fbpx Fernando Borroni y su análisis de las PASO | Otra Voz
Fernando Borroni y su análisis de las PASO
Fernando Borroni

Daniel Luna: Le agradecemos al compañero y periodista Fernando Borroni por sumarse acá a la mesa. Fernando, buenas tardes.

Fernando Borroni: Buenas tardes, un placer, gracias a ustedes por la invitación. Muy contento de compartir un programa que escucho muy seguido cuando puedo por el horario pero gracias.

D. L.: En realidad gracias a vos por recibirnos acá en Radio Hache. Estamos todos muy eufóricos, muy contentos, como todos, porque vemos, lo palpamos en la calle con toda la gente inclusive vos ves, yo estaba caminando cerca del laburo y veía gente que estaba contenta, ya iba a laburar contenta. Pasabas y hacías señales.

Hernán Fernández: Íbamos con ganas de votar.

D. L.: Exacto. ¿Qué análisis nos podes hacer después de las PASO?

F. B.: Hay muchos, me parece que uno es el que marcabas vos del clima social que generó estas elecciones. Había muchas ganas de ir a votar. A mí me sorprendió mucho esto por fuera de lo político si se quiere, más de lo que uno ve como fotos de reacciones de la sociedad. Nosotros estuvimos ayer todo el día haciendo programa de continuo en la 750 y cuando salía a la noche era increíble ver en las esquinas gente parada, en las esquinas grupitos de gente cantando, los bocinazos por la calle, parecía que estábamos viviendo un evento deportivo de la selección. Me parece que es la expresión de una alegría por habernos sacado de encima, en esta instancia, o haber ganado en esta instancia, de la manera en que se ganó.

¿Por qué el festejo? Porque nos patearon en el piso, no solamente las políticas de este gobierno que todos los que estamos acá conocemos, que han generado, sino, por ejemplo, generaste que más de la mitad de nuestros pibes y pibas, menores de 17 años, sean pobres. Multiplicaste la pobreza, y después además agregás y decís que ningún pobre llega a la universidad. Hubo una violencia política en cada una de sus gestiones de gobierno, hubo una violencia verbal y hubo un desprecio. Que creo que eso se sintetizó porque había cierta revancha, no está mal, no digo con esto de que se va a venir la política de venganza, no estoy diciendo eso, pero había cierta revancha. Había casi un grito de cancha que se quería tener después del resultado, hubo mucho de ese grito, esa alegría, ese abrazo contenido.

D. L.: Generado por la angustia.

F. B.: Exactamente. Había mucha angustia, estaba la herida de la derrota del 2015. Recién lo hablábamos con Mariano y con Edison ¿por qué no vimos este resultado? Nadie, yo no conozco a nadie que lo haya visto. ¿Por qué no lo vimos? Porque es un resultado aplastante y yo creo que no lo vimos porque analizábamos desde la herida abierta de la derrota de Cristina en el 2017, de creernos una Vidal que nos contaron los medios aunque nosotros somos los que criticamos a los mismos medios que construyen esa imagen sobre Vidal. Pero inconscientemente funcionaba algo.

D. L.: Nos comimos ese discurso.

F. B.: Sí, porque si perdés por 17 puntos, ahí me estaban pasando 51 a 29, que parece que están terminando los números, si vos perdés por esa diferencia de votos en 3 años de gestión, es porque no hiciste nada, Tuviste el poder en la Provincia de Buenos Aires, lo tenías a nivel nacional, lo que evidenció el triunfo de Axel, más allá de lo que Axel significa como candidato, como dirigente político, es que Vidal abandonó la Provincia de Buenos Aires, más de la mitad de la Provincia de Buenos Aires, en 3 años, le dijo que se vaya.

Pablo Corace: Sorprendente, a mí realmente lo que más me impactó de toda la cuestión electoral fue el resultado en la Provincia de Buenos Aires. Yo no me lo esperaba para nada.

