fbpx Cómo enfrentar la Depresión Social | Otra Voz
Cómo enfrentar la Depresión Social
Globo deprimido

Suena el despertador. Es hora de levantarse.

Me vienen a la cabeza las cosas que tengo que hacer.

La mayoría son un embole, no me gusta hacerlas, o me molesta la forma en que las tengo que hacer.

Para colmo me doy cuenta que estoy cansado, que no dormí bien.

Que ganas de quedarme en la cama!

Pero tengo que levantarme porque se hace tarde y todo va a empeorar.

Bañarme es un problema. Pienso en el agua y el gas. Y muchas ganas no tengo.

Desayunar es un problema. Pienso en lo que queda de yerba, de café, de pan y de galletitas, y que ya tengo que comprar y están por las nubes.

Para colmo entre el hábito y que no banco el silencio que me obliga a pensar, prendo la tele o la radio y me atacan las malas noticias del día.

Los chicos tienen hambre y lo tengo que resolver de alguna manera.

Levantarlos es un problema, darles algo de comer es otro problema, llevarlos a la escuela es un problema e ir a buscarlos también. Mantener la casa es un problema, y la luz el gas, el agua, el alquiler, las expensas, los remedios, los impuestos, todos son problemas.

Y no sé cómo los voy a resolver, y ni siquiera sé si los voy a poder resolver.

Y si tengo todavía esa suerte salgo a trabajar, sabiendo que con el sueldo poco voy a poder hacer.

¿Tengo resto en la sube o la tengo que cargar, cuánto le pongo? ¿Cuánto tengo encima?

¿Habrá subte, andará el tren, cómo vendrá el colectivo, podré subir?

Viajaré como pueda, como todos los días.

Y a bancar las horas de trabajo, como todos, y con los jefes que están tan molestos, incómodos, insatisfechos y jodidos como yo y como la mayoría de los que me cruzo en la calle.

Y comeré lo que me pueda traer de casa o lo que pueda comprar si puedo.

Y al volver, será todo igual o peor.

Y cuando llegue a casa sé que me voy a encontrar todo igual o peor.

Y veré que hago, y que puedo comer, y veré la tele y me envenenaré un poco más, o veré netflix, o me clavaré una pastilla para poder dormir.

Para levantarme mañana tan cansado y maldormido como hoy, o peor.

Este es un día cotidiano, de la vida cotidiana de la mayoría de la población.

Y así en la calle vemos gente ida, con los ojos perdidos, o hablando sola, o durmiendo en la calle, o pidiendo una limosna para poder comer, o que no registra al otro, que parece que te patoteara, que te mira y no te ve, que atropella, que va metida en un frasco, enfrascada en sus cosas.

Y para colmo cuando alguien te mira y se te acerca, te da miedo que sea para pedirte plata o para robarte.

Nada bueno se te puede ocurrir en un clima social insolidario y agresivo que genera ansiedad, angustia e incertidumbre.

Esto explica sociológicamente el stress y el desgaste que llevan a la depresión social.

Que bajón esta columna hasta acá no?

Pero bueno, nuestro tema sociológico es ¿Cómo se enfrenta la depresión social? Y de eso el movimiento nacional y popular sabe mucho.

En principio sabemos que nada nace de un repollo, y que el proceso de desorganización de la vida individual, familiar y social es un mecanismo que usan los enemigos del pueblo para saquearlo. Y que la tristeza y la depresión que producen es una forma de anestesiar a los que van a ser violados.

Arturo Jauretche decía ya en los orígenes del peronismo y de la salvaje reacción conservadora antipopular que:

Los pueblos deprimidos no vencen ni en la cancha de fútbol, ni en el laboratorio, ni en el ejemplo moral, ni en las disputas económicas. Nos quieren tristes para que nos sintamos vencidos. Nada grande se puede hacer con la tristeza. Por eso venimos a combatir alegremente. Seguros de nuestro destino y sabiéndonos vencedores a corto o largo plazo.”

La incertidumbre, la angustia y la depresión paralizan. Esa es la estrategia duranbarbista del gobierno ultraliberal y ultraconservador para garantizar el saqueo.

El antídoto para neutralizar esa estrategia salvaje es moverse, es salir a la calle para enfrentar las políticas y cada una de las nefastas decisiones de los saqueadores. El antídoto es enfrentar a la mayor represión con más movimiento. En definitiva el antídoto es politizar el ambiente social y movilizarse.

Perón sostenía que sólo la organización vence al tiempo, y nosotros hoy decimos que sólo la movilización social puede vencer a los enemigos del pueblo, puede dejar en evidencia y enfrentar a los saqueadores y a la represión que despliegan sobre la población.

Por eso el peronismo en general, y hoy su mejor expresión, que es el kirchnerismo; no son técnicamente un partido político, sino que siempre se definieron como un Movimiento. Nacional y Popular. Ni sectario ni excluyente.

La actividad que nos saca de la depresión es la Militancia. Por eso hay que militar. Militar la vida, militar la pareja, militar la familia, militar el trabajo, militar la calle y el barrio, la política y la cultura.

Ya dijo Evita, nuestra compañera y Capitana:

Si el pueblo fuera feliz y la Patria grande, ser peronista sería un derecho, pero cuando la Patria está en peligro, ser Peronista es una obligación.”

En las últimas semanas cientos de miles de nosotros nos encontramos en las protestas populares en las esquinas de Buenos Aires y de las demás ciudades del país, y en las movilizaciones en defensa del juez Ramos Padilla y ayer en la Plaza de Mayo y en múltiples lugares de nuestro país, a 43 años del sangriento golpe de Martínez de Hoz y Videla. Nos encontramos con otros ojos, con otras miradas, con otro ambiente social, nos llenamos de oxígeno, nos cargamos de energía, nos encontramos con ganas, acompañados y compañeros, y marchamos y cantamos juntos, combatiendo al capital, a los saqueadores y a la depresión.

Con alegría, porque no nos van a sacar las banderas, ni los bombos, ni los cantos,

Ni nos van a borrar la sonrisa.

Esta columna está realacionada con Pobreza y Depresión - Relación con los sistemas neoliberales de la Dra. Inés Barrio. Recomendamos leer ambas para una mayor comprensión de los temas tratados.

Etiquetas

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.