fbpx Una cosa es la realidad, y otra el relato. | Otra Voz
Una cosa es la realidad, y otra el relato.
La fuente de Plaza de Mayo con las aguas teñidas de rojo.

Hace 5 años instalaron un relato sobre un fiscal corrupto, que encubrió 85 homicidios en el atentado más brutal ocurrido en nuestro país; y silenciaron también el encubrimiento de torturas y desapariciones durante la toma del Regimiento III de La Tablada, donde estuvo presente al momento de los hechos, como secretario de otro juez corrupto que además de ese aberrante accionar, también encubriría más tarde el atentado de las 85 víctimas.

Todo tiene que ver con todo, y nada es valorado en su justa dimensión.

El otro juez corrupto encubridor del atentado, hoy tiene a su cargo la "investigación" (no investigación) de las cuentas extranjeras y no declaradas del fiscal corrupto suicidado, que a su vez lo había denunciado al juez, nada menos que por instigar su muerte. Sin embargo, nadie habla de esa "pista" en la hipótesis de "asesinato" que, a pesar de no haber ni el más mínimo indicio, siguen blandiendo los operadores mediáticos.

Hablan de la colita de cuadril que la mamá y socia en el lavado de dinero del fiscal corrupto, se llevó, congelada y recién sacada del freezer, aún cuando el cadáver de su hijo, aún tibio, yacía a su lado. Pero no hablan de cómo manoteó las llaves del auto carísimo e importado que le prestaban a su hijo un agente de la CIA y el yerno de quien debía ser investigado por el fiscal corrupto.
Tampoco hablan de las cuentas en las que figuraba ella y su hija como socias, donde ocultaba el dinero que su hijo cobraba desde diversos "financistas" narcolavadores y/o mafiosos extranjeros por encubrir los 85 asesinatos.

Hoy se cumplen 5 años de la más monumental puesta en escena que jamás hayamos visto a nivel internacional y que nos tiene como rehenes de los medios de comunicación cada vez que quieren encubrir algo.

Los porteños se levantaron hoy, y vieron teñidas de rojo las aguas de las fuentes de la Plaza de Mayo "en homenaje" al fiscal corrupto suicidado.

Todo un símbolo que hayan teñido las aguas de las fuentes del pueblo, como para culpabilizarlo de algo que nunca sucedió. No fueron a homenajearlo al parque que rodea la Torre Le Parc , en donde ocurrió el hecho sangriento, y lugar en el que habitaba, sin pagar un peso, el fiscal corrupto.

No fueron a Tribunales, donde se supone que el fiscal corrupto debería haber ejercido sus funciones en lugar de saquear a los argentinos para prostituir mujeres, hacer costosos viajes, o pagar nutricionistas y gimnasios.

Tampoco podrían: también es abogada la mujer que acosó telefónicamente durante años, cuya denuncia penal fue prolijamente tapada por un poder judicial tan corrupto como el fiscal, a quien además, veían cebarse y maltratar a todos, sin decir jamás una palabra. No podrían reclamar nada en Tribunales, porque esos mismos fiscales que marcharon en la lluvia haciéndote creer que lo habían asesinado, fueron cómplices del fiscal corrupto.

Nos tiran un relato, donde todo se oculta.

La realidad, otra vez, hoy está siendo tapada por un golpe de efecto: las aguas coloreadas.

Aunque intenten taparlo, en la tintura de las aguas de la fuente del pueblo yo veo la sangre de las 85 víctimas de la AMIA y de los torturados y desaparecidos en La Tablada, brotando desde el suelo, mojándoles los pies a los argentinos para que nunca los olviden, porque ellos, enterrados, recordados sólo por sus familiares y amigos, siguen reclamando justicla.

Justicia, Justicia perseguirás.

Etiquetas

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.