F. B.: Sí, pero además fue una mujer que fue una de las que más dañó en términos de lo verbal.

D. L.: La más protegida.

F. B.: Y la más protegida y lo que ellos piensan de cara al futuro, que no significa que esté muerta políticamente Vidal ni nada por el estilo, pero la que una semana dijo volver atrás es volver a un tren sin frenos como el accidente de Once. La alegría en términos de lo político está clara, pero me parece que hay que poner sobre la mesa también la alegría en términos de valores. Ayer se votaron valores humanos, de 14 a 16 hicimos el programa de la 750 con Víctor Hugo y con Campana, tuvimos una larga charla con Dolina al aire. Y Alejandro dijo algo extraordinario, porque le preguntamos en relación a si las elecciones del 2015 eran fáciles, como había dicho él, que son éstas y él dice esta es una de las elecciones donde la boleta te va a la mano.

Donde en la boleta está tu nombre y apellido, en la boleta está tu identidad, y en lo que vayas a votar definís quién sos. Ya está, todo dicho. Pasó esto, yo creo que se votaron valores, yo creo se le dijo No a la meritocracia, se le dijo No al desprecio del otro, han despreciado de una manera, nos han mirado tan por encima del hombro, que todo esto lo pagaron.

D. L.: Igual Vidal con estos fallidos que vos decís, recordemos “cambiemos futuro por pasado”, originalmente eso, ni había empezado, obviamente que no nos sorprendía. Yo creo que sabíamos lo que venían a hacer pero no sabíamos si iban a llegar a este punto como estás planteando vos.

H. F.: Perdonáme, y ¿la velocidad no nos sorprende más?

F. B.: Y las formas también.

Inés Barrio: Las formas. Yo estaba pensando, claro, sabíamos el fondo de la cuestión, era muy difícil porque tenemos antecedentes, pero la manera es lo que generó impotencia por esa condición del desprecio, el desprecio no se perdona.

F. B.: Ellos gobernaron y siguen gobernando y hay que esperar a las generales pero desde una profunda mirada de clase que se vio, que se palpó, que se la veía a Vidal cuando en plena campaña recorría la Provincia de Buenos Aire, se le acercaba alguien con un reclamo de trabajo o de vivienda y lo miraba de costado y se subía a un auto. Y me parece que también ese discurso comunicacional de “ustedes tienen la culpa de todo” que fue básicamente lo que instaló el gobierno. O sea, nos creímos algo que en realidad eran derechos pero en realidad la culpa es nuestra porque nos lo creímos. ¿Se acuerdan? de “se creyeron que podían vivir calefaccionados”.

Todo lo cargaron sobre nuestras espaldas. Durante estos 3 años este gobierno saqueó la matriz productiva de la Argentina y el relato era “es culpa de ustedes” o porque estábamos “pagando la fiesta” o porque creyeron en lo que “la fiesta” les daba. O como dijo alguna vez de los trabajadores, “lo que le genera problemas a los empleadores son los trabajadores”, ejerciendo sus derechos, cuando falta mucho decíamos. Y en la Argentina, vimos en estos 3 años como todo lo desarmaban, todo lo dinamitaban, nos robaban un derecho tras otro pero al mismo tiempo nos hacían responsables de todo esto. Yo estoy feliz, en términos de lo cultural, de lo que significa esta elección en términos de valores.

A mí me alegró eso. Yo lo primero que dije, nosotros teníamos los números desde más temprano en la radio que no los queríamos dar por no violar la ley y porque la verdad que no los podíamos creer. No los íbamos a decir y de hecho no los dijimos

D. L.: Tal cual. Yo veía también los números del encuestador que es de nuestro espacio, Artemio. Y ya a las dos de la tarde, tres de la tarde, estaba tirando por Twitter no quiero creer lo que estoy viendo.

F. B.: Vos sabes que Artemio tenía estos números, lo hable con Sergio Burstein que también conduce acá. Artemio casi no publicó sus encuestas antes de la elección. Artemio tenía números demenciales como estos que sucedieron y no los dio porque...

