fbpx Mónica Macha en Una X Semana | Otra Voz
Mónica Macha en Una X Semana
Mónica Macha

Audios de la charla:

Texto de la charla:

Daniel Luna: Te comentó Moni, recién Xime nos decía del tema de las encuestas que íbamos a hablar un poco de todos los temas políticos de la actualidad con vos pero básicamente ella estaba apuntando al tema de las encuestas.

Ximena Benitez: Sí de las encuestas que daban en el Gran Buenos Aires, el antes y el después de la incorporación de Massa, etc. 

D.L.: Yo lo que quería decir era que mucho no quería tocar el tema de las encuestas, particularmente no le quería prestar mucha atención al tema de las encuestas porque tenemos una mala experiencia últimamente con el tema de las encuestas. Realmente las últimas encuestas le estuvieron errando bastante. 

Osvaldo Gagliardo: Y hemos perdido una enorme credibilidad porque entre el uso político comunicacional de las encuestas y el hecho de que hoy es terriblemente difícil hacer una encuesta en la calle, hacer una encuesta en hogares con una distribución, con los parámetros estadísticos que corresponden, hoy las encuestas se hacen por teléfono. Entonces te atiende cualquiera, no sabes quién te atiende, son electrónicas o sea que vos tenés que contestarle a una máquina poniendo numeritos, o sea está todo muy poco eficiente en términos estadísticos.
 

D.L.: De resultado digamos.

X.B.: Yo creo que porque eso afecta el tema de que hay mucha gente que no tiene ya teléfono fijo y sobre todo los jóvenes que viven solos entonces no tienen teléfono fijo, entonces dejas apartado de la encuesta a un montón de gente.


O.G.: Te queda un veinte por ciento de teléfonos  fijos de los cuales te contesta el cinco por ciento, entonces es una muestra de aquellos que tienen ganas de participar en una encuesta política con lo cual no es representativo de nada. 

D.L.: Es muy pequeña. 

O.G.: Y es muy pequeña. Hay algunos que están haciendo encuestas en hogares que de alguna manera tendrían una mayor posibilidad de acercarse pero por otro lado influye tanto el perfil ideológico del que prepara la encuesta y del encuestador y después del que interpreta los datos fundamentalmente los indecisos que hace 15 años era fácil detectar los indecisos para donde pateaban porque vos ya tenías experiencias locales en esos lugares y hoy que el voto tiene una volatilidad enorme es una cuestión ideológica interpretarlos. Y encima cuando alguien te paga sin querer o queriendo vos te inclinas a interpretar desde el lado de tu cliente.

D.L.: Yo te iba a decir que ya te hice la presentación (Mónica) ya estás presentada formalmente al aire. Moni vamos a arrancar así ya corriendo un poco el tema de las encuestas. A mí me gustaría a ver que nos des un poco tu opinión de la fórmula Fernández-Fernández y si te sorprendió y como la ves. Contanos tu sensación.
 
Mónica Macha: Si me sorprendió como creo que a todos y todas ese sábado a la mañana cuando vimos el vídeo. Me parece que fue una definición muy estratégica de Cristina de estar y no estar al mismo tiempo, de generar esos puentes que de algún modo se le demandaban que tampoco nunca sabemos hasta donde esa demanda que tan importante en términos cuantitativos, qué tan fuerte es. A veces a mí me pasa con todo esto que me pierdo un poco en cuál es esa demanda que tal vez es más desde las dirigencias y la demanda del pueblo, la demanda más masiva.

Eso es como que también es difícil de deslindar para mí por lo menos, pero creo que en función de una demanda que había desde parte de muchos dirigentes y dirigentas en esto de generar una instancia que fuera más moderada, más dialoguista, creo que la definición de Cristina en este punto es estratégica en esto de plantear o de presentar la candidatura de Alberto Fernández y que si bien es una persona que no tiene territorio pero si tiene todo un capital político y social que lo muestra y tiene que ver con su impronta mucho más tendiendo puentes con espacios que por lo menos discursivamente el kirchnerismo si se quiere puro o el kirchnerismo como más caracterizado como tal puede haber perdido o no tener tan linealmente ese acercamiento.

Entonces me parece que en ese punto amplió y que con todo lo que decía recién él en función de las encuestas habría que pensarlo y habría que tomarlo pero pareciera que la presentación de esa fórmula generó más acompañamiento

D.L.: La otra vez hablábamos con la senadora Teresa García y le comentábamos también de esta situación, de este parecer nuestro, que en el acto lo escuchamos a Máximo decir que a Cristina le habían reclamado tanto desde nuestro espacio como desde el espacio opositor un gesto político y me parece que con esta designación dejo mal parados y dejo una muestra como diciendo señores acá está, hago esto, esto es en pos de la unidad y en pos de una mejora. Y me parece que de ahí para abajo es como que todos tenemos que empezar a repensar un poco ese gesto político que para mí es enorme.

