fbpx Julio De Vido y la actualidad política. | Otra Voz
Julio De Vido y la actualidad política.
Julio De Vido

Daniel Luna: Tenemos el honor de recibir el llamado del arquitecto Julio De Vido. Muy buenas tardes, Daniel Luna, Ximena Benítez, Marcelo Brizuela y Osvaldo Gagliardo de Una x Semana te saludan.

Julio De Vido: Hola ¿cómo te va Daniel? Saludos a vos, a tus compañeros ahí en el piso y a todos los oyentes de la radio.

D. L.: Julio la verdad es un honor, sabíamos de la posibilidad de tu llamado y desde ya estamos muy agradecidos por esta oportunidad que nos das de hablarte.

J. D. V.: No, un gusto comunicarme con ustedes, ya Lali me estaba controlando para que no me olvide pero siempre estamos dispuestos a charlar con los amigos para hablar un poco sobre la realidad del momento y de los problemas que vemos, los que tenemos y los objetivos a los que tenemos que ir.

Osvaldo Gagliardo: En ese orden está bien, para nosotros en ese orden viene bárbaro Julio, todo el afecto, el amor, estamos con vos ahí.

J. D. V.: El compañerismo y la amistad también, pero el compañerismo es importante en estas horas.

O. G.: Sí. Uno de los tipos más importantes que ha tenido la década ganada.

D. L.: Julio ¿Cómo estás hoy? ¿Cómo te sentís?

J. D. V: Bien, haciendo política, a la mañana recibí la visita de Guillermo Escudero, un diputado provincial de La Plata, fue candidato por la provincia de Buenos Aires, que fue candidato a intendente en las últimas elecciones PASO, no tuvo la suerte de ganar pero está acompañando como peronista todo el proceso de esta batalla por derrotar al neoliberalismo y también de Mariano Bruera que fue otro preso político de este régimen oprobioso que nos gobierna.

D. L.: Vos sabés que ayer estuvimos en el homenaje que le hicieron a Eduardo Luis Duhalde.

J. D. V.: Sí, la verdad que un gran compañero y el mejor recuerdo para él. Un campeón de la lucha por los derechos humanos, con una visión fuertemente peronista, reivindicatoria del rol del peronismo, no solamente en los derechos humanos sino como partido, cabeza de alguna manera de lo que es el bien entendido progresismo en la Argentina. La verdad un prócer Eduardo.

D. L.: Sí, nos encontramos con Lali, yo la verdad que no sabía si iba a ir.

J. D. V.: Vino, salió medio corriendo de acá, ayer justo los lunes y los jueves tenemos visita femenina por las tardes y salió medio corriendo porque llegaba tarde. Pero estaba muy contenta, muy contenida en el acto, muy reconocida y a través de ella también el reconocimiento hacia mi persona.

D. L.: Julio sé que estás muy informado y que estás al tanto de todo lo que está pasando acá afuera en la parte política y me gustaría saber tu opinión. ¿Qué panorama ves o qué perspectiva ves con el próximo gobierno? Vos que sos un hombre que ya tuviste, digamos una gran experiencia.

J. D. V.: Me parece que damos por hecho un resultado para el 27 de octubre, creo que la fórmula de Alberto y de Cristina va a ser triunfadora. Sí tenemos que entender que Macri fundamentalmente está llevando adelante un enorme esfuerzo para mantener el liderazgo opositor. Te diría que dentro de la oposición es la peor de las caras, representa a la derecha más cerril y más saqueadora de los intereses nacionales y de la soberanía nacional. Y él está tratando por todos los medios de mantener su liderazgo, me da la sensación que toda esta recorrida y demás que está haciendo lo está haciendo para consolidar su jefatura sobre la derecha. Más que con el objetivo de obtener un triunfo el 27 de octubre o la famosa victoria o el “darla vuelta” como lo llaman ellos.

Me parece que, claramente, se los ve con mayor fuerza de iniciativa que al resto de sus competidores, claramente, y el resto está tratando de cortar boleta, a ver cómo lo tapan en la boleta electoral, cómo cortan. La veo muy ausente a la gobernadora en su liderazgo en la provincia de Buenos Aires, que fue un liderazgo más que nada de las encuestadoras que de ella misma. Y veo al peronismo consolidándose. Me parece muy importante la reunión de la Unidad Gremial que se planteó la semana pasada. Creo que esa unidad debe verse, claramente, reflejada luego en la concertación que quiere llevar adelante Alberto.

