fbpx Tus presos, mis presos y el día después de la pandemia | Otra Voz
Tus presos, mis presos y el día después de la pandemia
Los Presos

Editorial del programa de radio "No estoy solo" publicado en el blog del autor: www.elinfiernodedanteblog.blogspot.com


Pasados los cuarenta días de confinamiento y ante un escenario, sanitariamente hablando, mucho más benigno que el que se esperaba, el gobierno perdió el control de la agenda del debate público. Tiene un amplio apoyo de los ciudadanos, incluso de muchos que no lo votaron en la última elección, a partir de que hay cierto acuerdo en que el confinamiento preventivo fue una política acertada; y tiene el apoyo de todos los políticos con responsabilidades sobre el territorio, sean del color que sea. Si estos últimos lo hacen por amor o lo hacen porque nadie quiere pagar el costo político de un brote en su distrito no es relevante en este caso. Pero lo cierto es que hoy el gobierno parece ir detrás de los hechos tratando de explicar lo que se puede y lo que no se puede explicar.

¿Cuándo se rompió esa suerte de tregua implícita que había impuesto la irrupción de la pandemia? El día que Alberto Fernández mencionó a Rocca. Allí la agenda mediática viró completamente hacia lo económico más allá de que uno sospeche que la intención no era proteger a las pymes sino esmerilar a un gobierno que había osado pensar un impuesto a las principales fortunas de este país, algunas de las cuales reconocieron, a través del blanqueo, que habían evadido millones y millones de dólares de impuestos. El mensaje para el gobierno, entonces, fue claro: mientras lo que se redistribuya sea la pobreza, pidiéndole solidaridad a las clases medias para con las clases bajas, las aguas estarán calmas. Pero si se va por una redistribución real de la riqueza que afecte a los poderes concentrados, allí enfrentará a un sector que no piensa ceder ni un paso.

Otro aspecto que vuelve a quedar expuesto es que hay problemas de gestión. Claro que se cuenta con la herencia de un Estado desmantelado y claro que la pandemia suma dificultades imposibles de prever pero estamos presenciando una gestión a la que le costaba arrancar incluso antes de la aparición del covid-19. El BCRA tiene problemas y los bancos le han impuesto condiciones al gobierno además de trabarle los préstamos a las empresas, otorgar una tasa bajísima por los plazos fijos y cobrar tasas usurarias por las deudas con tarjetas de crédito; en la ANSES, Vanoli tuvo que renunciar porque los errores acumulados fueron demasiados, y en el Ministerio de Desarrollo hay un elefante loteado con patas de distinto color que quieren ir a lugares diferentes.

Además la sensación es que a Alberto no le gusta delegar y se ha cargado sobre los hombros también la esfera comunicacional. Como estrategia es buena porque lo hace muy bien y capitaliza apoyo pero no hay persona sobre la tierra que pueda soportar semejante presión. Es una tontería pero una muestra de los errores a los que esto puede llevar se dio en el mensaje grabado que extendía el confinamiento hasta el 10 de mayo y donde no quedó claro si habría una salida recreativa de una hora. Insisto: el mensaje estaba grabado y nadie de los que lo rodeaba lo advirtió. Y sin embargo, ese error llevó a cortocircuitos con gobernadores, intendentes y mucho mal humor entre ciudadanos que se habían ilusionado con esa posibilidad. Que mucha gente entienda lo que quiera o que haya dificultades de comprensión no es una justificación. Al contrario, si todos sabemos que mucha gente no entiende los mensajes o entiende lo que quiere, lo que hay que hacer es dar mensajes esquemáticos, repetitivos y claros. Alberto lo hace muy bien pero no puede hacerlo siempre bien.

Para finalizar, la controversia acerca de los presos merece varios comentarios aparte. Como alguna vez dijimos aquí, la oposición al gobierno no será moderada. Por supuesto que sería descalificar al sector no oficialista si lo redujéramos al pensamiento de Felicitas Béccar Varela. Pero cuando uno presta atención a las afirmaciones de los formadores de opinión, cabe advertir que lo que se está gestando es un caldo de cultivo para la irrupción de un liderazgo capaz de asumir ideas reaccionarias que parecían marginales. Dicho en otras palabras, estamos discutiendo si deben venir médicos cubanos y lo estamos discutiendo porque son cubanos; estamos discutiendo contra tipos que tienen un micrófono e instalan que “vos estás preso por la cuarentena y los chorros están sueltos”; estamos discutiendo contra uno de los diarios más importantes que al momento de dar una descripción de María Fernanda Raverta, flamante titular de la Anses, la presentan como camporista, hija de montonero y criada en una guardería de La Habana, que “se quedó” con la ANSES. Por todo esto, lo que enfrentará al gobierno no será una socialdemocracia blanca y progresista. No será un Felipe González. Puede llegar a ser un Bolsonaro. Esto, por supuesto, no hace que el gobierno sea inmaculado ni lo exime de culpas; menos aún lo aleja de sus propias tensiones y sus propios prejuicios.

