fbpx Gabriela Torres, Secretaria de Políticas Integrales sobre drogas de la Nación (Sedronar). | Otra Voz
Gabriela Torres, Secretaria de Políticas Integrales sobre drogas de la Nación (Sedronar).
Sedronar
Entrevista para el Programa Filosofía Rock, que conduce Elizabet Vega Gron.

"Para hablar del consumo problemático de sustancias, no podemos dejar de hablar del consumo en general. En sociedades donde prima el consumo y el capitalismo, que nos ha marcado a todos para que así sea. Estamos en una lógica en la que el consumo es buenísimo, El consumo además es exitoso en su objeto, porque el consumo, clama, después eso es efímero."

“El lazo social es la posibilidad que tenemos de construir con otros y sentirse parte, ése es otro aspecto del problema. La cultura y el contexto, el trayecto de vida de alguien, y el cuerpo, también, desde el acceso a la salud, al sistema médico. Es muy diferente en cada uno de nosotros. Hay quienes nunca tuvieron posibilidad de que les dijeran que estaba bien lavarse los dientes, o el acceso a la salud. Hay un montón de construcciones. Después, algo que tiene que ver con la angustia del vivir como dice Freud “Todos necesitamos un quitapena” ¿Dónde depositamos eso y para qué consumimos? Muchas estrategias que estamos trabajando tienen que ver con poder revisar eso.

Otro tema es el narcotráfico. Es un negocio de sustancias ilícitas, pero no es como cualquier negocio, es un negocio que afecta mucho la salud, a quienes padecen un consumo problemático, que tiene una situación por detrás complicada. No es cualquier negocio que puede regular el mercado ni mucho menos, hay una complejidad enorme.”

“En el Sedronar somos un equipo aunado por un proyecto en común, para ordenar primero la prevención y la atención y la asistencia, tiene que dialogar, no es por separado con otras áreas. Abrimos un área dentro de Sedronar, que es de Investigación que la estamos trabajando con el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Es necesaria porque en estos temas todos los países tienen acuerdos internacionales y lo que se mide en encuestas son acuerdos internacionales de prevalencias de sustancias, pero hay poca investigación en relación al trayecto de vida, motivaciones de consumo y estamos cambiando la matriz respecto a eso. Estamos abriendo nuevas áreas en prevención en relación a una coordinación específica de género y diversidades, el consumo en estos sectores es invisibilizado y es estigmatizado y nuestras adolescentes tienen el mismo modo de consumir: “Consumen hasta donde de” como dicen cuando hablamos con ellos y ahí, hay algo de falta de cuidado y muchas cosas para trabajar. Trabajamos el ámbito educativo con el Ministerio de Educación para que no sea la charla de la profe copada que deja de hablar de otras cosas para tocar estos temas sino lineamientos curriculares dentro de la escuela y formación sostenida. Estamos empezando a trabajar con el Ministerio de Trabajo. Hay algo que tiene que ver con revisar las condiciones laborales y que estos temas entren en los convenios colectivos de trabajo.”

“Acabamos de sacar un protocolo para medios públicos que será extensivo a medios privados también, cómo se abordan los temas cuando se dan datos que sean ciertos, no hablar del “flagelo de la droga” como si fuera un fenómeno climatológico que no se puede hacer nada, respetar a las personas, que no diagnostiquen los periodistas, etc.  Estamos iniciando capacitaciones y conversatorios para sacar dudas por medio de ese protocolo para sacar dudas, con estrategias diferenciadas para radio, televisión y agencia Telam; también trabajamos con Argentores en relación a la ficción.”

“Es un buen momento para preguntarnos ¿Qué depositamos en esa sustancia? ¿Cuándo un consumo es problemático y un problema? No es lo mismo consumir un vaso de vino que ser un adicto, porque una cosa es lo que consumo una vez, otra cosa es que voy depositando en eso (doy ejemplos de drogas legales porque es lo que más se consume en argentina: Alcohol, medicamento y tabaco en todas las edades y sectores sociales y regiones del país) otra cosa es necesitar ese vaso para acompañar cualquier situación: divertida, nerviosa, triste y luego cuando empiezo a necesitar eso, para enfrentar cualquier situación de mi vida y después sino tengo eso, parece que no puedo levantarme.”