Creo que hay que tener mucho cuidado en los manejos de los tiempos de la concertación y fundamentalmente en administrar un poder, que se va a obtener sin duda con el triunfo electoral el 27 de octubre, pero que va a ser muy volátil si no se consolida. Por eso yo creo que más que concertar, que hay que hacerlo, no me parece mal la idea del orden nuevo y demás. Pero no hay que perder un minuto, ni una sola oportunidad para ir consolidando poder al futuro gobierno que sin ninguna duda va a ser poder popular, un poder que va a ser representativo de los votos que se obtengan el 27 de octubre. Si no la volatilidad va a ser muy grande. El enemigo o el adversario... yo lo llamaría enemigo, fundamentalmente, a los medios monopólicos, un monopolio siempre es un enemigo de los intereses populares... está intacto.

Días pasados escuchaba a un colega de ustedes, Roberto Navarro hablar de que parece que ahora la historia la escriben los que pierden y la verdad yo creo que Magnetto no ha perdido, está intacto. Hay una anécdota, un comentario que leí en algún medio, ahora no recuerdo, diciendo que los juntó a todos el 12 de agosto, a su staff periodístico, Lanata y compañía y les dijo “muchachos los que perdieron son ustedes, yo no perdí”. Y creo que es lo que se refleja en la tapa del diario. No más ver que el día que se anunció el escandaloso índice de pobreza de la Argentina, al día siguiente publicaron el conflicto en Perú, el conflicto institucional. Así que hay que tener mucho cuidado, hay que hacer un relevamiento permanente de la realidad y del equilibrio o, más que nada, de la correlación de poderes, entre poder popular y el poder concentrado, económico, dominante, monopólico.

D. L.: Julio la otra vez te escuchaba en una entrevista con Daniel Tognetti y comentó una anécdota muy buena acerca de cómo Néstor junto vos que venías del sur y a Alberto Fernández, con una visión en relación a tomar las decisiones políticas que tomaron en el 2003. Alberto está hablando de que quiere hacer un gobierno más federal, más participativo y no solamente con una visión porteña exclusivamente, y de hecho se comprometió y firmaron 5 puntos con las distintas provincias con las medidas que, supuestamente, se iba a comprometer a tomar en conjunto con todos los gobernadores ¿qué opinión tenés acerca de esa decisión y si lo ves factible, capaz de lograr toda esa promesa y ese compromiso federal de gobierno?

J. D. V.: Yo he recorrido el país de punta a punta varias veces, tanto en campaña electoral en su momento en el 2002 fundamentalmente, como luego de ser gobierno. Ahora lo recorro más que nada mentalmente y voy viendo la realidad. Mirá, yo te diría que después de la bandera y seguramente el movimiento nacional y popular que en el siglo pasado lo encarnaron, en el siglo XIX lo encarnaron fundamentalmente los caudillos, es el sentimiento más arraigado del interior argentino. Vos vas a cualquier pueblo, vos hablas de federalismo y la gente lo siente y lo vive y siente lo que quiere decir. A lo mejor no interpretan con precisión académica el sentido de la palabra pero sí lo sienten correr en su sangre.

Y tenemos que entender claramente que el federalismo es anterior a que la Ciudad de Buenos Aires fuera la capital de la Argentina y que la Ciudad de Buenos Aires fuera el puerto concentrador de toda la riqueza; fundamentalmente que se expoliaba los famosos excedentes exportables que se exportaban desde el interior generalmente en condiciones de absoluta desventaja. Tenemos que entender que el interior, como está constituido hoy, el federalismo y el nivel de postergación que tiene en términos de su realización y también la derrota de Pavón, es decir, cuando sí ponen el proyecto mitrista que es el proyecto de la Constitución del ‘52, del ‘62, del ‘94 últimamente, ahí hay una clara supremacía y una hegemonía de los intereses del puerto sobre los intereses del país federal.

