fbpx Sobre Rodolfo Walsh | Otra Voz
Sobre Rodolfo Walsh
Rodolfo Walsh

Llegué a Walsh de grande, con un pequeño librito de cuentos sacado distraída de la biblioteca "exclusiva" de papá. Quería leer algo en el viaje entre Caballito y Recoleta, que el 92 hacía imposiblemente lento y caluroso.
Me acuerdo que estaba en Avellaneda y Honorio Pueyrredón cuando me sentí completamente contenida, comprendida, por él. Había un diálogo entre mi alma y la voz que animaba las palabras que leía.
Volví de la clase de violín en otro 92 cargado de hastío y calor, terminando el último de los 3 relatos de Variaciones en Rojo.
Entré a casa, deje el estuche arriba de una silla y la encare a mi vieja, que en su momento fungió también de Directora de Lecturas.
- ¡¿Cómo no me recomendaste nunca nada de Walsh?!
Me miró primero sorprendida, después risueña. Cómo quien cae en un olvido.
- Pensé que habías leído "Operación masacre".
- No. Nunca lo leí.
- Bueno. Igual para mí es mejor "Quien Mató a Rosendo". Fíjate. Está ahí con los libros de tu viejo.

Y así fue que descubrí la forma y el nombre de mi Patronus.

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.