D. L.: Habiéndole errado también en el 2015, porque en el 2015 le erró feo también.

F. B.: Todos le erraron. Estoy convencido que tenían que renunciar todos los encuestadores y ponerse un panchito.

D. L.: Todos le erraron. Por eso digo: como en el 2015 se erró, justamente a partir de ese estudio previo que tenía y viendo lo que supuestamente se estaba dando, no quería anunciarlo porque, la verdad, era fuerte.

F. B.: A nosotros nos pasaba esto. Teníamos boca de urna durante todo el día. Las primeras bocas de urna, el primer corte de boca de urna que a mí me llega es de las 12 y estábamos con una diferencia de 4 puntos Axel arriba y una diferencia de Alberto de 8 puntos. Lo chequee con gente que estaba manejando las mesas testigo y me sostenía esos números. Después nos pasó que nosotros teníamos dos personas que estaban adentro del centro de cómputos del Frente de Todos. O sea, eran los que estaban cargando, los que coordinaban la carga y a las 8 de la noche nos dicen “13 puntos arriba Alberto y Axel puede llegar al 50%”. Cuando mandan eso, en realidad no me lo mandan a mí, se lo mandan a Pablo Caruso.

Pablo Caruso me lo muestra y le dije no digamos esto al aire porque es una locura. Esa fue mi respuesta. De todos modos no lo íbamos a decir por la veda, pero era muy buena la fuente porque era la carga de datos, no era boca de urna. “Por el porcentaje que tenemos cargado la tendencia nos da esto”. No puede ser. Y un tema importante es lo que han hecho con Smartmatic. Yo creo que hay que enseñarlo en las escuelas de periodismo, lo que anunciamos desde muchísimos medios que iba a suceder. Pusieron Smartmatic para intentar un fraude mediático y ayer lo hicieron con claridad. La jueza Servini de Cubría les dijo al mediodía: “ustedes cuando tengan el 10% de las mesas de Mendoza, de Capital, de Provincia de Buenos Aires, de Córdoba y de Santa Fe, las tienen que anunciar”. Se lo dijo la justicia, no le hicieron caso a la justicia.

Ellos reciben la información, si la teníamos nosotros en un estudio de radio, ellos la tenían porque tenían los datos y los cómputos que se estaban cargando. Cuando vieron esos números deciden no darlo a conocer para que Macri salga a hablar. Ahora lo increíble es que Macri salga a decirte que perdió y la pregunta es: ¿qué datos tenés? Los datos los tenían y lo dijimos al aire, dijimos “en cuanto Macri termine de hablar aparecen todos los datos”, y aparecieron todos los datos. Entonces es increíble, es evidente cómo fue la operación. ¿Qué pasaba en el mismo momento? Mientras C5N, Página 12 y algunas redes y algunas radios decían “se cayó el sistema de Smartmatic”, TN no decía nada.

¿Sabes cómo hacía TN? Ponía las placas de Macri y Scioli del 2015. Te juro que es para hacer un archivo con esto para analizar cómo estaban preparando este fraude mediático. Cuando ya se confirmaron los números pasadas las nueve de la noche, desde TN le estaban diciendo al gobierno que tenía que salir a hablar. Al rato sale Macri, habla, termina de hablar, Leuco pide que renuncie todo el gabinete. Y Radio Mitre dice “con el 50% de los votos escrutados está por arriba del 12%... doce puntos arriba está Fernández-Fernández.”

Si miran todo el procedimiento, se evidencia lo que hicieron. Para eso quería a Smartmatic, agradezcamos que los argentinos y las argentinas votaron con contundencia. Porque si esta diferencia era por 3 puntos nos llevaban puestos.

Osvaldo Gagliardo: Y hubo una jugada política que es interesantísima de Alberto, del Comité me imagino, cuando sale a decir “si a las diez de la noche no dan ustedes los resultados, los damos nosotros”. Con lo cual los apalancó. Y los obligó y dijeron que la instalación mediática iba a ser del Frente de Todos.

P. C.: A las nueve de la noche yo estaba verificando actas.

F. B.: Con una profesionalidad... te lo puedo asegurar porque nos llega mucha información de eso. Un nivel de profesionales cargando todo, el sistema de redes que se armó antes. Lo que vos advertís fue fundamental. ¿Por qué? Porque fue construido si se quiere con la lógica del contrapoder. ¿De qué? A ver: el poder lo tenés vos porque manejas Smartmatic, la información la vas a tener vos. Bien. Yo me construyo algo paralelo.