Néstor, fundamentalmente en los últimos años del menemismo y durante el gobierno de la Alianza, de alguna manera tuvo un liderazgo junto con otros gobernadores; de la Sota estaba también allí, Eduardo Duhalde, ahí se vivió, yo creo que por última vez en la Argentina, un sentimiento federal en donde las provincias les ponían las condiciones a la Nación, sobre todo ante los intentos devastadores del neoliberalismo que planteaba su proyecto a través de Domingo Cavallo, esencialmente del ‘91 al ‘96 con Menem, y finalmente con De la Rúa. Particularmente creo que no se puede hacer federalismo en base a concesiones graciosas del gobierno central sobre las provincias.

El federalismo se expresa, claramente, del interior hacia la Capital. Los gobernadores actuando como foro en sí han generado muestras claras de federalismo sobre todo en nuestro gobierno, donde en el caso del Ministerio de Planificación más del 60% de la inversión pública fue llevada adelante por provincias y municipios. Particularmente creo que hay un error si se cree que vamos a hacer federalismo reuniéndonos una vez por mes en una ciudad del interior diciendo que es la capital. No es lo que las provincias quieren, no es lo que las provincias necesitan y no es lo que la historia argentina plantea. No sé si quedó claro.

O. G.: Quedo clarísimo. Julio yo te quiero hacer una pregunta que tiene que ver con una sensación mía que ojala vos me corrijas, no sé. Osvaldo Gagliardo te habla.

J. D. V.: ¿Cómo te va?

O. G.: Bien. Yo tengo la sensación, tuve siempre la sensación, de que uno de los factores que generó la oposición y la bronca con el peronismo kirchnerista al interior del mismo peronismo tuvo un cierto apoyo en que a los gobernadores y los dirigentes del interior y de algunas intendencias no les caía nada bien que desde el gobierno central se controlara y se administrara y se les adjudicaran presupuestos en base a proyectos y no sólo por tener el escudito.

J. D. V: ¿Cuál sería la pregunta?

O. G.: La pregunta es ¿te parece que fue así? O sea el tipo de administración de la caja nacional que hizo el kirchnerismo en el sentido de invertir en todo el interior y a nivel federal, pero en base a proyectos concretos.

J. D. V.: Sí, correcto y fundamentalmente proyectos que eran bandera y que eran un reclamo histórico de los lugares donde se llevaban adelante. Las obras que se hicieron en la provincia de Misiones, en la reparación histórica de Formosa, todas estas obras respondían a una reivindicación histórica de alguna manera que era el federalismo que se expresaba a través del anhelo de la gente de llevar adelante distintas obras que les permitían, fundamentalmente, reforzar su autonomía como Estado federal. Si vos te pones a pensar todo el proceso electoral que hubo todo este año en la Argentina fue en gran medida previo a la decisión de Cristina de conformar la fórmula electoral presidencial que sacó 20 puntos de diferencia en la última elección.

Todas las elecciones anteriores a esa decisión de Cristina claramente se pueden decir que son el resultado de un ejercicio de la autonomía. Lali siempre dice que el resultado de una actitud endogámica es de las comunidades del interior, cada uno votó y apoyó a quien de alguna manera le rendía para llevar adelante el proyecto más autónomo y más soberano para el Estado federal, más reivindicatorio de la historia del solar propio, del lugar donde se vive, del lugar donde uno está radicado. Vos fíjate que los 4 o 5 presupuestos, los 4 que ejecutó Néstor Kirchner desde el 2003 al 2007, fueron ejecutados. Te digo en el caso de mi ministerio, la mayoría de las partidas fueron sobre-ejecutadas sobre la necesidad de Néstor de llevar adelante la construcción de cloaca, agua, obras hídricas, de caminos que se hicieron a lo ancho y a lo largo del país.

Nosotros íbamos de la mano de la voluntad del gobernador o del intendente de llevar adelante las obras a partir de partidas que nosotros le dábamos vía el presupuesto. Jamás hubo reuniones de gabinete en donde yo me hubiera peleado con el ministro tal o cual por la partida. El que definía la partida que se llevaba cada cosa, el que definía el sentido de la gestión en cuanto a la inversión pública en general, claramente era el presidente. Nosotros éramos ejecutores y administradores de la partida que el presidente nos encomendaba fundamentalmente, que era sobre-ejecutada. Además de hacerlo bien que lo hiciéramos a plenitud, cosa que ahora uno no ve. Está bien, analizás cualquier presupuesto del 2016 en adelante y ninguna partida de lo que sea inversión pública llega a fin de año ejecutando más del 50%, 60% en el mejor de los casos.