M.M.: Sí. Yo tengo como siempre, tengo como te escuchó y voy pensando y se me atraviesan todos los pensamientos, sí también es siempre pidiéndole a Cristina gestos políticos, me da como un poco de bronca. 

X.B.: ¿Vos viste que haya habido una repercusión en el ámbito dirigencial de nuestro espacio donde tomaron el ejemplo y dijeran no bueno si Cristina hace esto entonces nosotros tenemos que bajar las expectativas y ponernos a trabajar realmente para una unidad y sin importar el nombre? ¿Lo viste?

M.M: Mira yo creo que en definitiva lo que sucede y lo que se va construyendo son distintos espacios de poder, se van consolidando y hoy se consolida una demanda más vinculada desde la dirigencia a una mirada de centro, si Cristina representa o representaba, digo todo lo que fue pensando en el gobierno tal como ella lo llevó adelante de interpelar a los poderes corporativos, de estar además en el marco de lo que fue toda una avanzada regional, hoy yo entiendo que hay una demanda de cierta moderación, creo que en ese punto sí hay como tomar esa situación. 

Lo difícil de esto es, yo entiendo que en el mejor de los casos si nosotros recuperamos el gobierno del Estado nos vamos a encontrar con un país destruido a niveles que yo no sé si hasta no es mayor el daño que en el 2001 porque por lo que percibo en la calle, esto es una cuestión si se quiere más emocional y más de contacto con la gente. El daño es tan profundo que obviamente en la pérdida del trabajo pero a eso se le suma una subjetividad que es parte también de la construcción del neoliberalismo de aislamiento, de depresión, de no encontrar por donde planificar un futuro, tal vez los pibes y las pibas lo dicen más concretamente porque es esa edad en donde tenés toda la vida por delante, todo el potencial y se te ocurren mil cosas para hacer y de repente no las podes hacer. 

Yo estuve ayer en Balcarce y una piba me decía por ejemplo ella vive en Balcarce y estudia en Mar del Plata, la piba militante y tuvo que dejar de estudiar porque no puede hacer ese trayecto, no puede alquilar y empezó a estudiar una carrera y la dejo ahí trunca hasta que la pueda retomar, como ejemplos muy concretos de eso, muy cotidianos. Entonces yo entiendo que en ese contexto de un país tan destruido y con el nivel de endeudamiento que lo dejaría Macri y demás requiere de una coalición muy fuerte de toda la oposición y que eso significa entonces también tratar de consolidar una propuesta que no sería la que cada espacio por separado tendría para el país.

Que es una propuesta electoral de consenso y que esto es lo que hoy pareciera la Argentina necesita y está dispuesta, entonces yo creo que en ese punto vamos en esa sintonía. Me queda igual dando vueltas lo que Cristina decía cuando presentaba el libro esta idea del nuevo contrato social que a mí me parece como una apuesta y un modo de plantearlo sumamente intenso, profundo. Yo me tomo las cosas con mucha intensidad también pero parece que hay algo ahí de decir a ver tenemos este nivel de desigualdad, esta sociedad, ¿qué vamos a hacer? ¿Cómo nos responsabilizamos todos, todas y todes en el país que realmente queremos? 

Porque eso significa por supuesto discutir sobre la desigualdad, discutir sobre los modos de trabajo, discutir un montón de cosas que hacen a nuestra vida cotidiana, que hacen a un proyecto de país y que hace también a pensar qué construimos para las nuevas generaciones. Yo no sé si esta propuesta tan amplia contempla ese nuevo contrato social. 

D.L.: Yo coincido y por eso también es el tema de las dudas nuestras ahora lo que sí me parece que tenemos claro es que va a ser una etapa de transición, de reconstrucción y que lamentablemente más allá de lo que uno desearía como que nuestro espacio alcanzara como para dar batalla y poder enfrentar y ganar las elecciones y tratar de reconstruir, lamentablemente no nos alcanza y desde ese mensaje que dio Cristina de este nuevo contrato social y acá me parece que lo viene diciendo desde la primera vez que se presentó en Comodoro Py cuando empezó a decir del Frente Ciudadano, de la construcción de un nuevo frente porque la verdad que convengamos yo no tengo dudas ella cuando el 9 de diciembre se despidió yo no sé si sabría de los alcances del deterioro que iba a dejar este gobierno.

M.M.: Pero muchas cosas anticipó.

D.L.: Pero muchas cosas las anticipó. Entonces lamentablemente en nuestro gusto y en nuestro deseo no sería lo que queremos, lo que queremos nosotros es que nos alcance ganar y poder enfrentar y tratar de recuperar el país. Ahora, el destrozo lo vamos a tener igual y de esa manera si no hacemos un gran frente con esto es imposible me da la sensación llevar a cabo un proceso de gobierno.