O. G.: O sea fue un ejercicio de poder.

F. B.: Que fue una disputa.

O. G.: Lo que hizo Alberto ahí fue un ejercicio de poder.

F. B.: Y Alberto esperó. Hubo un llamado cerca de las nueve de la noche donde gente del gobierno le pidió a Alberto que por favor sea moderado en el discurso. ¿Por qué? Porque tenían miedo de esta reacción del mercado. Lo que hay que decir es que el mercado son ellos. Que esto es parte de un operativo para generar miedo. Si con ese miedo van a revertir las elecciones, no lo sabemos, uno entiende que no. Ahora sí lo que se sabe es que este círculo rojo de establishment económico que ya le había advertido a Macri que debía bajarse, que le había indicado que el plan era Vidal y que en todo caso era Lavagna. Y que Macri no se bajó. Ahora le está pidiendo que renuncie a la candidatura.

O. G.: Y poner todo el peso en Lavagna.

F. B.: Y poner todo el peso en Lavagna.

D. L.: Y ¿vos pensás que va a dar el paso al costado con esta presión?

F. B.: No. Por la personalidad de Macri, no. Pero hay una realidad. Ayer hubo una interna muy grande en el gobierno. A Vidal le habían dicho que tenía que hablar; Vidal dijo “yo no voy a hablar”. Lo único que hacía Vidal y su gente era putearlo a Marcos Peña. Marcos Peña fue el que le dijo a Vidal que no iba a adelantar las elecciones. No sabemos qué puede haber pasado. Porque tampoco nos imaginábamos 17 puntos de diferencia de Axel sobre Vidal. Pero era otra posibilidad. Hay mucha interna. Frigerio y Patricia Bullrich le presentaron la renuncia a Macri, Macri todavía no respondió a eso, no tiene sentido cambiar el gabinete.

Lo que está claro es que la interna ahora es fuerte. Ayer muchos decían que Carrió lo echó a Durán Barba. De hecho se van todos y Carrió se queda hablando sola. Se empezó a despegar. Y a decir “la derrota... mírenme a mí... la derrota no es tan mala... te baja la soberbia”. Ese mensaje de la soberbia era para Durán Barba, era para Marcos Peña. Ahora se va a abrir una interna y a partir de eso se va a reacomodar la situación. Lo que yo no creo es que él se baje, por decisión propia. Lo que sí puede haber es una especie de pinza que lo empiece a ahogar. Si le quiebran el partido sí. Si Clarín le quita el apoyo, acá hay algo que nosotros lo sabemos y que muchos de los que están escuchando seguramente también, acá el problema es que la lectura política de esto es que la gran ganadora es Cristina Kirchner. Por supuesto Alberto es el candidato, por supuesto que Lammens, que es otro tema, hizo una extraordinaria elección con Marziotta en la Ciudad de Buenos Aires, que Massa aportó mucho y ahora si quieren lo vemos, pero acá la que tiene el sello y la firma del triunfo se llama Cristina de Fernández de Kirchner, que teniendo el 30% de los votos garantizados propios dijo: Señores no soy yo, este no es el contexto para mí, tenemos que construir unidad y si yo no doy el primer paso, esa unidad no se construye. Y lo hizo. Se transformó en un dispositivo para que hoy vivamos esto que estamos viviendo. Si vos miras los números, hay algunos sectores en la Ciudad de Buenos Aires donde tenemos números similares a los que sacó Cristina en el 2011.

D. L.: Me interesa saber eso de Massa, ¿qué le aporta Massa? Te lo digo ya antes de que me contestes, yo no lo vote. Yo corte.