El otro día hablaba una compañera, ahora no recuerdo, una periodista muy defensora de las cuestiones del feminismo y demás y planteaba que en el caso de una de esas partidas que era en defensa de las mujeres en relación a las cuestiones de los femicidios, a la violencia que de género, no se había ejecutado ni el 7%. Vos te das cuenta, y ahora el presidente en su campaña utiliza el tema de la seguridad de género, especialmente haciendo anuncios a cuatro días de las elecciones, cuando el presupuesto que estamos corriendo no ejecutó ni el 10% de las partidas destinadas a ese mismo objetivo. Una locura.

Porque los presupuestos, en estos gobiernos neoliberales, pasan a ser una fachada, como en el Barroco. Es una fachada atrás de la cual no hay nada, porque lo único que se hace el día anterior a votarlo, andan los diputados, los senadores o los gobernadores atrás diciendo “quiero la partida para tal camino, para tal obra hídrica”, y después no se realiza. Simplemente para cubrir ese día la instancia burocrática o tecnocrática de que figura en el presupuesto la obra que después no se ejecuta, porque las partidas de todas estas materias que hacen a la evolución de la inversión pública y de infraestructura de cada una de las localidades están totalmente subvaluadas. Esto es así.

Y también hubo un caso, volviendo al tema del federalismo, la semana pasada, creo que en la elección de Mendoza, nos tiene que llamar a recapacitar sobre caer el candidato a presidente con todos los gobernadores, hacer un gesto de fuerza que yo creo que fue negativo para la propia candidata en ese momento, no le sirvió, ni a ella, ni a Alberto ni a los gobernadores que fueron. Porque las provincias son muy orgullosas y muy celosas de su autonomía y del orgullo de sus pueblos. Y lo dice un porteño que vivió 25 años en Santa Cruz. O sea, yo vine con una formación y a mí en Santa Cruz se me cambió la cabeza, y fundamentalmente con la mirada de Néstor Kirchner de enorme respeto a las soberanías populares.

X. B.: ¿Qué tal, Julio? Ximena Benítez te habla.

J. D. V.: ¿Cómo te va?

X.B.: Te estuve escuchando esto de que decías de usar la propaganda política. Este gobierno también uso la propaganda de que hicieron cloacas.

J. D. V: Y no hicieron nada.

X. B.: Exactamente, pero ellos en publicidad sí lo hacían. Yo tuve la suerte de estar dentro de la órbita del Ministerio de Planificación cuando vos estabas ahí. Estaba en la unidad de financiamientos externos y realmente, uno cuando trabaja en estos lugares, se da cuenta de la inversión que se hace en todas las provincias, en todo el territorio nacional. Y quizás vos compartís conmigo la visión de que no supimos comunicar lo que estábamos haciendo de manera eficiente porque no decíamos que éramos un gobierno federal. Sin embargo estábamos haciendo. Los hechos demuestran toda la cantidad de obras que se hicieron a lo largo y a lo ancho del país. ¿La comunicación es lo que fallo?

J. D. V.: Creo que la comunicación falló, en eso estoy con vos. No tengas temor en decirlo, la comunicación no fue buena, nosotros no manejábamos área de comunicación, la comunicación la hacía el gobierno centralizadamente desde la Unidad Presidencia generalmente y desde la Secretaría de Medios. Nosotros nos dedicábamos a hacer. Vos estabas en un área que fue clave, recordemos el trabajo que hizo Pablo y los demás compañeros allí. Todos, sin que nadie fuera más o menos importante. Podía haber habido un nombre jerárquico administrativo pero no político.