M.M.: Coincido con lo que vos decís. Creo que ahora estamos en la instancia de construir este gran espacio de articulación para ganar las elecciones y que después hay que ver cómo nos damos los modos y la experiencia y las prácticas, los dispositivos para de haber ganado esa elección poder gobernar.  

D.L.: Como ejecutar un proyecto.

X.B.: Yo creo que tiene que ver con etapas y para mí es esto que vos decís generar la instancia de cómo ganamos las elecciones como primer paso y después creo que también es necesario el consenso este amplio para hacer la transición de un gobierno a otro porque no sé si nosotros por lo menos en nuestro espacio, si quisiéramos hacer todas las políticas a nuestra manera no sé si podríamos. 

M.M.: No seguramente no.

X.B.: Porque está tan dado vuelta todo que sería como ir de un extremo a otro para mí y entonces tenés que ir como en un espacio más moderado para poder llegar a otra instancia donde puedas aplicar las políticas sociales.

O.G.: Estuvimos trabajando un tema desde el tema de las encuestas, Mónica saco el tema este de la opinión pública  como uno a veces dice pero será que la gente le reclama porque en realidad tenemos un problema entre la opinión pública y la opinión publicada. La opinión publicada o sea la que es legalizada, mediatizada por los mismos medios nos distrae y oculta a la verdadera lo que llamaríamos la gran opinión pública que sería como el resumen de la opinión de todos los ciudadanos. 

Desde ahí yo creo que hay un concepto que es el liderazgo, el tema del líder que interpreta a las bases que hace que Cristina tenga una intuición pero que más que intuición es como una relación con la gente real que hace que ella haya podido desde Comodoro Py en enero del 2016 proyectar la cuestión de Unidad Ciudadana que fue un balde de agua fría para todos porque todos pensábamos en la cuestión guerrera y ella salió con muchachos organicémonos, unámonos. 

Y desde ahí el tema del contrato social es algo que me da la sensación que Cristina tiene claro que hoy no podemos hacer un contrato social hasta que no descubramos cuáles son las condiciones y los contenidos de ese contrato social que justamente se va a ir armando con esta cuestión de esta propuesta tan amplia. Porque si realmente es un contrato social es como que necesita un consenso que hay que trabajarlo políticamente incluyendo las tensiones de poder entre todos los grupos que tenemos que formar parte de esa propuesta tan amplia. 

Entonces es lo que se va a ir construyendo pero por otro lado Cristina ha tenido la genialidad de darse cuenta que una cosa es esta propuesta amplia política eleccionaria y otra cosa es la fuerza que va a tener que tener el gobierno próximo para lo que decías vos Mónica de la gobernabilidad, de poder tener un gobierno aunque sea de transición pero que le vaya bien, que sea exitoso. 

M.M.: Seguro. Sí, coincido. 

X.B.: A Mónica le debe pasar lo mismo que me pasa a mí, que después de que habla Osvaldo te quedas así como y yo qué agrego ahora.

M.M.: Claro que coincido, claramente ese desafío que va a significar el próximo gobierno es esto, como después de todo este proceso tan destructivo de cuatro años, una destrucción en tiempo record y cómo nos levantamos y cómo nos hacemos cargo también más allá de que hay funciones y hay roles concretos que tiene cada uno su responsabilidad pero me parece también que hay una  necesidad que no sé cómo se irá dando y ni siquiera sé si se va a dar pero una necesidad de politizar lo social cada vez más porque si no ahí sí que la veo complicada. Si no aparecen estos otros discursos que vos decías bueno como se va construyendo también esa opinión pública, como se van dando alternados sentidos a las cosas que nos pasan y nosotros creemos que tal vez lo pensamos críticamente y lo tomamos tal cual como viene de los medios y de las redes sociales.

Me parece que cada vez más se pone en discusión también todo ese armado de construcción, digo las noticias falsas, antes era también una cosa si se quiere muy empirista si lo veo lo creo y hoy si lo ves tampoco es creíble.

D.L.: El tema es que no se ve, mejor dicho no se ve, no lo ve el que no lo quiere ver. Pero los grandes medios o los medios responsables de quemarle la cabeza a la gente, por decirlo de alguna manera, no muestra eso. Parece como que estamos viviendo otra cosa, otra realidad y otra situación.

X.B.: Incluso hay veces que si lo llegan a mostrar lo que pasa es que tiene mucho que ver la forma en que lo muestran también porque en general si lees un poco de los medios hegemónicos no es que te ocultan del todo las noticias, te las tiran pero los enunciados no son del grado de agresividad que quizás tenían con nuestro gobierno o que tienen cuando una nota se refiere a nuestro espacio. Entones yo creo que el tema no es la falta de información sino lo que incide en el humor de la gente si eso te va a indignar o no te va a indignar y como está planteada la noticia para generar o rechazo o aceptación. Porque una cosa es que te planteen bueno porque fue un error que tuvieron o no sé qué y otra que te digan no, porque estos lo hacen porque son malos. Entonces eso en la opinión pública encala diferente. 