F.B.: En el único libro que tengo escrito hay un capítulo y medio para Massa. Lo que él hizo, lo hizo. ¿Qué es lo importante de Massa? Primero tuvo muy poco corte de boleta, hubo corte de boleta pero muy poquito, y el aporte de Massa fue fundamental por ejemplo en Córdoba. En el 2015 en las PASO por supuesto si uno tiene que comparar en términos numéricos tiene que comparar PASO con PASO. Más allá de que en términos de lo político vos no podes comparar porque paso de todo en estos 4 años. Entonces Massa en las PASO sacó el 37 o 38 %, gana él las PASO en Córdoba, luego esta Macri, porque Massa había cerrado con De la Sota.

Luego está Macri y Scioli saca 16 puntos, el kirchnerismo y el sector del sciolismo en Córdoba eran 16 puntos, hoy en Córdoba cerca del 31. Vos eso no lo podes medir en términos de estos son los votos de Massa, no lo podes decir, pero Massa se puede sentar y decir sí, son míos. Está bien. Massa pierde ahí de ese 38%. En Córdoba claramente hay una demostración que aquello que tuvo Massa no se fugó todo, que quedó. En la Provincia de Buenos Aires él mantuvo, no generó un corte por lo cual ni ahuyentó votos pero sí podes entender que del 38% que saca Cristina, yo me preguntó Axel y Cristina son los mismos, sí, de ese 38% hace dos años nada más, poco menos, que saca Cristina, hoy es el 51% de Axel. Ahí tenés por supuesto todo el espacio del Movimiento Evita que estaba por afuera en aquel entonces, pero también tenías el massismo por afuera. Entonces digo: hay que preguntarse que pasó entre aquel 38% y este 51% de Axel. Ahí tenés claramente, nos guste o no, votos de ese 4, 5% del espacio Cumplir, que es ese espacio que estaba Randazzo, que había fogoneado el mismo Alberto.

D. L.: ¿Eso sería de Alberto?

F. B.: De Randazzo, de Alberto. Y tenés los votos del Frente Renovador ahí.

D. L.: Pero puede ser un 2% o un 3%, Fernando. Estamos hablando de un 12%. ¿Qué porcentaje tenía Massa en ese momento que vos me estabas planteando?

F. B.: ¿En Provincia de Buenos Aires? No lo recuerdo, ahora lo buscamos.

D. L.: ¿No tenía un 15%, o era un veinte-pico?

F. B.: Era un veinte-pico a nivel nacional, ¿vos decís en el 2017?

D. L.: Claro.

F. B.: Y busquémoslo si ponemos elecciones 2017 va a aparecer. A mí me parece bien... sumó. ¿Cuál es el gran aparato, el gran frente que se sumó en el proceso de unidad? ¿A quién fueron a buscar? A Massa. Después todo lo que se sumó fueron caramelitos sueltos. Alberto como gran figura. Pero la construcción política de Alberto estaba en un dirigente que puede construir redes aunque no en términos territoriales. Massa tenía términos territoriales, habría que ver cuánto se ganó en Tigre, que esos datos todavía no los tengo distrito por distrito, como para ver cuánto terminó aportando Massa. Sin ninguna duda que aportó. Unas PASO con el 47% de los votos, es una bestialidad, y ahí hay peronismo unido.

O. G.: Ahí hay un tema interesante. Me parece que la estrategia política que se basó más en la cantidad de votos que podía sumar Massa y privilegió el hecho de poner a Alberto como presidente, generó una onda muy proclive a la unidad con los no kirchneristas o los refractarios al kirchnerismo dentro del movimiento popular. Ahora, sumar a Massa fue el ejemplo incuestionable de que acá había un frente que iba mucho más allá del kirchnerismo. Entonces yo creo que sumar a un tipo como Massa que realmente desde el 2015 en adelante fue antikirchnerista, fue la señal que se le dio a todos aquellos que son proclives a un movimiento nacional y popular a que creyeran en que este frente era un frente amplio y que el cristinismo se corría y les daba lugar. Entonces simbólicamente el hecho de tener a un crápula como Massa adentro, a un antikirchnerista adentro, eso fue la muestra que llevó a los cordobeses que son tan provincialistas a decir bueno apoyo a un gobierno nacional que va a ser un poder muy fuerte y que va a tener que compatibilizar con el poder de los cordobeses.