Y la verdad este gobierno tuvo el mayor crédito del Fondo Monetario Internacional de la historia y que afecta a la soberanía nacional y a los intereses del pueblo. Y nosotros obtuvimos el mayor crédito de la historia del Banco Interamericano de Desarrollo para llevar adelante todo el desarrollo del Norte Grande, del gaseoducto de alimentación a las provincias del noreste argentino y, en fin, un montón de obras hídricas y de saneamiento que se llevaron adelante con ese crédito que en total eran cerca de los seis, siete mil millones de dólares. Y la verdad es que se dio prioridad a difundir otras cosas.

Da la casualidad que los más perseguidos fuimos los que hicimos y a lo mejor no difundimos. Y fundamentalmente aquellos que representábamos los intereses del interior, a los que llevamos adelante los proyectos de ciencia aplicada, el caso de los satélites, el caso de los reactores nucleares de experimentación que exportamos inclusive a Australia. Ganamos una licitación en Francia, pudimos terminar Atucha II, pudimos conseguir los contratos para construir dos centrales atómicas más que no se concretaron. Cuando nosotros nos fuimos, el área nuestra, dejó veintisiete mil millones de dólares en créditos que ya estaban otorgados con las cosas listas para empezar. El caso de las centrales hidroeléctricas, Kirchner y Cepernic en Santa Cruz, Chihuido en Neuquén y las tres centrales nucleares, dos con China y una con Rusia.

Eso eran veintisiete mil millones de dólares, si se hubieran llevado adelante esos créditos, si los hubieran distribuido en todo el país el problema de los fondos buitres hubiera quedado resuelto con eso y no con el primer endeudamiento que fue la patada inicial, el brutal endeudamiento que tenemos ahora, como fue la ley que se votó en aquel momento, yo era diputado y voté en contra obviamente, para tomar crédito para pagar a los fondos buitres. Finalmente tomó el crédito, los fondos buitres pedían 12 nosotros le pagamos 15 y finalmente hoy debemos ciento ochenta mil millones de dólares. Esta es la realidad.

X. B.: ¿Cuál creés que fue el objetivo de este gobierno? Porque yo no creo que ellos hayan llegado al poder para gobernar.

J. D. V.: Yo creo que ellos lo que hicieron, primeramente, fue desalentar el protagonismo que la Argentina estaba adoptando en el mundo y fundamentalmente con países no tradicionales en la región como China y Rusia. Segundo desalentar los proyectos de ciencia aplicada. Argentina no tenía por qué construir satélites, Argentina no debía construir el vector Tronador para poner sus satélites en órbita en el futuro, esta Argentina no debería haber hecho el gasoducto del NEA porque ese gas debíamos exportarlo y no usarlo para el desarrollo de la industria nacional.

Todos esos objetivos el gobierno los logró y además fue absolutamente funcional a los fondos financieros internacionales que a través de los monopolios locales como Clarín y La Nación hicieron posible que ellos fueran gobierno y que gobernaran de forma impune cometiendo los delitos más atroces en los últimos 4 años.

Marcelo Brizuela: Julio ¿qué tal? Marcelo Brizuela te saluda.

J. D. V.: Hola ¿cómo te va?

M. B.: Bien, muy bien. Apelando a esa libertad tuya que es esencial y que está por encima de lo que digan 4 jueces, quisiera que manejes con esa libertad este concepto acerca de qué elementos o lineamientos entendés que no pueden faltar en un plan de gobierno, en esta nueva oportunidad que se nos presenta a todos.

J. D. V.: A mí me parece, la propia compañera lo decía antes, que lo que tenemos que hacer es más clara la comunicación, tenemos que consolidar poder. Yo entiendo que la concertación es una herramienta válida para lograr gobernabilidad pero una cosa es la gobernabilidad y otra es la consolidación del poder que la gente te da a través de su voto. Nosotros para poder hacer respetar el voto de la gente debemos consolidar ese poder que nos entrega la gente en el voto y eso no se hace solamente con una mera concertación.