Para mí es esa construcción de modelos o de políticas o de políticos o dirigentes que son buenos y otros los malos y que no tiene que ver tanto con la noticia de fondo porque muchas veces las noticias de fondo si te las ponen porque no es que te ocultan la crisis, no te ocultan que tomó deuda de cien años, no te ocultan la información dura.

O.G.: Esto es lo que Mónica decía con el tema de la batalla cultural, en este caso específico tácticamente por la guerra por el sentido como para que la opinión pública este cada vez más arriba y podamos llegar pero además interpretarla y acá tenemos dos o tres cosas, tres de las cuales una me parece que es la más importante. La primera es que va a haber medios corporativos que al principio, los primeros tiempos van a acompañar el sentido que el gobierno nuevo le quiera dar porque se van a tener que blanquear y además para no perder audiencia en términos de que van a ver el resultado de las elecciones.  Al principio por lo menos como hizo Clarín siempre y los medios corporativos.
Segundo los medios alternativos como este, que estamos construyendo hace años y la cantidad de redes sociales y la creatividad de los militantes. Y el tercer punto que para mí es el más importante el tema del trabajo territorial o sea el hecho de que salgamos a la calle, de que nuestros militantes estén en la calle trabajando cara a cara con la gente que es lo que permite que los entendamos pero a su vez que entre comillas los podamos evangelizar en términos de la realidad del sentido concreto de las cosas.

D.L.: Vamos a primer tema del programa y la dejamos hablar. 

D.L.: Bueno volvemos al segundo bloque del programa habiendo escuchado Creo de Callejeros. Queremos aprovechar a nuestra invitada que es un placer Moni como siempre tenerte acá en el piso. Ya te tiramos un poco el tema de la fórmula, tu sensación y tu opinión de la fórmula Fernández-Fernández. Ahora viendo de lo que estuvimos hablando gran parte de todo ese bloque y viendo los demás resultados que hubo en las demás provincias sobre todo por ejemplo Santa Fe que no ganábamos hace tiempo más todas las demás provincias que venimos ganando nos da una sensación de tranquilidad en el sentido como para seguir laburando hasta octubre como para tratar de ganar las elecciones en todo este Frente de Unidad que está planteando Cristina.

M.M.: Sí, yo creo que sí. Creo que los resultados de todas las elecciones en las distintas provincias dan cuenta de una recuperación de nuestro espacio más amplio y que es por un lado la recuperación de los distintos gobiernos y por otro lado lo que significa también como ponerle límite al macrismo que tiene esa doble lectura. También es dar cuenta de un descontento con el gobierno nacional y más allá de cómo lo quieran interpretar o cómo nos lo quieran transmitir claramente la interpretación es que eso es ponerle un límite a Macri.
Asique yo creo que en ese sentido también es un buen antecedente para la elección nacional y para la elección en la Provincia de Buenos Aires.

D.L.: Y ya que tocaste lo de provincia, ¿qué opinas de la dupla ganadora Axel-Magario?

M.M.: La dupla de Axel y Verónica me encanta, me parece muy potente, me parece sumamente representativa nuestra en ese punto digo Verónica con todo el desarrollo como Intendenta en La Matanza, en un municipio tan difícil y como también da cuenta de todo el trabajo que ella viene realizando. Y Axel también.

D.L.: Te corto un segundito nada más porque para darle valor a lo que estás diciendo vos. Me parece que Verónica tiene mucho más valor, el tema de su gestión en estos últimos cuatro años que no tenemos un gobierno a favor que el de Fernando que sí porque me parece que las cosas fueron más fáciles en el cuento a gestionar en el municipio.

M.M.: Sí yo creo que para ella por escucharla y también por la cercanía territorial y todas esas cuestiones se hizo cargo de un montón de distintas políticas, de distintas acciones que la gente de Matanza necesitaba y que desde la Provincia de Buenos Aires no estaban llegando y ahí también ves la diferencia entre un municipio que está gobernado por una compañera o por un compañero que está al pie del cañón en relación a dar respuesta a las necesidades de la gente en un momento donde además esto que decías vos al principio se devastó el país a otros Intendentes que flotan y que bueno si esto no está no está como pasa que yo vivo en Morón y ahí gobierna Tagliaferro y está claro cuando un Intendente se corre de las necesidades más urgentes de su población.

Digo la gente que deja, que me consta porque también lo escucho, porque lo veo, porque lo sé, de ir a acción social, a acción social que es como el lugar último donde van las familias cuando ya necesitan alimentos, situaciones muy muy básicas y no hay respuesta entonces ves esa diferencia tan marcada a Verónica que asistiendo comedores, con el tema de seguridad también sosteniendo patrulleros y manteniendo eso que parece una cosa chiquita pero el todos los días si vos no tenés el presupuesto para que patrulleros puedan transitar por la calle por ejemplo y no hay quién pague la nafta o ese dinero no te llega en tiempo y forma lo tiene que hacer el Intendente o la Intendenta en este caso.