F. B.: Sí a mí me parece que todo el proceso de unidad se armó para traerlo a Massa, estoy convencido, no había otra cosa para traer.

O. G.: Puede ser al revés, que traer a Massa fue lo que generó la movida real del cierre de todos.

F. B.: Por supuesto. Más allá de lo que cada uno, en términos individuales, pueda opinar de Massa, está claro que vos lo que necesitabas era traer al frente que en las elecciones del 2015 sacó el 22% de los votos. Está bien... se perdió mucho desde aquel Massa del 2015 a hoy, está bien... pero lo trajiste. No olvidemos ese gesto político. Ayer suben al escenario, en pleno festejo, sube Máximo, sube Sergio Massa y sube Verónica Magario y después sube, por supuesto, Axel, viene Wado que sé yo, el cuervo Larroque. Ahora, Máximo lo presenta diciéndo algo así como “estoy muy contento de tener a esta persona acá”. Lo señala Máximo, no lo señala cualquiera. Y Massa cuando habla, dice “como dijo Maxi.... “

O. G.: Pero eso es estratégico. Va mucho más allá de los votos concretos, cuantitativos que podía tener Massa. Fue un efecto psicológico.

F. B.: Pero ese efecto psicológico fue el que generó los votos. A nosotros nos llegaba información de un colega que nos dijo que no podía creer lo que veía: “entró Massa casi corriendo al bunker de la mano de Malena, a los gritos, diciendo estamos 15 puntos arriba. Enloquecido estaba.”

O. G.: Ahora hay un vídeo donde están todos cuando van al escenario y Massa adelante a los gritos “vamos a volver!”.

F. B.: Hacé la lectura política parándote sobre los zapatos de Massa. Imaginemos. Yo soy Massa y me siento en una mesa con todos. No hace falta que lo exprese pero lo pienso y sé que el otro también lo está pensando. Lo que pienso es: “Perdiste las elecciones del 2015, yo estaba afuera. Yo, Massa, estaba afuera y vos perdiste las elecciones del 2015. Fuiste a las elecciones del 2017, yo estaba afuera y perdiste. Me llamaste, yo estoy adentro y ganaste por paliza.” Haceme la lectura que quieras.

O. G.: Pero la lectura que hacés vos y que hacemos nosotros es la misma que hace Massa. Acá la que ganó es Cristina.

F. B.: Ganó Cristina en el armado. Pero... a ver... es innegable. Si yo soy Massa me paro desde ese lugar. ¿Qué elemento me das para decirme que mucho de este resultado no depende de lo que yo traje? Si cuando no estuve perdiste.

O. G.: Yo creo que él lo puede vender así. Vendértela. Ahora... yo creo que no se la cree. Yo creo que Massa sabe clarito que él fuera de este armado no saca más de 7 puntos. Entonces el tema es que él vale estando adentro y él vale abrazándose con Máximo. Y cantando “vamos a volver”.

I. B.: 11.3%, en el 2017.

O. G.: Yo pensaba en el 12% ¿se acuerdan?

D. L.: Entonces, 11%, 12%. Sobre el 49 o 50% no es de Massa.

F. B.: No te estoy diciendo eso.

D. L.: Entendí que agregabas el 11% completo.

F. B.: No te estoy diciendo que este 11% se fue entero. Lo que te estoy diciendo es que Cristina sacó el 38% en el 2017. Massa sacó el 11%. No te lo estoy sumando matemáticamente porque no es así.

D. L.: Eso es lo que entendí que vos decías que él va a poner sobre la mesa.

F. B.: No hace falta que lo diga. Decime en Provincia de Buenos Aires cuál fue otro actor importante que haya sumado. Sí, a ver, el Movimiento Evita en términos de construcción territorial que en el 2017 estaba por afuera, Randazzo no sabemos ni dónde está, Domínguez no. La Intendencia la hace el Frente Renovador. Otra cosa: vean las elecciones en Jujuy. Otra cosa a favor de Massa. El candidato a vicegobernador de Morales era de Massa y ganaron Jujuy. De todos modos, la política no es una cuestión numérica, no se trasladan los votos de un lado hacia el otro, eso está claro. Lo que también está claro es que el armado de Massa dio un impulso fuerte, por más que a nosotros en la individualidad no nos haya gustado.