“Para nosotros una línea muy importante, que por supuesto va en el marco de un proyecto de país también, tiene que ver con que las personas puedan elegir no consumir, puedan elegir tener una vida mejor y más saludable. Entonces hay que instalar el tema en varias aristas, porque también el tema viene muy vinculado a los jóvenes y a los jóvenes pobres y la verdad que no es cierto, es un tema que nos atraviesa a todos, lo que pasa es que en el mundo adulto está más invisibilizado y según la clase social se hace más puertas adentro, entonces parece que el problema no existiera.”

“Hace diez años que tenemos una ley de salud mental, que es muy importante, porque le da derecho a la persona para hacer tratamientos, tiene una concepción en relación a su contexto y todas las dimensiones del problema. Los tratamientos se fueron adecuando en relación a esto. Nadie te puede encerrar, antes era considerado tan raro a alguien que consumía que se lo encerraba, lejos. Cada vez más, hay diferentes modalidades de tratamiento que tienen que ver con quien seas vos, y que puedas sostener. Entonces hay primera escucha, hay un programa de espacios comunitarios, casas de atención y acompañamiento en barrios vulnerables, mientras hay un grupo terapéutico, empieza a ser parte de algo, aprende algo, y se entusiasma en la vida con algo.”

“Tenemos tratamiento ambulatorio e internaciones temporales y también volvimos a relacionarnos con el Sistema de Salud. Sedronar y el Ministerio de Salud no habían trabajado juntos nunca. Eso es importante para pensar la desintoxicación en las guardias de los hospitales, tiene que estar hermanado porque es una red, uno puede desintoxicarse y después necesitar de una red de atención y estamos trabajando con esa lógica. También con las provincias, cada provincia de nuestro país tiene un área específica de éste tema.”

“Tenemos una línea telefónica que es la 141 que es 24 horas. El 70% del llamado son mujeres. Pero sólo el 5% es para ellas. Las mujeres llaman para pedir para otros: su marido, hijo, vecino, sobrino. Hay algo que es tremendo, el rol del cuidado impuesto, no como pares, sino como “te tengo que cuidar y pedir ayuda” invisibilizado. Las mujeres no llaman para pedir ayuda para ellas.”

“Una mujer que es madre, que toma alcohol en demasía, la sociedad la estigmatiza y es una borracha y es mala madre y en el hombre no es así, es casi como un “gracioso”. Entonces hay un montón de estigma y para nuestras adolescentes es tremenda la sanción que tienen por el consumo de alcohol, en una sociedad que el mundo adulto deja solas. Hay menos lugares de atención para ellas, si se tiene que internar, es con sus hijos, entonces estamos trabajando para ampliar éstos lugares”.

En relación a la delimitación entre drogas legales e ilegales dijo: “Sobre éstos temas, no hay un debate sobre una sustancia por fuera de un debate integral sobre todos estos otros temas, porque sino vamos a poner a debatir a toda la sociendad sobre marihuana sí o marihuana no, sin poder hablar de otras cuestiones. Antes de hablar de una sustancia tenemos que tener prevención sistemática, lugares de atención en todo el territorio. La política tiene que ser integral porque no cualquiera tiene la capacidad de elegir qué le hace bien y que no y cuánto en su propio cuerpo. No se puede hablar de sustancia sin hablar de otras cosas, antes de la pandemia, había planificada una mesa de trabajo interministerial para abordar todas las aristas del tema. Lo que está claro, y trabajamos con el ministerio de justicia, es que si alguien consume y lo meten preso por eso, no es un tratamiento y hay que hacer algo, porque no es lo mismo una persona que consume que una persona que lava dinero y trafica drogas y atenta con la vida de la humanidad, pero si alguien tiene un problema de consumo problemático, que te encierren en una cárcel, no es un tratamiento y lo que pasa, es que los que más van presos, son jóvenes y de sectores vulnerables”.

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.