Me parece que Verónica da cuenta de haber podido lidiar en un momento muy difícil de la Provincia de Buenos Aires y de la Nación y haber dado respuesta y que ella esté en la fórmula me parece interesante. 

X.B: Yo creo que en estos años de macrismo lo único positivo que le veo es que pudimos ver a dirigentes nuestros en, sobre todo en Provincia de Buenos Aires, los municipios haciendo unas gestiones en las municipalidades impresionantes como Avellaneda, La Matanza. Hay unos intendentes nuestros que hicieron realmente maravillas y que llegas al municipio y no podes creer que estén en esas condiciones. Aparte uno que vive en Capital  que cuando te vas al municipio acá en Capital ves tanta pobreza y vos decís bueno Capital que se pensaba  que es la Ciudad más rica del país y te vas a un municipio y no se nota tanto pero gracias a la gestión de los Intendentes.
Como hacías referencia a Magario yo reconocería que muchos intendentes nuestros hicieron una gran gestión.   

D.L.: Y eso desnuda inclusive intendentes actuales del gobierno como Martiniano Molina, como el de 3 de febrero Valenzuela, y varios más que tenían un presupuesto, creo que el único que medianamente zafa en el buen sentido  es el de Lanús Grindetti, y te digo que zafa yo vivo en Lanús y zafa ahí. Pero ese es otro tema. ¿Cómo ves la provincia vos territorialmente? Porque vos sos una mujer de provincia, bonaerense.

M.M.: Y también veo la provincia sin presupuesto, veo los hospitales sin poder dar respuesta también a las necesidades vinculadas a las enfermedades que surgen en la población, falta de insumos, profesionales con contratos precarizados e inclusive muchos profesionales cuyos contratos no son renovados, falta de medicamentos, falta de vacunas. Todo el periplo que es una familia poder atenderse en un hospital es devastador también.

Las escuelas, la situación de las escuelas, la situación edilicia, la situación alimentaria porque teniendo mayor demanda digo como consecuencia de las políticas de Macri mayor demanda en las escuelas, por los comedores, y es el momento en que peor calidad alimentaria tenemos en las escuelas. Todo en la Provincia de Buenos Aires es un desastre total. Hay como un intento también de mostrar lo que están haciendo esto de haciendo lo que hay que hacer, lo que no se ve, no se siente, nada porque es como que no hay respuesta para situaciones básicas que se plantean cotidianamente. Yo veo eso en la Provincia de Buenos Aires.

O.G.: Hay una frase que creo que viene de Scalabrini Ortiz que dice si un economista te explica algo y no lo entendes, pregúntaselo  que te lo explique de nuevo. Te lo explica, no lo entendes, pedile de nuevo. La tercera vez te está cagando. Y en esto pasa lo mismo. Cuando vos ves que no hay respuesta, no hay respuesta, no hay respuesta, es obvio que te están cagando y la demanda baja por desaliento. En realidad dicen mira bajo la demanda en acción social en Lanús, que bien, que flor de gestión tiene Grindetti si porque la gente fue dos años y no va más porque se desalienta, no hay respuesta. 

O hay menos gente buscando trabajo, entonces el nivel de desempleo cae y uno dice no, para, lo que pasa es que la gente ya no tiene guita para pagar la Sube para ir a buscar trabajo. Y sabe que no va a encontrar. 

X.B.: Yo creo que en provincia, en el interior de la provincia debe ser más duro todo porque en Ciudad uno ve los extremos, el que tiene más plata y el que tiene menos plata y ve esos extremos pero en la clase media debe haber sido durísimo en Provincia de Buenos Aires.

M.M.: Sí, es muy duro en el conurbano, esto de volver a cargar la Sube parece una cosa chiquita y sin embargo se vuelve tan complicado, los alimentos, los impuestos, las tarifas. Sí, toca todos los sectores. Las clases más humildes muy muy deterioradas y la clase media también en su nivel de vida, en lo que había logrado tener como piso, cayendo cada vez más. La cantidad de comercios cerrados, de PYMES, y eso es la baja del consumo. Esto me parece que es así como muy evidente y en el interior de la provincia también. Yo decía eso ayer en Balcarce y fui a ver una familia que vive en un campo que tiene 10 hectáreas, que trabajan en el campo y viven de eso. 
Y me contaban esta situación, sin luz, alumbrándose con un farol de esos de querosén. Es terrible.

X.B.: Que en nuestro gobierno era impensado.