P. C.: Yo creo que Massa ha sumado a la construcción que se hizo, el hecho de volver a replicar un poco la alianza con la cual Cristina saco el 54%, pero con toda esta gente adentro. Hablamos de Massa, hablamos de Moyano, hablamos de un personaje también muy importante en esta historia, Felipe Solá, además del movimiento sindical, la suma de los sindicatos que adhirieron.

O. G.: Lo que laburó en este armado Solá. Ahora esto coincide con lo que decía Fernando que ayer predominaron en la votación los valores y simbólicamente Massa, el hecho de haberlo llamado y de haber negociado con él hasta último momento y que se hacía la figurita difícil y que al final entró porque Cristina lo llamó, porque le dimos bola, eso implica un valor de unidad, un valor de movimiento, un valor de generar poder. Para poder hacerlo, lo tenemos que hacer a partir de diciembre.

F. B.: Bueno, por eso mismo hoy en día, en este presente, Schiaretti está en problemas. Esta realidad lo empuja a Schiaretti, más allá de lo que sea Córdoba, en términos de elección pero Schiaretti está en un problema, Schiaretti se quedó muy afuera. Urtubey quizá termine en algún cargo en el exterior para el gobierno de Alberto. Lo que estoy diciendo es una información que está circulando en ese sentido. Digo lo terminó dejando solo. Por eso mismo el establishment a Massa no le va a perdonar lo que hizo. Yo creo que ahora habrá que ordenar en términos políticos hacia adentro en el caso que se gane en octubre.

A mí me parece que lo más importante de esta elección es que se recuperó una foto de cierta dignidad del pueblo argentino porque hay que ganarle así a la derecha por paliza. Me parece que tenemos que seguir con mucha humildad, me parece que se abre un desafío importante en la Ciudad de Buenos Aires con la posibilidad concreta de ir a un balotaje y con la posibilidad concreta de poder ganar un balotaje, de no ser así de igual manera por los diputados que entran, por los legisladores que entran es una elección histórica. Con un Matías Lammens que todavía le falta instalarse más en la Ciudad. Se lo ungió candidato hace muy poquito. Lo mismo Gisela Marziotta que, por supuesto, es mucho más conocida. Gisela sabe mucho de medios y entonces sabe manejarse con facilidad en ese ambiente.

Hoy hable con ella y estaba muy contenta y tiene un profundo convencimiento de que va a ganar la Ciudad de Buenos Aires. Hay una lógica electoral por la cuál uno diría que Larreta no tiene a dónde ir a buscar más votos. ¿Dónde rascas la olla? Tenés que ir a sacarle a Lavagna, a todos los otros que no son propios de Larreta. La fórmula del Frente de Todos en la Ciudad puede traer votos de Lavagna y votos de la izquierda haciéndole entender que si lo bajan a Larreta de la Ciudad de Buenos Aires se termina la historia del PRO. No la historia de la derecha pero la historia del PRO está terminada en esta coyuntura, con las tres figuras políticas más importantes derrotadas. Lo que no quiere decir que no vayan a resucitar.

D. L.: No es nada menor.

F. B.: Larreta está pagando un error político. En estas elecciones, si se quiere en un análisis político más hacia adentro, quedo muy evidenciado el error, lo poco que saben de política en el Frente Cambiemos. Negaron el movimiento de Vidal para adelantar las elecciones. Yo creo que les podría haber dado otro resultado y no lo hicieron.

O. G.: Y ¿el de Larreta?

F. B.: Larreta. Pero haber hecho la lectura de que Lousteau les servía adentro, no, lo ponemos a Lousteau de senador entonces ganamos en primera vuelta. Yo estaba convencido que podían llegar a ganar en primera vuelta.

O. G.: Pensaban que sumaban.

F. B.: Pensaban que sumaban. Y este voto de Lousteau, en aquel contexto, era un voto opositor a Larreta, estos creyeron que lo votaban a Lousteau.

