fbpx Megaminería. Premisas verdaderas. Conclusión falsa. | Otra Voz
Megaminería. Premisas verdaderas. Conclusión falsa.
Bajo de la alumbrera - megaminería

Con cierta frecuencia, las personas, grupos o entidades que apoyan e impulsan el desarrollo de proyectos de megaminería metalífera producen material promocional, diseñado para estar “al alcance de todos”, “simple”, “instructivo” y, en ocasiones, con el propósito declarado de “destruir mitos”.

Se trata entonces de analizar alguno de esos materiales de lectura, en general a primera vista de una claridad meridiana y de una verdad incontestable, con el objeto de, esta vez sí, “destruir mitos”.

Un caso típico es el que muestra una casa y describe todos los productos “mineros” que hay en ella. Los datos son ciertos, pero una mirada atenta a cada uno de los elementos detallados en “la casa” permite apreciar que esos datos están manipulados, tergiversados, sobredimensionados u ocultados, y por lo tanto la conclusión a la que se intenta llegar es falsa.

La minería en su casa tal como la presentan las mineras.
La minería en su casa tal como la presentan las mineras.

El primer elemento a considerar es que no toda la minería es megaminería. El rechazo social solo se aplica a los proyectos de megaminería metalífera, que involucran degradación irreversible del entorno y son operados o concesionados por empresas o asociaciones de empresas de capitales extranjeros. Bajo de la Alumbrera o Veladero, por ejemplo.

Confundir megaminería metalífera con minería en general es una operación discursiva premeditada que aprovecha el desconocimiento general sobre el tema.

Áridos y rocas de aplicación

La mayor parte de los productos mineros necesarios para construir “la casa” son lo que en la jerga se denomina áridos o rocas de aplicación, con menor o mayor grado de valor agregado. La arena, el canto rodado o la piedra partida, por ejemplo, prácticamente no atraviesan ningún proceso previo a su utilización. Los ladrillos, los mosaicos, los revestimientos o las pinturas, son productos que se logran luego de procesos industriales de diversos grados de complejidad, entre los que pueden intervenir incluso cuestiones de diseño. La evolución de las cerámicas utilizadas como revestimientos es un ejemplo de esto. El laboreo en yacimientos de áridos o rocas de aplicación no requiere la utilización de cantidades masivas de productos contaminantes ni pone en juego el balance hídrico o la calidad del agua de las zonas donde están instalados.

En síntesis y salvando las cuestiones específicas de cada industria, el ciclo productivo involucra la extracción de la materia prima, la elaboración de productos mediante procesos industriales y su comercialización y aplicación. Todas etapas de sucesivos agregados de valor, con creación y estabilización de fuentes de trabajo en el mercado interno y durante décadas.

Algunos datos anecdóticos: Calera Avellaneda, actualmente productora del cemento de la misma marca, comenzó sus actividades en 1919. Loma Negra comenzó en 1926, Cerámica Alberdi en 1907. Cerámica San Lorenzo es más reciente, comenzó en 1950. Las baldosas graníticas o calcáreas, presentes en la mayor parte de las construcciones de todo tipo, antiguas o nuevas, en general son producidas por pymes o aún micropymes, algunas de las cuales tienen más de 100 años de historia.

La minería en su casa (sin áridos ni rocas de aplicación)
La minería en su casa (sin áridos ni rocas de aplicación)

Hierro y aluminio

En la construcción de “la casa” intervienen distintos elementos metálicos, aunque el acero es el más significativo.

Las losas, vigas y columnas, así como las chapas más utilizadas en nuestro país, son fabricadas en distintos tipos de acero y mediante distintos procedimientos siderúrgicos. Las empresas siderúrgicas se abastecen de dos fuentes:

  1. El mineral de hierro, actualmente importado luego del agotamiento de Zapla en Jujuy y Sierra Grande en Río Negro y
  2. La chatarra.

ACINDAR, una de las empresas siderúrgicas emblemáticas, informa que en la actualidad utiliza un 30% de material reciclado en su ciclo productivo. En sus inicios, en 1942, ACINDAR (Aceros Industria Argentina) elaboraba sus primeros productos utilizando en un 100% “hierro viejo” obtenido locálmente en los alrededores de Rosario.

En síntesis: un estimado 30% del acero utilizado en la construcción proviene de chatarra, (el desguace de un barco, un puente, un montón inutilizable de implementos agrícolas o un número indeterminado de viejas cocinas y heladeras) y el restante 70% proviene de la importación de mineral de hierro. En otras palabras, no existe al día de hoy ninguna explotación minera en Argentina que abastezca a la industria siderúrgica.

La producción de aluminio primario en Argentina comenzó en la década de los '70, con la instalación de ALUAR. La materia prima es la bauxita, un mineral que prácticamente no existe en el país. ALUAR importa el mineral y lo somete a un proceso denominado electrólisis, por el cual obtiene aluminio puro. El final de esta etapa es la presentación del producto en diversos formatos, en general lingotes, rollos de alambre, placas, etc.

El 30% de la producción de ALUAR abastece en su totalidad la demanda del mercado interno y el resto se exporta.

En síntesis, el ciclo completo se compone de sucesivas etapas de agregado de valor, sin que intervenga ninguna explotación minera ya que la materia prima es importada.

La minería en su casa, sin áridos, rocas de aplicación, acero y aluminio
La minería en su casa, sin áridos, rocas de aplicación, acero y aluminio

Sin áridos, rocas de aplicación, acero o aluminio, en la construcción de “la casa” los elementos que requieren productos de la megaminería se reducen a:

  • Cubiertas (techos) de chapas de cobre: Inexistentes en Argentina. ¿Habrán querido decir zinc?
  • Cañerías e instalaciones: solo si son de cobre o plomo. Es de destacar que las tuberías y accesorios de plomo han dejado de utilizarse desde hace décadas. Fueron remplazadas por otros materiales como PVC, por ejemplo. Un dato anecdótico: la empresa IPS (Industrias Plásticas Saladillo) produce tuberías y accesorios para instalaciones domiciliarias desde 1948. Sus productos fueron homologados por el IRAM en 1969.
  • Grifería: Solo las partes de bronce
  • Artefactos sanitarios: Solo los boratos, entre los que el más conocido es el bórax, elemento que puede utilizarse en cantidades mínimas para facilitar soldaduras o uniones de piezas de acero o hierro
  • Linea blanca: Lo que quede luego de descartar el acero
  • Utensilios: Solo los de cobre
  • Espejos: Lo que quede luego de descartar el vidrio
La "inexistente" megaminería en su casa
La "inexistente" megaminería en su casa

El automóvil, los equipos de comunicación o tecnología, tales como computadoras o celulares por ejemplo, merecen un análisis específico. En cualquier caso, se incluyen en el dibujo de un modo un tanto arbitrario, dado que con el mismo argumento (“no se puede vivir sin...”) se deberían incluir los muebles del dormitorio y comedor; los textiles tales como vestimenta o ropa de cama; y algunos otros objetos presentes en las casas reales tales como artefactos de iluminación, vajilla, calefactores, juguetes de los niños, etc.

El título del dibujo podría ser entonces “LA INEXISTENTE MEGAMINERÍA EN SU CASA”

Etiquetas

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.