M.M.: Y aparte con garrafas que ya no se pueden comprar, que salen $400 cada una. Entonces es como una vuelta para atrás en poco tiempo y con marcas en esas vidas, con marcas en las relaciones sociales, en las relaciones familiares.

D.L.: Eso va a ser me parece el gran desafío del gobierno que espero que, obviamente, sea nuestro. Las prioridades que se van a tener que dar y me parece que tendrá que ser muy similar a lo que hizo Néstor en el 2003 con condiciones totalmente diferentes, condiciones económicas totalmente diferentes pero va a haber que tomar medidas específicas en lo social de inyectar, tratar de, obviamente, renegociar la deuda.

X.B: Tenemos deuda a cien años, barbaridades así.

M.M.: Yo creo igualmente que algo que sí es un rasgo de esta época y que eso también creo que es una consecuencia de los gobierno de Néstor y de Cristina es que hay un nivel de organización mucho más importante que el que teníamos en el 2001. Eso me parece que es fundamental para pensar la reconstrucción también y veo también en los jóvenes la militancia en las escuelas secundarias, digo todo eso que con nosotros era fomentar la formación de los centros de estudiantes.

Hoy escucho muchos pibes que cuando no está eso, propuestas desde las escuelas, ellos lo exigen y lo trabajan y lo militan. La militancia en  Universidades, en partidos políticos, en organizaciones sociales, a mí me parece que hay reside yo creo nuestra esperanza.

D.L.: Nuestra base, porque ese fue el gran valor que me parece que tuvo Néstor, que nos convenció primero a los jóvenes a meterlos en la política y después a los no tan jóvenes como uno que en su momento pensó, estuvo medio alejado de la militancia, uno militó siempre pero estuvo medio alejado de la militancia y volvió justamente por eso. Porque lo que estábamos hablando recién cuando un dirigente te dice que va a hacer tal cosa y lo cumple es como que es un incentivo y es un efecto masificador.

O.G.: Me hace acordar a una frase de Martín Sabbatella cuando dice nos volvió a enamorar, a nosotros también pero a los jóvenes los volvió a enamorar y tener un proyecto que valga la pena.

X.B.: A mí me está pasando hace rato ya, me pasa que a veces voy a actividades nuestras y de repente en el panel hay alguien de 18 años, 20 años y cuando hablan, hablan tan bien, tienen una oratoria y unos fundamentos a lo que dicen que a veces incluso los miras y decís estos hablan mejor que todos nosotros juntos y después te quedas con eso de que esto es lo que nosotros construimos. 

M.M.: Sí, exactamente.

X.B.: Nosotros construimos durante 12 años que los chicos salgan del colegio secundario con una formación política y con una instrucción mucho más fuerte que la que nosotros teníamos, que la que nos dieron a nosotros en los ’90.

M.M.: Sí, totalmente. Sí yo creo que ahí hay como una cuestión de cada vez más jóvenes en edad vinculándose con la actividad política y cada vez más también. Y eso me parece que eso es un salto importante histórico y político que pudimos dar y que hay que sostenerlo. Yo creo que además nosotros que hemos pasado otras situaciones donde tuvimos malos momentos, después vinieron los años de Néstor y Cristina y después volver a tener estas situaciones como más complejas tienen cuestiones a favor y en contra. Por un lado la sensación de que así como se pudo restablecer un gobierno que buscaba la igualdad y que generó políticas públicas en ese sentido eso se puede reconstruir, eso es como una posibilidad, también en algún punto puede tener en contra cierta resignación o esta cosa de los ciclos que yo creo que son ciclos claramente, que somos cíclicos en todos los aspectos de nuestras vidas y en la vida política también. 

Pero me parece que los pibes en ese punto tienen menos resignación, como que van más al frente y tienen discursos mucho más, no discursos no que vuelen y que no tengan arraigo en la realidad, al contrario con posiciones muy realistas pero sin resignación y entonces me parece que eso es interesante. 

X.B.: Sí, y también con el tema este de que no hacen concesiones como paso con la Ley del Aborto, que en la revolución de las hijas que salieron todas a la calle y no hay concesiones, es mi cuerpo, es mi decisión y como un empoderamiento y que también se ve no sólo en las mujeres sino que los chicos, los jóvenes también involucrados en ese sentido de son mis derechos. Y creo que seguramente compartís conmigo que eso son las semillitas que sembró Cristina. Porque Néstor y Cristina sembraron todo eso para que florezcan en esta época.

M.M.: Totalmente y lo han dicho inclusive explícitamente que no nos resignemos, que peleemos por lo que consideramos que es justo. Me parece que todas esas cuestiones fueron también tallando ahí una militancia que no se resigna, que no tiene concesiones.

X.B.: Y que no es orgánica, no es necesariamente orgánica.