La concertación hace a la convivencia, la concertación hace a las reglas del juego que deben primar en la redistribución del ingreso. Hace a algunas cuestiones tácticas como pueden ser un acuerdo social de espera, una suerte de espera en algunas reivindicaciones pendientes de los trabajadores, calculo que va a haber alguna resignación de rentabilidad por parte de los empresarios y fundamentalmente poniéndose muy firme en el terreno económico. Si nosotros no aplicamos principios que son históricos del peronismo, que están escritos en la Constitución del ‘49 los artículos 38, 39, 40 nos marcan claramente cuál debe ser la filosofía económica que debe tener un gobierno peronista. En primer lugar el manejo del comercio exterior. Cuando hablamos de la nacionalización del comercio exterior no hablamos de ninguna reforma agraria, de sacarle la propiedad de nada a nadie, sino simplemente que el Estado argentino sea el protagonista de la recuperación de los ingresos por los excedentes exportables que son los dólares que ingresan al país.

Y que esa es la riqueza de la Argentina y de todos los argentinos, no de 4 o 5 vivos que lucran con ese excedente y quieren encima dejar el monto de ese excedente, de los pagos de esas exportaciones, en el exterior como pasaba hasta hace dos meses que ya por el escándalo que se les venía encima, que se les caía todo por la cabeza tuvieron que dar un plazo o un límite de tiempo para liquidar las exportaciones. Luego el monopolio de los servicios públicos. Nosotros avanzamos firmemente en ese sentido, la recuperación de Aerolíneas, del Correo, de YPF, del espacio radioeléctrico, de Aguas Argentinas, significó claramente un paso muy concreto y directo en la recuperación del monopolio de los servicios públicos.

¿Por qué? Como en el año ‘46 hoy en día los servicios públicos han sido dolarizados y de esa manera nosotros pagamos tarifas en pesos pero llevadas a valor dólar, con lo cual ellos no invierten un peso y el 100% o el 80% de lo que recaudan lo remesan. Si a eso le sumás que los que exportan no liquidan las exportaciones acá estamos ante un cuadro de cesación de pago. La Argentina no va a poder pagar sus obligaciones externas si no se analiza el comercio exterior. Y que no me vengan con ningún verso, con ninguna alquimia rara porque no hay ni alquimia rara ni verso alguno que pueda resolver este problema si no se nacionaliza el comercio exterior.

Y luego si no hay monopolio de los servicios públicos, las tarifas no van a volver a ser en pesos y no solo las tarifas, toda la economía tiene que estar costeada en pesos. Cuando yo digo costeada en pesos significa que el litro de nafta que vos pones en tu coche, que el pulso del teléfono que vos pagas por el servicio, que los litros de agua que vos gastas en tu casa, que los kilowatt que gastas o los metros cúbicos de gas tienen que estar en función del costo argentino de la producción de todos esos elementos. Porque todos esos elementos se producen en la Argentina, con salarios argentinos, con materiales argentinos en casi un 90% en todos los casos inclusive en el tema del petróleo.

Entonces, no tienen ningún argumento más que la ganancia excesiva de unos pocos, que además consolidan poder con esa ganancia excesiva y generan un poder hegemónico sobre todos nosotros, sumiéndonos en la pobreza y en el hambre a la mayoría de la población. Y por supuesto si el comercio exterior lo maneja el Estado, ese valor dólar del trigo en el puerto no tiene por qué repercutir en la mesa del obrero argentino. Y el productor va a cobrar en pesos el costo, el precio de su trabajo, el precio del trabajo que brinda, de los insumos que consuma, de las máquinas que compre y que trabajen en su campo y tendrá una determinada rentabilidad, un gasto general y pagará los impuestos que tenga que pagar como hacemos todos nosotros con las actividades que cotidianamente desarrollamos.

Si no, no hay futuro para la Argentina. Y a mí no me vengan que el próximo gobierno va a ser progresista, o va a ser un gobierno del Frente de todos con todos. No; va a ser un gobierno de coalición con una coalición muy importante. Pero esto tenemos que tener muy en claro, muchachos, que la mayoría de los votos son del peronismo y que el peronismo tiene que conducir el proceso y que no hay un peronismo y un progresismo. La fuerza más progresista que hay en la Argentina es el peronismo porque es el que contiene a las mayorías populares. Lo demás es cartón pintado, es política de salón que también debe estar si coincide con los objetivos del gobierno nacional y popular. Y si no coincide con los objetivos ,que haga su partido, que haga su frente y que nos disputen el poder como corresponde. Obviamente sin el apoyo del grupo monopólico como llegó al poder este gobierno, con las buenas artes, no con artes putrefactas, discrecionales o corruptas.

