fbpx La total sumisión argentina, frente al Secretario de Estado norteamericano. | Otra Voz
La total sumisión argentina, frente al Secretario de Estado norteamericano.
Macri y el Secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo, reunidos.

El secretario de Estado, de Estados Unidos, es decir, el segundo más poderoso en cualquier gobierno norteamericano, en este caso Mike Pompeo, se reunió con el presidente Macri. Según el funcionario estadounidense, el encuentro estuvo plagado por una profunda satisfacción y fue remarcado por un “encantado de reunirme con el presidente Mauricio Macri”, desde su cuenta de twitter. 

Pompeo, destacó: “Argentina se destaca como un socio confiable en nuestros esfuerzos compartidos para restaurar la democracia en Venezuela”, confirmando así la satisfacción por el estrecho alineamiento de Argentina con la parte más intransigente de la política exterior de la administración Trump. El detalle: desde el gobierno argentino, se ocuparon que el secretario de Asuntos Estratégicos de la Jefatura de Gabinete argentina se llamara también Pompeo, pero Fulvio, a modo de darle un mejor recibimiento al funcionario estadounidense.

En plena realización de la conferencia ministerial de Lucha Contra el Terrorismo el funcionario mostró su beneplácito, ya que el gobierno argentino se salió del marco de las Naciones Unidas en cuánto a quién es un terrorista y quién no. Cabe recordar que Macri, por decreto y sin consultar al Congreso, creó un registro propio y lo estrenó poniendo a Hezbollah. A todo ésto, Pompeo agregó brindándole una recompensa de siete millones de dólares.

La previa al encuentro:

La reunión realizada en el día de la fecha, tuvo fuertes antecedentes, por ejemplo: el mes pasado, cuando llegó el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de las fuerzas armadas de EE.UU, los americanos anunciaron que la visita era para hablar de “nuestros intereses comunes y la cooperación mutua”, mientras que desde el gobierno argentino explicaron que era para hablar de “ciberdefensa, narcotráfico y crimen organizado”. Faller, hablando ante cadetes de aquí, les explicó la nueva guerra fría al decirles que Rusia, China, Irán, Venezuela, Cuba y Nicaragua “no comparten los valores democráticos que tienen Washington y Buenos Aires”.

El perfil del  visitante:

Pompeo estuvo al frente de la CIA, aunque en su momento tuvo que dar marcha atrás en una declaración que lo había hecho famoso cuando era diputado, que torturar prisioneros era correcto y necesario. Como juró que no iba a autorizar que se volviera a usar el submarino en los interrogatorios. Cuando Trump tuvo un fuerte enfrentamiento con la CIA, al confirmar que los rusos interfirieron en las elecciones de 2016, Pompeo interrogó a agentes, jefes, analistas y encargados de departamento como si fueran el enemigo, pero no pudo encontrar cómo desmentir las conclusiones de los profesionales. 

En febrero de este año, fue el encargado de informar que su país se salía del Tratado de Misiles Intermedios, firmado en los ochenta, porque “Rusia no lo cumple”. Además, creó un Panel Sobre Derechos Inalienables para redefinir los derechos humanos, nada menos. Pompeo lo anunció públicamente explicando que el problema es “hay quien usa la retórica de los derechos humanos para fines dudosos o malignos”.

Es un hecho, que Pompeo, pasa por Argentina y Ecuador para disciplinarlas, y luego va a El Salvador y México para que no lleguen más exiliados a la frontera del Río Grande. Y, ni que hablar que cabe evaluar, las ventajas y desventajas de la política exterior del gobierno macrista, de meter de lleno a la Argentina en el conflicto Estados Unidos, con Rusia y Medio Oriente. Es real el peligro de la política exterior del macrismo al correrse del ámbito de las Naciones Unidas (ONU) para hacer propias las prioridades de Estados Unidos.

Etiquetas

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.