M.M.: Ahí está eso para pensarlo porque no es orgánica, no es orgánica y nosotros por otra parte tenemos una democracia de partidos políticos y el partido político requiere de cierta cuestión orgánica. Eso es como una tensión para mí eso, una tensión como para pensarla porque el partido político define un marco de ideas y de acuerdos y una responsabilización de cada uno también en ese armado. Yo escucho a las pibas por esto que vos decías de la pelea por la Ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo y he escuchado esto de decir yo peleo por esto y por nada más también.

Digo para complejizar un poco todas las impresiones que vamos teniendo y ahí es como para pensar un poco y para ver que, desde nuestro lugar, podemos aportar. Porque ahí necesitamos esos acuerdos y esa construcción. Yo digo partidos políticos que es lo que conozco, no sé tal vez en algún momento tengan otra forma, se llamen de otro modo pero hay un nivel de organización y de donde acumula lo que vos haces, o sea tu militancia donde acumula, acumula para lograr la Ley, está buenísimo. Y yo creo que si logramos esa Ley, y ya lo es, es un salto  cultural y político muy importante.

Pero después tenemos que seguir peleando por otras desigualdades, la desigualdad social no se termina con la interrupción voluntaria del embarazo. Entonces ahí creo que hay como una discusión y que a veces incluyendo al macrismo nos quiere llevar a esa cosa de la política no, hay una cuestión de despolitizar, de despartidizar la discusión y creo que ahí hay como una trampa de este momento que hay que ver como la sorteamos y como la podemos redefinir.

X.B.: Sí justamente ese ejemplo de la Ley del Aborto, el tema es interesante porque es esto, no es que se soluciona todo si se aprueba la ley. Vos necesitas un Ministerio de Salud y necesitas un contexto con políticas sociales que acompañen para que se pueda cumplir esa ley en las condiciones realmente que sean favorables para las mujeres y que no tengan presiones. O sea todo es un entorno  no es que bueno voy al hospital y ya está. Son un montón de condiciones que tienen que ver con políticas sociales también. Si no tenés un Ministerio de Salud es complicadísimo. 

M.M.: Sí, sí, totalmente. 

D.L.: Bueno regresamos después de haber escuchado las noticias. Vamos a aprovechar, la retenemos acá diez minutos más a Mónica, te agradecemos de nuevo. Bueno acá medio como que tiramos una punta así de la pregunta. A ver ¿cómo ves vos Morón? ¿Qué panorama ves de acá a octubre? Y realmente ¿cuál es el estado del municipio?

M.M.: Bueno nosotros ahí estamos tratando, vamos con la candidatura de Lucas Ghi, tratando de poder también conformar a nivel local, ser el espejo con lo que se está construyendo a nivel nacional y provincial también en el distrito, una amplitud y una mirada que nos permita recuperar también el gobierno local, reencauzar ahí la política pública, la gestión. Nosotros dejamos un municipio que gobernamos 16 años y que habíamos logrado ya plantearnos una línea de abordajes integrales, de un sistema de cuidado, de ir más allá de lo que se le pide a un municipio desde el principio pero también de poder tener un nivel de articulación entre las distintas políticas públicas que permitieran estar más en sintonía con las necesidades de la gente. 

Porque esto también es como la persona tiene problemas o situaciones complejas y así se presentan y el territorio tiene mucho que ver con eso y es desde las miradas gubernamentales que empezamos como a fragmentarla para poder intervenir pero el punto es cuando uno asume que eso es una estrategia más bien para poder trabajar que la realidad. La realidad es compleja y es difícil y hay que poder intervenir entonces en esa línea, después nosotros tratamos de ir por una parte, por otra pero hay un requerimiento ahí de poder intervenir en esa complejidad.

Entonces habíamos avanzado mucho en eso y también con la idea de poder acercarnos a las cuestiones que hoy el municipio necesita, de cosas que ya estaban saldadas y hoy hay que volver a reconstruirlas.

D.L: ¿Cuáles son esas cosas que el municipio necesita hoy después de estos tres años y pico de gestión? 

M.M.: Necesita recuperar la asistencia social,  por esto que decíamos recién un deterioro tan importante requiere de una asistencia y de un acompañamiento en necesidades básicas que hoy tiene la población de Morón. Necesita recuperar una política vinculada a la política de las pequeñas y medianas empresas, de los comercios, las cámaras de comerciantes. Se había hecho mucho trabajo en esa sintonía, recuperar nosotros tenemos La Cantábrica que es el espacio donde están todas las industrias de Morón y también como fueron cerrando.

Algo muy paradigmático por ejemplo digo una marca es Mabe, Mabe fue inaugurada por Cristina. Empezaba a producir heladeras, lavarropas, cocinas, industria nacional. En estos años cerró, quedaron muy pocos trabajadores y están más vinculados a la importación. Entonces hay que reconstruir todo eso, un ejemplo también paradigmático si se quiere es el Hospital de Morón, el hospital era un hospital que tenía por Nación el presupuesto para poder transformarlo ediliciamente, un hospital que ya tenía y tiene sus equipos profesionales, esto que Vidal dice siempre pero no el edificio y después hay que poner los médicos. Bueno el Hospital de Morón tenía todo su plantel desde hace muchos años completo y tenía el dinero para poder avanzar en la reconstrucción edilicia. Se reconstruyó un módulo que es el que terminamos nosotros, está impecable, nuevo y demás.

