente e involucrar de lleno a hispanoamérica en un conflicto ajeno fijando una posición irresponsable, contraria a la unidad continental y a los intereses de las naciones prevalece el realismo geopolitico que siempre es superior al idealismo liberal. Por suerte hay un "loco" en Brasil y un "viejo" en México.

 

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.