P. C.: Hubo muchos votos nuestros en Lousteau.

F. B.: Exactamente. Hay muchos candidatos que se convencen que los votos son para ellos. Yo lo dije acá una vez, enojado con Lammens, en un programa aquí en Radio Hache cuando Lammens había criticado a Cristina. Dije algo que lo repito por más que ahora haya ganado con estos números. Dije: “pobre de Lammens si se cree que la gente lo va a votar a él”. Lo que se vota en él es la síntesis de un espacio político, ojala que él empiece a construir voto propio. Se creyeron que Lousteau tenía voto propio. Y por supuesto que tenía un sector de voto propio, pero todo lo demás que tuvo Lousteau en la primera vuelta fue un voto que no era del peronismo y que tampoco era del PRO.

Y que después como decís vos en el balotaje hubo un masivo acompañamiento de votos para sacar a Larreta pero que no eran votos propios. Yo creo que Lousteau se creyó que los votos eran propios. Larreta se convenció que esos votos de Lousteau eran propios y dijo “lo meto adentro y gano en primera vuelta”. Y lo votaron los mismos que lo votaron antes solamente a Larreta. Por lo tanto Lammens pomó parte de esos votos de Lousteau, porque hay una figura y una imagen construida en términos de progresismo de la Ciudad donde Lammens cierra muy bien. Y otra partecita se la lleva Lavagna. Entonces uno entiende que Lammens puede sentarse a hablar con el sector de Lavagna y en términos electorales puede seducir al sector de Lavagna. Y en términos de poder terminar con la derecha en la Ciudad puede seducir a algún sector de la izquierda. ¿A Larreta quién le pide votos? Me parece que esa es la esperanza en la Ciudad.

O. G.: Y acá hay un dato interesante en términos del poder dentro del movimiento popular del Frente. Así como le dijeron que sí a Massa, porque sabían que a nivel simbólico les iba a traer muchos más votos que los cuantitativos que podía representar, cuando Massa intenta en estos días entrar con Bossio, Máximo le dice no, este no. Esa es una muestra de poder político frente al mismo Massa y al massismo. Es decir... “mira vos sí, veni, bárbaro, vos aportas... ahora, este tu jefe de campaña, no, este no vuelve más”.

D. L.: Te queremos agradecer Fernando. ya solo nos quedan un par de minutos del programa. Yo quiero hacer es un llamado, a vos te despego, lo hago yo. Voy a convocar a la dirigencia acá de la Ciudad. Parece como que nosotros estamos tratando de colaborar, de darle difusión a los candidatos nuestros. Nosotros, de este programa y de UnaxSemana les estamos dando, entre comillas, un espacio para que ellos se expresen y la verdad es que están bastante difíciles. Espero que recapaciten y sean un poquitito más humildes y accedan a las invitaciones. Este es un mensaje mío, por eso te despego a vos de esto.

F. B.: Yo estoy de acuerdo. Aparte a algunos los conozco en particular y son grandes dirigentes políticos pero tienen la autoestima por las nubes. Ahora, más allá de esto, ahí se le ocurrió una gran idea a Mariano Quiroga recién y a Edison Urbano para hacer desde Radio Hache un ciclo de entrevistas, con público, allí en el salón de adelante del Homero Manzi, con todos los candidatos. Seguramente muchos de los que trabajamos aquí, por supuesto ustedes también, de la programación de Radio Hache, una entrevista abierta a los candidatos, con gente invitada y hacerlo desde aquí desde el Homero Manzi y desde Radio Hache trasmitiendo a través todas estas cosas que solemos utilizar ahora en las redes. Si vienen o no vienen, no sé... yo creo que algunos van a venir. Seguro que Mariano Recalde va a venir, seguro que Gisela Marziotta va a venir, yo creo que la compañera del CONICET, Dora Barrancos va a venir, lo vamos a hacer. Se tienen que poner las pilas.

D. L.: Listo, ya está, ya está la idea, ya lo lanzamos al aire. Nosotros nos despedimos. Hasta el próximo lunes. Muchísimas gracias.