D. L.: Julio vos sabes que te escuché en varios reportajes y escuché a Guillermo Moreno, por ejemplo, en el 2016 cuando dijo que estos animales se metieron con la comida de los argentinos, que fue a uno de los primeros que escuche. Y a vos escuchándote y leyendo los artículos que vos dijiste de la Constitución, yo realmente no recordaba y es tal cual lo que aplicaron ustedes, lo que aplicamos nosotros en ese proceso.

J. D. V.: Lo que intentamos empezar a aplicar, obviamente no llegamos al final. Por distintos motivos, inclusive por algunas cosas nuestras, por propios defectos. Si no, no hay salida. Para ninguna fuerza política hay salida. Yendo por derecha los conflictos sociales que se desarrollarían de haber una continuidad de este modelo de país, serían inmensos y las consecuencias imprevisibles.

D. L.: Julio con relación al tema de este viraje que está dando la justicia en determinados casos, yo diría bastante acomodaticia, ¿qué visión tenés? Y ¿qué perspectiva tenés con relación a tu caso y a los demás casos de los demás compañeros presos políticos?

J. D. V.: En el caso mío en particular y el de la ex presidenta porque tenemos muchísimas causas en común, entre ellas 7 pedidos de prisión preventiva hechos por Bonadio, no veo ningún avance desde el 11 de agosto. Todo lo contrario; te diría que ha habido un empeoramiento no solamente en el caso mío de las condiciones de detención sino también respecto a la perspectiva de una resolución procesal a los problemas que tenemos. De hecho, Bonadio sigue siendo juez y sigue campeando con arbitrariedades feroces. Hace poco yo he pedido mi excarcelación, me la han denegado, habíamos pedido el subsidio, la prisión domiciliaria, también me la denegó.

La Cámara a la que recurrí, en una suerte de travestismo, intentó mandarme a hacer pericias médicas con el único objetivo de manosearme. El traslado desde la cárcel hasta el lugar donde están los consultorios médicos que están en el centro de Buenos Aires es penoso, es humillante, es inhumano, infrahumano y la verdad es que preferí renunciar al pedido de prisión domiciliaria. He visto que en otros casos, pagando sumas o poniendo cauciones de seguro muy altas para mí, sería,... es tan sarcástico como el fallo de la Cámara mandándome a Bonadio de vuelta para que me haga las pericias médicas. ¿De dónde voy a sacar un millón de dólares? Acá se ha hecho toda una fantasía de los millones de De Vido y la verdad que los millones de De Vido están en la fantasía de la revista Noticias y de los estúpidos que la leen. No puedo decirlo de otra manera. Que la leen y que le creen además, porque el delito no es leerla, los estúpidos son los que le creen. Los que la leen son tipos normales. El problema son los que le creen. Hace a su antigüedad, porque la revista Noticias se ha olvidado de mí hace tiempo pero fue uno de los principales iniciadores junto con la Doctora Carrió de la persecución a mi persona. Pero yo voy a dar la pelea, tengo decidido y también tener actitudes más duras en relación a mi situación de prisión, estoy viendo algunas medidas que yo voy a tomar desde lo personal en relación a mi propia integridad, inclusive por restricciones alimentarias y demás si la situación no se empieza a resolver en el corto plazo, no voy a permanecer impávido, yo me voy a poner muy firme. Y voy a dar la pelea que tenga que dar.

Y a mí me alegran todos los amigos que han salido, los compañeros que han salido. Realmente me llena de alegría y también de esperanza porque es una luz que se le prende a uno. Pero también sería muy estúpido, muy absurdo, plantear que uno cree que la esperanza es lo que nos va a sacar de acá adentro. Lo que nos va a sacar de acá adentro es la lucha, el compromiso, el testimonio como el que están dando ustedes reportándome, y también la firmeza de mi parte. Y en ese sentido voy a actuar.