Porque, y vale la aclaración, si bien es casi imposible estar informado en este país, al día que escribo estas líneas, en la provincia de Buenos Aires fueron excarcelados menos del 1% de los presos y la acordada del juez Violini indica que aquellos reclusos que podrían gozar del beneficio de la prisión domiciliaria serán aquellos que no hayan cometido delitos graves. Otros países, con gobiernos de derecha o de izquierda, han enviado a prisión domiciliaria a un porcentaje más alto de reclusos y sin embargo a pocos se les ocurre que detrás de esto hay un plan gubernamental de favorecer a los presos. ¿Cuál sería el beneficio que obtendría un gobierno por liberar a los delincuentes?

Además, la medida de excarcelar y exigir prisiones domiciliarias no solo puede defenderse por razones humanitarias sino también por razones pragmáticas y estrictamente egoístas. Porque si el virus entra a cárceles hacinadas el contagio será masivo y mientras 45 millones de personas estamos encerradas y la economía se viene a pique, el colapso en el sistema de salud lo acabarían generando los presos. ¿Cómo te pondrías si no pueden atender a tu viejo porque el hospital público o Swiss Medical, obligada ante el desmadre, tiene que ocupar sus camas de terapia intensiva con asesinos, chorros y violadores?

Dicho esto, es verdad que hay jueces que han mandado a sus casas a delincuentes que han cometido delitos graves; es verdad que podemos preguntarnos por qué se otorga prisiones domiciliarias cuando el Estado reconoce que ni siquiera cuenta con la suficiente cantidad de tobilleras electrónicas; y es verdad que hay sectores del gobierno que consideran que determinados delitos tienen que ver más con la desigualdad social que con la responsabilidad individual.

Esto me da pie para insistir en algo que escribí hace unos meses. La Argentina no se divide entre garantistas y punitivistas sino que enfrenta punitivismos selectivos. La derecha, que tiene poluciones nocturnas con el control que ofrece la cuarentena, detesta los derechos humanos pero sale a esgrimir cínicamente razones humanitarias para exigir que los genocidas puedan volver a sus hogares como humildes e inocentes viejecillos; pero la progresía, que se reivindica garantista, en realidad hace un punitivismo selectivo, tal como se vio en el caso de los rugbiers donde, por tratarse de presuntos asesinos ricos, todos festejaban que “los pibes chorros” de las cárceles los amenazaran con fajarlos y violarlos; este punitivismo selectivo de la progresía solo acaba esgrimiendo los derechos humanos de los sectores que cree representar; los derechos son para “mis presos”; para “los tuyos” escarnio público, escrache y tortura eterna en la “plaza pública” de Twitter. Los enemigos de esta progresía que encarna la corrección moral parecen no pertenecer a “lo humano” y lo más peligroso es que para ocupar ese lugar de las “no personas” ni siquiera hace falta una sentencia judicial: alcanza con una denuncia en una red social vinculada a algún tema que esté en la agenda de la progresía para que desaparezca la presunción de la inocencia y que toda la biblioteca de los derechos humanos se vaya al carajo.

Naturalmente los punitivismos selectivos no son equivalentes pero estas contradicciones hay que advertirlas porque es por allí donde las ideologías de las derechas más reaccionarias aprovechan para intentar igualarlo y relativizarlo todo.

El gobierno entendió que el dilema entre la salud y la vida era falso. Lo habíamos dicho aquí. La cuarentena solo se puede aguantar con guita en el bolsillo o con un plato de comida en la mesa. De aquí que se esté destinando una cifra récord de recursos para mantener la paz social. Mientras, del otro lado, como ocurrió siempre, ha empezado esa lenta pero penetrante tarea de esmerilar la figura presidencial, un desgaste que espera el momento en el que, como se dice en la jerga, empiecen a “entrar las balas”. Esos sectores piensan en el mediano plazo porque habrá un día después de la pandemia. Y para ese día el Gobierno debería estar preparado.

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.