El otro módulo que se lo tenía que hacer desde el 2016 en adelante quedó abandonado. Un hospital que había logrado, habíamos logrado llevar a cero la muerte de mujeres en edad fértil vuelve a tener muertes por abortos clandestinos y vuelve a tener muertes de mujeres y de bebés por violencia obstétrica en el momento del parto. Son cuestiones gravísimas e irreparables y que eso también es parte de lo que yo pienso a la hora de volver al municipio y poder recuperar una salud, una política sanitaria que estaba pensada con la gente, para la gente y donde la igualdad y la práctica justa iban de la mano.

D.L.: Sí y eso con lo que estás tocando del tema, ayer veía unas notas de empresas importantes ya sea acá en Capital o negocios en provincia, o en Córdoba en la fábrica de alfajores muy conocida está a punto de cerrar. Pero eso lamentablemente son miles los ejemplos pero estaba viendo distintas notas, hay 4 o 5 hospitales en la Provincia de Buenos Aires que están construidos con un %80, un %90 en su totalidad y se utiliza el %30 de los consultorios externos, muy poco. 

O.G.: O nada. Uno, los otros están cerrados. El Favaloro, el Néstor Kirchner.

D.L.: El Néstor Kirchner, exacto. Una cantidad de cosas, y es mínimo, es más que trasladaron mobiliarios desde un hospital a Rosario porque supuestamente Macri tenía que inaugurar un hospital.

M.M.: Sí, que además ahí por un lado está la necesidad que tiene la población siempre de poder contar con esos hospitales pero en estos años se le suma que mucha gente se quedó sin obra social porque fue despedida de sus trabajos y que mucha gente que tal vez podía pagar una prepaga ya no la puede pagar más y toda esa población necesita también el hospital público. O sea que hoy debe haber más demanda de la salud financiada por el Estado que en otros momentos y es cuando menos tenemos hospitales y menos tenemos también equipos de salud conformados como corresponde. Porque eso también es un punto, cada vez menos profesionales, cada vez menos servicios y eso es muy evidente y es muy costoso para el pueblo.

O.G.: Yo, una, la última. ¿Qué factibilidad ves Mónica de que se pueda recuperar en Morón, que Lucas Ghi pueda ganar?

M.M.: Yo creo que hay posibilidades. Hay posibilidades porque hay cuestiones que tienen que ver con la trayectoria y la historia nuestra allá, con Lucas que obviamente tiene un nivel de conocimiento amplísimo, no digo al 100 por 100 pero seguramente el 90 por ciento, hay un reconocimiento, hay un buen recuerdo de lo que fue la gestión de Lucas. Así que creo que hay como condiciones para darle pelea. Y también creo que es un momento donde no marca fuertemente la gestión local, lo que impulsa y lo que define es la elección nacional.

Creo que eso tiene un nivel de arrastre. Creo que en Morón Lucas puede generarle un plus porque ya fue intendente y por las características de él. Es un tipo como muy dado, muy cercano, enseguida genera empatía porque si hay algo que a él le ha costado mucho pero da cuenta de lo que significa él como persona es ese nivel de identificación que siempre ha tenido con la gente. Y puede dar cuenta, puede entender el sufrimiento de una persona porque se pone en el lugar de esa persona. Y yo creo que esa es una condición fundamental para la persona que se quiera dedicar a la política en términos también institucionales.

Eso me parece que es una característica importante, que uno pueda siempre tener esa cercanía y esa vivencia de lo que es la necesidad y el sufrimiento de la persona con la que se convive y con la que se está trabajando para poder construir un ámbito mejor.

D.L.: Te queremos agradecer la visita, sabemos que tenés ahora una actividad cinco y media asique te queremos agradecer y ya en otra oportunidad te vamos a volver a invitar.

M.M.: Por supuesto. Me encanta venir acá.

D.L.: Esperemos por lo menos que sea para festejar y que empecemos a plantear este proceso de reconstrucción.

M.M.: Y yo les agradezco la invitación porque para mí venir al programa de ustedes es una satisfacción porque también digo esto de poder pensar las cosas, de poder reflexionar, problematizar, no sé si nos vamos con muchas respuestas pero me parece que es interesante el trabajo político también de pensarlo entre nosotros, de discutirlo e irnos ahí con inquietudes. Gracias.

Video del programa completo:

Video Url
Con Mónica Macha. Entrevistamos a Gustavo López.
Etiquetas

Dejanos tu opinión

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.