D. L.: Sabemos que ahora el 26, 27 es que se cumplen 2 años

J. D. V.: El 26, el 27 son las elecciones, el 26 es mi aniversario.

D. L.: Julio te queremos agradecer. ¿Te podemos pedir una más y te dejamos?

J. D. V.: Las que ustedes quieran.

D. L.: No queremos abusar de tu generosidad, yo me quedo con vos hablando todo el programa.

O. G.: Julio, acá cuando el sociólogo pide la palabra se ponen locos porque dicen “éste le va a hacer una pregunta compleja” y yo en realidad no te quiero hacer ninguna pregunta. Yo lo que quiero es contarte un poco la interna de lo que pasó en este programa a partir de que nos contactamos con Lali. Y esa interna fue que nos hemos estado comiendo las uñas, ya no tenemos más uñas, no tenemos más nada, pensando el momento ideal y hasta utópico de que pudiéramos charlar por teléfono con vos.

J. D. V: No, quédate tranquilo yo también, uno se pone ansioso porque siempre tiene ganas de expresarse y tratar de poder reflejar lo más precisamente posible lo que uno siente, lo que uno ve y lo que uno evalúa.

O. G.: Y te quiero decir que ha sido un lujo y muy emocionante lo que significa para nosotros poder hablar como si estuvieras acá con una de las más formadas, inteligentes, coherentes,… bancate todo esto... formadas, inteligentes, coherentes, consistentes e imprescindibles personas, personas lo digo con todas las letras y militante de Argentina, razones por las cuales todos sabemos que los enemigos de la patria te tienen secuestrado. Un abrazo compañero.

J. D. V.: Muchas gracias compañeros, a vos y a todos los que están en el piso, toda la gente con la que hablé, y también a los oyentes. Cálculo que en función de la lucha y el testimonio podemos estar pronto charlando.

D. L.: Vamos a hacer todo lo imposible como para ir a visitarte.

J. D. V.: Cuando quieran.

X. B.: Aunque en realidad lo que esperamos es que puedas salir y vos vengas a visitarnos a nosotros.

D. L.: Exacto. Es al revés.

J. D. V.: Tanto la Liga de los Derechos del Hombre como la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos son un buen vector como para visitarme.

O. G.: Después que salgas y como le dijiste a un hermoso compañero nuestro hace unos meses en una entrevista cuando te dijo “yo ya sé lo que vas a hacer el día después que salgas”, refiriéndose a Lali, y vos le dijiste no el día después no, por lo menos una semana. Eso les deseamos a ambos.

J. D. V.: Muchas gracias. Le mandamos un beso a Lali también. La verdad que todos los días son un desgaste, una pelea por tratar de hacer las cosas mejor y luchar por la dignidad porque finalmente es lo que no se puede perder, cuando perdamos la dignidad dejamos de ser peronistas, dejamos de ser compañeros y estamos traicionando los principios de Perón y de Néstor.

D. L.: Julio un abrazo enorme, un placer.

X. B.: Un placer haberte tenido en el programa el día del cumpleaños del general.

J. D. V.: Lo primero que pensé a la mañana cuando me levante fue el discurso del día que me llevó a otras cosas, pero un gran homenaje al general que la verdad que está hoy más vigente que nunca y si le hacemos caso no paramos más los argentinos. Hay que hacerle caso a Perón.

D. L.: Abrazo enorme Julio y un placer.

J. D. V.: Chau, saludos.

O. G.: Un gran abrazo compañero.

D. L.: Yo le quiero agradecer... ya a Julio se lo agradecimos recién... le quiero agradecer profundamente a Lali la colaboración y siempre la buena predisposición que tuvo con nosotros. Primero para visitar nuestro programa y después para lograr esta posibilidad. Tenemos una cantidad de mensajes enorme dándole muestras de cariño y de adhesión a Julio que se los vamos a acercar, o por lo menos yo se los voy a acercar a Lali.

La verdad que no sé qué decir porque si a mí me preguntaban 3 años atrás, como digo internamente entre mis compañeros fuera del aire, jamás hubiera imaginado poder estar haciendo un programa de radio y con gente a la cual uno la veía, la admiraba desde ser un simple ciudadano que obviamente apoyaba ese modelo de Néstor y de Cristina y los veía como ejemplos. La verdad que tener la posibilidad, hoy por hoy, de poder contactarse con ellos para mí es un placer enorme y un orgullo que siga dando pelea y muestras de entereza y honestidad, contra todo lo que está viviendo durante estos 2 años de cárcel.